Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Zaragoza

Ángel Manrique, el corazón del 112

El tudelano se jubila tras 16 años salvando vidas como piloto del helicóptero de Emergencias de Aragón.

P. Puebla. Zaragoza 05/09/2016 a las 06:00



"El tiempo ha pasado volando", comenta Ángel Manrique sin pretender hacer un juego de palabras. Tras más de treinta años volando y 16 salvando vidas como piloto del 112, le ha llegado el momento de jubilarse a sus 58 años.

Manrique estrenó el servicio de helicóptero del 112 en Aragón. Fue su primer piloto y voló por primera vez con el parche del teléfono rojo cosido a la pechera en noviembre del año 2000, cuando el Gobierno de Aragón se hizo con su primer helicóptero para atender de forma más eficaz las emergencias. Años después, en 2006, fue también él quien inauguró el helicóptero de la provincia de Teruel.

Sus compañeros lo definen como "el corazón del 112" y "el padre" de un equipo que completan un mecánico, una enfermera y un médico a los que Ángel daba alas. O mejor dicho, hélices. Durante 16 años los ha transportado en su UCI voladora hasta cientos de tragedias: colisiones de tráfico, accidentes deportivos, ictus, infartos o accidentes laborales fuera de ciudad. En su 'Agusta 109 Power' llegan en menos de 40 minutos al punto más alejado de la Comunidad y completan intensos trayectos de ida y vuelta en los que sus tripulantes, incluido Ángel, reconocen que pasan de la alegría al llanto en cuestión de segundos.
 

Carga emocional

"Trabajar aquí ha sido muy intenso emocionalmente", resume Ángel desde la Base Aeréa de Zaragoza el día en el que se despide del helicóptero amarillo y del resto del equipo. "Recuerdo un día en el que acabábamos de asistir un parto. Todo había salido bien pero de repente nos entró un aviso para que fuésemos a atender a un motorista accidentado. Al minuto nos cancelaron el servicio: el motorista ya había fallecido", rememora Ángel algo emocionado.


Al poco evoca el momento más duro que ha vivido durante sus años de servicio en el 112. Él y su equipo se enfrentaron al mayor temor de quienes trabajan para Emergencias: conocer a la víctima. "Nos llamaron para ir a atender a una mujer accidentada. Por el camino nos fuimos enterando de que se trataba de la hermana del médico que iba con nosotros en el helicóptero. Sobrevivió al trayecto, pero falleció tres días después", recuerda, ahora sí, con lágrimas en los ojos.


Por supuesto no todo han sido malos momentos. Ángel aglutina en su memoria un sinfín de anécdotas dignas de contar, como aquella vez en la que sorprendieron sin querer a una pareja en pleno acto: "Habíamos quedado con el alcalde de un pueblo que nos guiaría desde tierra con su coche por unas pistas forestales para indicarnos dónde estaba el accidentado. Nos dijo que tenía un coche rojo así que cuando llegamos al sitio donde habíamos quedado con él y vimos parado uno así, bajamos con el helicóptero hasta ponernos delante. Resulta que no era el alcalde y que casi le provocamos un infarto a una pareja medio desnuda. Al darnos cuenta nos fuimos de allí echando leches", comenta divertido entre las risas de quienes han sido sus compañeros de (a)venturas.
 

Adiós a 30 años en el aire

Antes de trabajar para el 112, Ángel acumuló experiencia en casi todos los sectores de la aviación civil. Pilotaba el helicóptero desde el que un locutor daba la información del tráfico para el programa radiofónico de Jesús Hermida; también conducía el aparado desde el que se lanzaban pelotas de Nivea por las playas españolas, y el que transportaba a operarios para trabajar desde el aire y sin cortar la corriente en las líneas de alta tensión. En el día de su jubilación Ángel habla con cariño de todos sus trabajos anteriores pero deja claro que el del 112 ha sido el más enriquecedor y el de mayor carga emocional.

Ahora el piloto comienza una nueva etapa y aparca los mandos, según dice, de forma definitiva. Solo volará (si lo hace) por placer y sentado como pasajero en un avión. Y es que, según cuenta, durante estos 30 años como piloto Ángel ha pasado más tiempo en el aire que disfrutando de los suyos: "Es hora de recuperar el tiempo".







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual