Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Aragón

Más formación y organización para apoyar a los grupos profesionales de intervención en emergencias

La Red de Voluntarios de Emergencias de Aragón celebra en octubre su decimosexto congreso, que tendrá lugar en Monzón.

Red de voluntarios de emergencias de Aragón

Prácticamente todas las comarcas aragonesas cuentan con su agrupación de voluntarios de Protección Civil. Algunos municipios como María de Huerva, Cuarte, Utebo, Castejón del Puente o Valdealgorfa también tienen la suya. En total, la Comunidad posee 54 agrupaciones de este tipo, que configuran la Red de Voluntarios de Emergencias de Aragón y que existe gracias a la implicación desinteresada de aproximadamente 1.550 personas.

Estos colectivos –los primeros comenzaron a aparecer, conveniados con ayuntamientos y comarcas, a finales de los 90- son un medio de apoyo a los grupos profesionales de intervención, es decir, a la Guardia Civil, la Policía Local, los Bomberos y los cuerpos sanitarios. “Estamos intentando que ese apoyo sea mejor, más sólido y eficaz a través de la formación y de la organización.

En los últimos años hemos mejorado el proceso formativo y la organización establece unos procedimientos muy concretos de movilización, intervención y puesta a disposición de los profesionales”, explica Miguel Ángel Clavero, jefe del servicio de Seguridad y Protección Civil del Gobierno de Aragón, que apunta que la cifra actual de voluntarios es significativa, si bien su interés, aunque pasa por que el número siga creciendo, se centra en la calidad y no en la cantidad.

Por ello, su sistema de formación ha cambiado. Los aspirantes a voluntarios tienen que superar cuatro módulos –obligatorios, gratuitos y de unas siete horas de duración- que deben renovarse cada cuatro años. Según Clavero, “el itinerario actual de formación es muy exigente.

Antes, con hacer un curso de ocho horas ya eras voluntario; ahora, estamos impartiendo unas 200 horas de formación al año y, en aproximadamente seis meses, la persona que ha aprovechado y superado los módulos ya está capacitada para ayudar en una emergencia”. Esas cuatro áreas contemplan desde el conocimiento genérico de la Protección Civil hasta la formación básica en emergencias específicas, pasando por un módulo sanitario y de acción social, y otro de cartografía, meteorología y movimiento en el medio natural.

“También estamos apostando por la realización de más cursos específicos, buscando profesores con mayores capacidades y prestigio, así como contando con la participación de cuerpos como la Unidad Militar de Emergencias o los Bomberos”, señalan desde el servicio de Seguridad y Protección Civil del Ejecutivo aragonés.

Dentro de este tipo de cursos sobre procedimientos de emergencias concretos se encuentran los de incendios forestales, rescates de montaña y rescates verticales, intervenciones sanitarias, estructuras colapsadas o mercancías peligrosas.

Mientras, el perfil del millar y medio de efectivos de las agrupaciones de voluntarios de Protección Civil es bien variado. De diferentes profesiones, entornos, niveles culturales y sociales, comparten la motivación de ser solidarios con el resto de los aragoneses. Pero además de tener esa meta, han de hacer un uso adecuado de su carné de voluntarios de Protección Civil, lo que implica la prohibición de recibir cualquier tipo de remuneración y la capacidad de utilizar diferentes materiales como extintores, batefuegos, vehículos o material sanitario. Algunas agrupaciones poseen incluso recursos específicos. Es el caso de las de la Ribera Alta del Ebro, la Hoya de Huesca o el Bajo Aragón, que disponen de embarcaciones acuáticas; o las del Alto Gállego y La Ribagorza, que cuentan en sus equipos con perros de búsqueda.

La Red que agrupa a todas ellas nació en 2002 a raíz de la ley de Protección Civil y Atención de Emergencias. Aunque dependen de sí mismas, es el Gobierno de Aragón el que se encarga de movilizarlas y organizarlas en casos de emergencia, teniendo siempre en cuenta su proximidad. “Les requerimos a través de un representante de la agrupación y, en función de sus posibilidades y su disponibilidad, movilizan a más o menos personas dependiendo del incidente, ya sea un accidente de tráfico, un incendio forestal…”, relata Clavero.

El fin de semana del 13 y 14 de agosto, numerosos voluntarios participaron en las labores de búsqueda del anciano desaparecido en Esplús. También este mes, en los incendios de Atarés, Fornillos y Lecina, decenas de efectivos colaboraron con los Bomberos. En el último caso, más de una docena de voluntarios cooperaron durante el desalojo del campin de Lecina en labores de desplazamiento, acomodación y preparación de albergues y alimentos. Además, como es habitual, la Red de Voluntarios también ha estado presente en accidentes de tráfico, caídas, percances de senderistas y trabajos de localización de montañeros.

En emergencias ordinarias, el propio cuerpo operativo puede solicitar su colaboración, y en extraordinarias, hay un plan especial para ellas que pauta la movilización de los voluntarios de Protección Civil. Por ejemplo, en el plan especial de incendios forestales realizan misiones de acompañamiento de los cuerpos y de su maquinaria, controlan el acceso a los caminos, ayudan en las funciones de avituallamiento y logística, y colaboran en los desalojos, evacuaciones y traslados sanitarios. Si bien, “normalmente, su actividad se centra mucho más en establecer dispositivos preventivos en espectáculos y actividades que se celebran en las comarcas y localidades”, señala el jefe de servicio del Gobierno de Aragón.
 

Casi 60 voluntarios en las fiestas de San Lorenzo

Juan José Cazcarra es, además de voluntario, presidente de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de Huesca-Comarca Hoya de Huesca. Se dedica a la enfermería y ya suma más de diez años como integrante de este colectivo oscense, del que también forman parte otras 43 personas. Durante las fiestas de San Lorenzo, esta agrupación estableció un dispositivo para colaborar con los servicios de emergencias y, entre otras cosas, instalaron diferentes puestos sanitarios en la ciudad, como un hospital de campaña durante el chupinazo, y ayudaron también en los traslados con su propia ambulancia.

En total, casi 60 voluntarios, de este y otros grupos de Protección Civil, dieron la mano a los cuerpos profesionales durante los días grandes de Huesca para “intentar que las fiestas no influyesen en su trabajo habitual y los servicios no se viesen desbordados”, indica Cazcarra, que añade que realizaron atenciones menores como cortes o caídas y cooperaron en los traslados de casos como intoxicaciones etílicas o traumatismos.

Para Juan José, esta es una forma especial de ayudar por la implicación que requiere. Los voluntarios como él suelen dedicar un mínimo de 30 horas al mes a la actividad, aunque el tiempo siempre depende del tipo de servicios que realizan. Así, Cazcarra no duda en afirmar que se siente muy recompensado: “Cuando empiezas, tienes que acostumbrarte a unas normas de actuación y unos protocolos para tener las cosas claras a la hora de actuar y apoyar a los profesionales. Nos sentimos valorados por ellos, pero la parte fuerte y dura es la suya: nosotros solo ayudamos, nunca suplimos a un servicio como el suyo”.
 

Un congreso renovado

El próximo 22 de octubre Monzón acogerá la decimosexta edición del Congreso de Voluntarios de la Red de Emergencias de Aragón, que se celebra cada año en un enclave de la Comunidad y que suele reunir a más de 300 asistentes. La organización también ha querido darle un giro a este encuentro con el objetivo de trabajar de forma complementaria la formación de los voluntarios de Protección Civil participantes.

“Este año, además de favorecer la convivencia de las agrupaciones, hemos diseñado un programa formativo y divulgativo con diferentes talleres que se suman a las charlas y conferencias generalistas”, cuenta Miguel Ángel Clavero. En concreto, los cuatro talleres del próximo congreso de la Red serán: ‘Normas de organización y funcionamiento de las AVPC’, ‘Tus manos pueden salvar vidas’, ‘Trato digno al ciudadano’ y ‘Radiocomunicaciones’.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual