Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Aragón

Los chinos ya no son minoría en la Universidad de Zaragoza

El Campus público ha logrado atraer a sus aulas a 148 cerebros del gigante asiático.

Yuan Li, conocida por sus compañeros de Turismo como Eva

Eva soplará pronto las 22 velas de su tarta de cumpleaños y estudia Turismo en la Universidad de Zaragoza. Una historia con poco recorrido si uno no se adentra en los detalles: nació y creció en Shanghái y hasta hace tres años no era capaz de construir una sola frase en castellano. A día de hoy lo borda al conversar y ya comprende los juegos de palabras, frases hechas y refranes que sus profesores utilizan en ocasiones al explicar el temario. "¡Al principio de la carrera veía a mis compañeros reírse y no sabía por qué!", recuerda con apuro la asiática, cuyo nombre real es Yuan Li. "Elegimos un nombre español cuando venimos y yo opté por Eva porque es corto y fácil de pronunciar al no tener erres", despacha para los profanos en Extremo Oriente.

Los estudiantes chinos se salen de los estereotipos y participan de la vida universitaria como cualquier autóctono. Y no son pocos. La Universidad comenzó a captar cerebros del gigante asiático hace cuatro cursos y la experiencia avanza de manera notable, con más jóvenes procedentes de la república popular cada año. Este año han sido 69 los que han iniciado sus estudios de grado o máster y ya ascienden a 148 los que han pasado por las aulas aragonesas por mediación de los acuerdos con las facultades de Shanghái, Guangdong, Xi'an, Shandong y Sichuan. Los chinos, por tanto, ya no son minoría, sino que su nacionalidad es una de las principales entre el alumnado extranjero.

Los orientales no pasan unos meses en España y regresan a su país de origen como ocurre en el caso de los erasmus, sino que cursan toda la carrera en la Universidad después de superar un año de inmersión lingüística, como contempla el programa X+1. Las primeras semanas no son sencillas, aunque no tardan en manejarse con el idioma. "El choque cultural es fuerte, sobre todo cuando te enfrentas al alfabeto latino. El primer año hice dos cursos de lengua: uno intensivo y otro que duró todo el años. Y en las clases, los profesores y los compañeros nos ayudan mucho. Además, la carrera me encanta, aunque hay alguna asignatura un poco difícil como Derecho, porque el vocabulario es muy técnico", apunta Eva.

Economía, turismo...

¿Y por qué elegir ciudades como Zaragoza o Huesca pudiendo marchar a una gran capital mundial? "Muchos jóvenes chinos se van a Nueva York para aprender inglés, que es el idioma extranjero que solemos estudiar en el colegio, pero creo que los que hemos venido aquí hemos tenido mucha suerte de llegar a un sitio tan tranquilo, cómodo y con tanta historia. Además, así aprendemos otro idioma, y el planteamiento de esta universidad me parece muy bueno, ya que nos ayuda a entender la sociedad global en la que vivimos", indica.

Los jóvenes que aterrizan en Aragón a través del programa X+1 cursan mayoritariamente estudios relacionados con la economía, el turismo y las distintas ingenierías, aunque también los hay interesados en la Unión Europea y en la investigación en Medicina. Una encuesta del Ministerio de Educación revela que el 73% de los alumnos chinos destaca la importancia del castellano como lengua global como principal razón para aterrizar en España. A este motivo le acompaña el interés por la cultura, que es subrayado por un 71% de los encuestados.

El coste de los estudios no parece ser un factor decisivo. Desde el Ministerio se hace hincapié en que "uno de los efectos de la política del hijo único es que los padres están dispuestos a invertir grandes sumas en la educación de sus hijos".

Perfectamente integrados

Eva -o Yuan Li- también hace prácticas en un hotel como enlace con los grupos de turistas de su país que visitan Zaragoza. Entretanto, estudia alemán y aprovecha para viajar por España: "Dentro de Aragón, me gusta mucho Jaca". Conocer otras ciudades es el principal aliciente de sus periplos, pero tampoco tuerce el gesto ante la gastronomía: "Tapas, paella, calamares fritos... nos gusta mucho a todos los extranjeros!".

Los alumnos chinos se adaptan bien a Zaragoza. "Lo que más me gusta es la gente, también todos los amigos erasmus de otros países que estoy haciendo, pero de la ciudad me quedaría con la plaza del Pilar, la Aljafería, el Tubo, la Expo... ¡Y Puerto Venecia! La ciudad es genial porque hay muchas cosas modernas y también antiguas", afirma Eva.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual