Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Aragón

Los agricultores aragoneses prejubilados seguirán cobrando la ayuda pasados los 65 años

El incremento de la edad legal de jubilación ha empujado al Gobierno de Aragón a prolongar la duración de estas ayudas.

Europa Press. Zaragoza Actualizada 01/10/2016 a las 14:18
Una explotación de almendros en Sarrión.Antonio García/bykofoto

Los agricultores aragoneses que se prejubilan podrán seguir percibiendo una ayuda pasados los 65 años, según ha informado el Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón.

La jubilación anticipada en la actividad agraria es una medida de desarrollo rural que se aplica en Aragón desde el año 1993 con el objetivo de rejuvenecer la titularidad de las explotaciones. Los beneficiarios reciben una cuantía económica mensual, hasta que cumplan la edad de 65 años, adquiriendo el compromiso de transmitir la explotación a un titular agricultor profesional y cesar definitivamente en la actividad agraria.

En total, 929 agricultores y ganaderos se han acogido a esta medida en Aragón, habiéndose transmitido un total de 37.210 hectáreas, mientras que en la ganadería ha favorecido el traspaso de 32.490 UGM (Unidad de Ganado Mayor). La cuantía mensual media que están recibiendo en la actualidad los agricultores y ganaderos asciende a 955 euros, cantidad que se revisa anualmente.

Hasta el año 2011, la condición exigida por la Ley General de la Seguridad Social para tener derecho a la prestación de jubilación, en lo referente a la edad, era haber cumplido 65 años de edad. Por tanto, los beneficiarios de la subvención en materia de jubilación anticipada, o cesionistas, una vez cumplidos los 65 años, y si reunían el periodo de cotización necesario, terminaban de cobrar una subvención del Departamento de Desarrollo Rural y pasaban a percibir la prestación por jubilación de la Seguridad Social.
 

Derecho a la pensión

La Ley 27/2011 sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social, ha supuesto importantes cambios en lo que a las condiciones para tener derecho a la pensión de jubilación se refiere.

Así, ahora, para tener derecho a la pensión de jubilación es necesario haber cumplido 67 años de edad. Como complemento añade una disposición transitoria que se ocupa de la aplicación paulatina de la edad de jubilación y de los años de cotización.

Este nuevo marco normativo ha supuesto que algunos de los cesionistas que han cumplido o cumplirán los 65 años después del 01/01/2013 no tengan derecho a la pensión de jubilación con cargo a la Seguridad Social hasta pasados unos meses de haber cumplido los 65 años.

En estos casos se produce un perjuicio económico, pues durante los meses que van desde que cumplen los 65 años hasta que alcanzan la nueva edad legal de jubilación no perciben indemnización o pensión alguna y no pueden ejercer actividad agraria alguna, con la obligación además de seguir cotizando a la Seguridad Social.
 

Cambio de la situación

A partir de ahora, la situación para este colectivo cambia con la publicación de la Orden DRS/797/2016, por la que se establecen medidas para la aplicación del régimen de subvenciones en materia de jubilación anticipada, aprobadas en el marco del Programa de Desarrollo Rural para Aragón 2007-2013.

Gracias a esta orden, se modifica el límite máximo de los 65 años de edad para el cobro de la subvención, estableciéndose un nuevo plazo para la finalización del cobro de la ayuda: "Los cesionistas tendrán derecho a percibir la indemnización anual y la prima anual complementaria hasta que cumplan la edad legal de jubilación".

De esta forma, un centenar de agricultores y ganaderos aragoneses podrán acogerse a esta prolongación en el período de percepción de la subvención. 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual