Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Aragón

Las bibliotecas aragonesas pierden más de un millón de visitas en los dos últimos años

Por el contrario, estas instituciones han ganado más de 20.000 socios en el mismo periodo.

M. Sádaba. Zaragoza Actualizada 12/02/2016 a las 14:10
Biblioteca de Aragón.Efe


Las bibliotecas aragonesas se encuentran entre dos aguas. Mientras que pierden visitantes y el número de préstamos no hace más que descender, ganan socios y aumenta el número de actividades que realizan. Según los datos publicados en el Instituto Aragonés de Estadística (IAEST) -que se publican cada dos años-, en 2012 las bibliotecas recibían un total de 5,6 millones de visitantes -una misma persona puede estar contabilizada en tantas ocasiones como veces haya acudido a una-. Dos años después, esta cifra descendía hasta los 4,6 millones de usos.

“El descenso de visitantes está principalmente motivado por la falta de recursos económicos para renovar los fondos”, señala Ramón Abad, director de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza. Prueba de ello es que en este periodo, se ha reducido el gasto realizado en material en casi tres millones. Como consecuencia, los préstamos domiciliarios han ido perdiendo importancia hasta llegar a los 1,6 millones que se llevaron a cabo en 2014, unos de 860.000 menos que dos años atrás.

“Uno de los principales reclamos de estas instalaciones son los últimos libros, películas y revistas. Si estos no se ofrecen, es normal que desciendan los visitantes”, puntualiza Abad. Al mismo tiempo subraya que esa falta de recursos y visitantes se ha traducido en el cierre de 18 bibliotecas. “Las más perjudicas han sido las municipales, en especial, aquellas que se ubicaban en pequeños municipios”, señala. No obstante, recuerda que la cooperación entre salas ha sido clave para sobrellevar esta época. “Cuando una no tiene un libro y otra sí, nos lo prestamos”, sostiene.

La pérdida de visitantes y de salas no ha sido un impedimento para que el número de socios no haya hecho más que ascender, registrándose un total de 20.159 usuarios más que en 2012 -14.862 adultos y 5.297 niños-. Finalmente, las bibliotecas aragonesas cuentan con unos 611.000 usuarios. “Estas tendencias son bastante comunes en todas las bibliotecas, tanto las de Aragón como las de cualquier país de Europa”, recalca Alberto Lafarga, director de la Biblioteca de Aragón.

Del mismo modo especifica que una de las razones de pérdida de visitantes es que el tipo de usuario ha cambiado. “Antes era costumbre ir a la biblioteca para llevarte un libro a casa. Sin embargo, los hábitos de lectura se han modificado. Lo mismo ocurre con los trabajos, antes se buscaba información en estos centros y ahora se hace en casa a través de internet”, subraya. Por su parte, Abad hace hincapié en el impacto que tienen estos espacios en la sociedad. De hecho, según la Federación Española de Sociedades de Archivística, Biblioteconomía, Documentación y Museística por cada euro invertido, estas salas aportan entre 2,8 y 3,8 a la comunidad.
 

Variación entre salas

Esta dicotomía no es igual para todos los tipos de bibliotecas. Por ejemplo, las públicas han perdido en estos años 1,2 millones de visitantes, mientras que han ganado poco más de 1.000 socios. En este caso, los préstamos domiciliarios caen en unos 850.000 -hay que tener en cuenta que aglutinan el 78% de los préstamos de las bibliotecas aragonesas-.


Entre las públicas encontramos las pertenecientes al Gobierno de Aragón, que tuvieron unas 160.000 visitas menos. Por el contrario, el número de socios aumentó en casi 9.000. Una tendencia que continúa al alza según los datos facilitados por la propia administración, puesto que en 2015 habría 6.300 usuarios más. Al igual que en el resto de las públicas, los préstamos continúan a la baja. “Esta reducción se produce por la menor inversión realizada en los últimos cuatro años. Si no traes los títulos más nuevos, tampoco atraes a los usuarios”, recalca Lafarga. No obstante, subraya que para el 2016 se ha duplicado el presupuesto destinado a la compra de volúmenes.

Pero esta no es la única novedad para las bibliotecas dependientes del Gobierno de Aragón. Desde octubre han vuelto a abrir los sábados. Además, quieren seguir trabajando en la implantación de cursos relacionados con la informática y en la realización de diferentes actividades. “Otra de nuestras propuestas es abrir alguna sala para que se puedan hacer trabajos en grupo, es decir, en las que no sea necesario el silencio. Todavía estamos trabajando en ello”, subraya.

Las bibliotecas vinculadas a la Universidad de Zaragoza son las únicas que ven crecer el número de visitantes pasando de 2 millones de visitas a superar los 2,1. En el caso de socios viven una tendencia contraria, con un descenso de 1.600, posiblemente ligado a la bajada de alumnado universitario. En este caso, los préstamos también se reducen aunque lo hacen de manera más gradual, con solo unos 20.000 menos. “Somos a los que menos se nos ha recortado el presupuesto, ya que el futuro de la investigación depende en buena medida de las revistas y libros que compremos”, sostiene Abad.

Por su parte, las especializadas -vinculadas a empresas, centros de investigación, sanitarios o religiosos- se mantienen casi sin cambios, con 15.000 visitantes menos, que se traducen en otros tantos socios desaparecidos. El efecto de todo ello es que los préstamos también descienden con una tendencia similar: 11.000 menos en dos años.
 

El 10% de las salas, sin internet

La llegada de las nuevas tecnologías todavía es lenta en algunos centros. Ejemplo de ello es que el 10,4% todavía no tienen acceso a acceso a internet. Esta situación no se da en casi ninguna sala pública ni relacionada con la universidad, pero sí que es más común en los centros especializados. Además, el 35,4% no ofrece wifi a los usuarios.

Aragón todavía debe mejorar en la cantidad de bibliotecas que son accesibles a través de internet. Solo un 41,5% dan esta opción a los interesados, mientras que la media española supera el 60% . No obstante, toda la accesibilidad a las nuevas tecnologías además del número de bibliotecas que cuentan con funciones automatizadas ha crecido en los dos últimos años.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo