Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Cine

La zaragozana Milagros Rey protagoniza un documental sobre el jarabe tóxico de Panamá

Es una de las afectadas por un medicamento nocivo distribuido por el Gobierno panameño.

Alfredo Maluenda. Zaragoza 07/08/2016 a las 06:00
La zaragozana, en un fotograma de la película documental

Milagros Rey nació en la Zaragoza de 1950 y 66 años después sobrevive a una historia clínica que cuesta leer de carrerilla. A saber: polineuropatía axonal simétrica, dolor neuropático en las piernas, síndorme del túnel carpaiano severo, síndrome de intestino irritable, enfermedad degenerativa de la columna vertebral, hernias discales, enfermedad hemorroidal en grado III, síndrome fibromiálgico y trastorno de ansiedad. "Además, está muy delgada y se queda dormida por culpa de las distintas medicaciones", remata su hermana Rosa. Un estado de salud provocado por el jarabe tóxico de Panamá, donde reside desde 1975. El supuesto medicamento contenía dietilenglicol (un refrigerante industrial) y fue distribuido hace una década por el sistema sanitario panameño, dejando al menos 170 muertos (reconocidos por el Gobierno) y miles de afectados con múltiples dolencias. Milagros es una de las víctimas, la única aragonesa, y su caso ha sido recogido por el documental 'A la Deriva', que denuncia la indefensión de las víctimas y la escasa depuración de responsabilidades. La película fue presentada en el Festival Internacional de Cine de Panamá y se estrenará en las salas del país centroamericano en octubre.

"El metraje, que está teniendo una gran acogida entre el público, parte de la búsqueda de la humanidad en el caso", explica el director del metraje, Miguel González. "Los medios se centraron en el caso como tal, algo que me parecía bien, pero ¿y las víctimas? ¿y sus voces? Para mí esto siempre fue primordial y el documental, en esencia, es eso: un seguimiento en la vida de tres mujeres afectadas por el dietilenglicol, sus testimonios, su lucha y el deseo por ser las de antes. El caso de milagros me parecía interesante porque no solo congenia con las otras personas que aparecen el documental, sino que además da una dimensión diferente. Este problema no solo afectó a panameños, sino tambien a extranjeros residentes y a personas de diferentes clases", añade.

"Su historia -apunta González- tiene de especial varios factores. El primero es que ha tenido que pasar por este trance en medio del fallecimiento de su esposo, por lo que ha sido muy duro para ella. Y busca un refugio a través de la pintura y su poca familia aquí para superar el día a día". Milagros, que siempre tuvo una salud de hierro y practicaba varios deportes, enfermó después de que un médico suplente le recetara el medicamento. El mal sabor hizo que dejara su ingesta a medias, lo que la salvó de la muerte.

Cinco condenados

El empresario panameño Ángel Ariel de la Cruz fue condenado a cinco años de cárcel y una multa de 6.000 dólares y cuatro exfuncionarios, a un año de prisión cada uno, por el envenenamiento masivo causado por el jarabe. El juicio, indica la agencia EFE, empezó el pasado 21 de marzo y concluyó el 8 de abril y comprendía un expediente de 367 tomos y once acusados. El caso, de gran revuelo en Panamá y de impacto mundial, se remonta al año 2003, cuando la Caja de Seguro Social (CSS, el equivalente a la Seguridad Social) compró cerca de 9.000 kilos de supuesta glicerina pura a la empresa panameña Medicom, cuyo gestor era De La Cruz, que a su vez adquirió la mercancía a la farmacéutica española Rasfer Internacional S.A. Esta sociedad, radicada en Barcelona, había importado la mercancía desde China.

En julio de 2011, la Audiencia Nacional española confirmó el sobreseimiento de la investigación a Rasfer, rechazando el recurso que habían presentado los afectados y la CSS contra el archivo inicial de la causa, decretado en abril del mismo año por el juez Ismael Moreno. El magistrado entendió que la farmacéutica española contra la que se querellaron las víctimas fue una mera intermediaria comercial. Con la supuesta glicerina pura, la Caja elaboró un jarabe para la gripe que resultó no ser apto para el consumo humano por contener dietilenglicol, sustancia tóxica que se utiliza principalmente como refrigerante industrial. Las autoridades sanitarias distribuyeron por todo el país más de 200.000 frascos del conocido como 'jarabe de la muerte' o 'jarabe tóxico'. Fue en 2006 cuando se empezaron a identificar los primeros casos de envenenamiento.

Las autoridades panameñas han reconocido hasta el momento 170 muertes y más de 1.300 afectados, pero se estima que la cifra puede ser mayor. El Segundo Tribunal Superior de Justicia de Panamá absolvió al exdirector de la Caja del Seguro Social (CSS) y a tres funcionarios relacionados con el control de calidad del ente. También han sido absueltos dos intermediarios. El tribunal además condenó en abstracto (sin fijar monto) a Ángel de La Cruz por daños materiales y morales ocasionados a la zaragozana Milagros Rey y a otros afectados, José López, Cristobal Fundora y Luz María Mendieta, que presentaron incidentes de daños y perjuicios derivados del delito. En su fallo, el tribunal consideró que en este caso se ha dado "la confluencia de una serie de comportamientos tanto culposos como dolosos independientes los unos de los otros, pero concurrentes". El juez resaltó que el análisis de los hechos pone en evidencia "una serie de deficiencias críticas en algunos de los procesos institucionales seguidos para la prestación del servicio de salud pública consistente en la dotación de medicamentos a gran escala", según se extrae de la sentencia. Lo que ha ocurrido en este caso, según el fallo, ilustra deficiencias en los procesos de compra de materia prima (glicerina), así como en los procesos de introducción y análisis.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual