Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Encuentro digital

"Pensando en los niños deberíamos ser muy cautelosos a la hora de plantear la jornada continua"

La psicopedagoga Olga Lázaro ha respondido a las preguntas de los lectores sobre educación.

Heraldo.es. Zaragoza Actualizada 21/01/2016 a las 19:42
La psicopedagoga Olga Lázaro.Sandra Lario

Ahora que estamos en pleno proceso de decisión sobre el cambio del horario escolar yo, como padre, intento recabar toda la información posible no sobre qué ganamos o perdemos los padres, o qué ganan o pierden los profesores, o incluso qué ganan o pierden los comercios/bares alrededor de los colegios. A mi esposa y a mi, lo que nos interesa particularmente, y aproximándonos a este tema sin ningún prejuicio o decisión preestablecida, es si el cambio de horarios de clase y de comer tienen alguna influencia sobre el rendimiento escolar de los niños y sobre su propio bienestar. Salvando las diferencias entre un niño u otro, y hablando en términos generales para niños de Infantil-Primaria: ¿Existe esta influencia? ¿En qué sentido? Gracias. (Jesús L.)

Habría que adaptar el horario en función de la edad y de las necesidades de cada uno de los ciclos. El cambio de horario influye en el rendimiento escolar de los niños. Depende de la edad de los hijos, el mes de nacimiento, si es de los pequeños o de los mayores de la clase. Los padres deberían tener claro de qué manera va a repercutir en sus rutinas de cada casa y de cada entorno escolar. Sería muy cautelosa a la hora de plantear la jornada continua, pensando en los niños. Voy a muchas charlas de padres en colegios y sé que es un tema de debate en los colegios. Es importante tener siempre en cuenta al menor, y no nuestras necesidades.

Cuando existen niños en la clase de nuestros hijos que ninguno de sus compañeros desea invitar a su cumpleaños, cómo deberíamos los padres gestionar esta situación para conseguir que nuestro hijo lo invite al suyo? Muchas gracias (Juan).

Hay momentos educativos que son importantes para los padres, en los que podemos ayudar a nuestros hijos a gestionar mejor sus emociones y su relación con los otros. Uno de ellos son los cumpleaños, los individuales o los trimestrales. Ayudar a nuestros hijos a no etiquetar, a no juzgar a sus compañeros por ser distintos. Que puedan ver la parte buena de cada uno de ellos les ayudará a tener unas mejores relaciones sociales a corto y largo plazo. Educar en la empatía, ponerse en el lugar del compañero que no va a ser invitado les ayuda a parar y conocer y gestionar mejor sus sentimientos y sus emociones respecto a sus compañeros. Yo utilizo la técnica de pedirles que digan tres cosas buenas de su compañero y una que les guste menos. Si nuestros hijos son capaces de conocer y ver la parte buena que todos tenemos difícilmente llegaremos a situaciones como las que ahora vemos en prensa, como casos de acoso. Hay niños de 4 o 5 años que no quieren ir al colegio. ¿Por qué? Esto nos debería hacer reflexionar.

¡Hola Olga! A mi hijo le molesta que no le salgan las cosas bien a la primera. Tanto las tareas del cole como cualquier juego o manualidad. Él piensa que le debería salir todo bien, ¿qué debemos hacer? Muchas gracias. (María José)

No deberíamos enseñar a nuestros hijos objetivos por objetivos ni por resultados finales. Deben aprender a disfrutar del camino. A veces no resultan fáciles los caminos, pero suponen retos para ellos. El aprendizaje es un proceso, tanto el curricular como el personal. Debemos darles herramientas para gestionar la frustración.

Pautas para fortalecer el carácter de nuestros hijos y evitar frustración. (Isabel)

La frustración es una emoción tan importante como cualquier otra, todas son buenas y necesarias. Debemos enseñar a nuestros hijos a canalizar la frustración. Es una emoción que aparece a lo largo de nuestras vidas en diferentes etapas. Si de pequeños aprendemos a manejarla, podremos afrontar mejor los vaivenes de la vida. Ahora hay niños muy decepcionados porque quieren todo aquí y ahora. Debemos enseñarles a esperar. El antídoto para la frustración es la paciencia, un hábito en el que ni los adultos ni los niños estamos especializados.

Soy padre de dos hijas de 4 y 7 años de edad y me gustaría preguntarle a la profesora doña Olga Lázaro qué opina sobre la importancia de la educación "no formal" y los beneficios a largo plazo que puede aportar en nuestra sociedad. Un saludo. (Domicio De La Aldea Gasull)

La educación no formal es buena y complementaria a la formal, pero sí está fuera del sistema. Va dirigida tanto a adultos como a niños. Son procesos de aprendizaje, en el que se favorecen en muchos casos el acceso a información y formación de colectivos que no han tenido acceso. Por ejemplo, la Casa de la Mujer, la Universidad Popular o los centros de mayores dan cursos que ayudan a superar dificultades y dar herramientas en función de su motivación. Los campamentos escolares también son un buen ejemplo. Por todo ello creo que nuestra sociedad necesita esa educación no formal.

Soy madre de una niña de 7 años muy apegada a mí. Quiero impulsarla a realizar actividades tipo campamentos porque me parecen muy beneficiosos para su desarrollo social. Sin embargo, me preocupa que pueda sentirse sola al pasar la noche fuera de casa. Me gustaría que me mostrara pautas sobre la edad y forma adecuada de iniciarla. Les agradezco la posibilidad de recibir consejo de una experta de la categoría humana y profesional de Olga Lázaro. (Isabel Lalmolda).

Los campamentos y salidas escolares en los que los niños duermen fuera son beneficiosos. Tu hija, Isabel, solo tiene 7 años. Es importante saber lo que piensa ella. Reconocerá tu miedo, tu inseguridad. En función de cómo los padres lo viven, los hijos lo viven. Tú mejor que nadie conoces las emociones de tu hija y cómo las gestiona cuando no estás. No tengamos prisa en que nuestros hijos puedan ir a esos campamentos. Son buenos siempre que su estado emocional les permita disfrutarlos.

Buenas, mi pregunta es la siguiente: ¿cómo conseguir motivar a un niño en clase, cuando siempre está distraído y parece que no le importa mucho lo que cuenta el profesor? Saludos. (Natalia)

Natalia, mi respuesta va a ser amplia dado que no conocemos la edad de tu hijo. Si está en la etapa de Infantil deberíamos detectar dificultades en el sistema auditivo o visual. Muchas veces pasan desapercibos en el aula, pero impiden que nuestros hijos sigan el ritmo normal de la clase. En cursos superiores debería el profesor conocer el estilo de aprendizaje de tu hijo, si es visual, auditivo o kinestésico (los que necesitan tocar, implicarse de manera tangible). Hay niños que necesitan más tocar, participar para entender. Si es un caso de desmotivación deberíamos encontrar la causa real, desde cuándo, a qué se debe. La desmotivación puede ser síntoma de otros problemas: mala relación con compañeros, con profesores, etc.

Buenos días. No me hago con mi hija de 12 años. Tiene un carácter muy fuerte desde pequeña y a medida que crece es más testaruda y al final se sale siempre con la suya por no discutir más y por no oírla. ¿Cómo tengo que actuar? Es más un problema conmigo, su madre, porque yo también tengo un carácter fuerte. Creo que hay cosas por las que no puedo pasar, pero no consigo imponerme, ni hacer valer con ella mi autoridad como madre. Gracias y un saludo. (IML)

Gracias por la sinceridad de tu pregunta, transmites mucha emoción. A veces cuando nuestros hijos son pequeños utilizamos los padres herramientas como el chantaje, la amenaza, la manipulación, el cachete... Son recursos que a corto plazo pueden dar resultado puntuales, pero cuando nuestros hijos crecen se vuelven en contra de nosotros. Se puede educar sin pegar. Educar a veces significa transformarnos a nosotros mismos. Tal vez tu hija copie un modelo educativo. Si queremos que cambien nuestros hijos, en ocasiones tenemos que transformarnos nosotros. No quedarnos anclados en malo hábitos, sino evolucionar, mejorar. Si lo que hacemos no funciona, cambiémoslo, no repitamos siempre el mismo error.

¿Cómo conseguir que nuestros hijos confíen en sí mismos? ¿Qué hacer para mejorar el comportamiento de nuestros hijos? ¿Cómo influye la edad de los padres en la educación de los hijos? (Isabel)

Confiando nosotros en ellos desde muy pequeños, entendiendo que la educación es un proceso a largo plazo y que el error es parte del proceso, les daremos tiempo para que se conozcan y puedan aceptarse tal como son. Mejorar el comportamiento es confiar en ellos, no focalizar la atención en los errores que cometen, sino ver el porcentaje de cosas diarias que hacen bien. Lo que influye no es la edad cronológica sino la edad emocional de los padres.

Conozco y comparto las teorías que dicen que no hay que castigar ni pegar. Y de veras que lo intento. Pero cuando te llevan al límite, llega un momento en que hay que imponerse de alguna manera. ¿Existe alguna fórmula para lograrlo sin recurrir a ‘lo haces o te doy una torta’? Gracias. (Ana L.)

Gracias, Ana, esta pregunta puede ayudar a muchos padres en tu situación. ¿Cuál es el límite para aguantar? Normalmente nuestros límites están en función de nuestro estado de ánimo y de nuestras habilidades como padres. Nuestra educación debe ser al margen de nuestros problemas profesionales, personales, etc. Hay que mantener en el tiempo los límites. Como hemos contestado previamente, la amenaza, el chantaje, el miedo son herramientas que solo pueden funcionar temporalmente. A veces hablamos y utilizamos los sermones. Debemos tener en cuenta la manera en que hablamos y nos dirigimos a nuestros hijos, siempre desde el respeto, para que estas charlas sean efectivas a corto, medio y largo plazo.

Tengo un niño adoptado con baja autoestima y una necesidad compulsiva de ser aceptado. ¿Cómo se puede gestionar esto para que en la adolescencia no acabe siendo un problema grave? Gracias. (Luis Gálvez)

Gracias, Luis, no sabemos la edad de tu hijo ni cuánto tiempo lleva en vuestra casa. Hay que ayudar a regular sus emociones, ajustar nuestras expectativas y darles tiempo para que confíen y se sientan seguros en nuestro hogar. Luis siembra, nutre y recogerás. Una frase que me gusta mucho, de María Montessori: "Cuando un niño se siente seguro de sí mismo, deja entonces de buscar la aprobación de los adultos a cada paso". Lo que une y mantiene a la familia es el amor incondicional.

Un niño pequeño es pequeño pero no tonto. Le quedan cosas por aprender pero hay muchas que sabe y los adultos nunca llegamos a saber todo lo que saben. Hoy en día nos enfrentamos a situaciones injustas contra las que no podemos luchar. Me gustaría tener idea de cómo hacerle entender a un niño de cinco años que hay adultos que no obran bien (por ejemplo padres que dan indicaciones erróneas a sus hijos) y que nosotros debemos responder actuando correctamente y que no podemos meternos en sus actuaciones. Además, un niño sensible, que en apariencia no lo es tanto, con gran corazón y generosidad. Ante distintas situaciones que se viven en el día a día me planteo: ¿debo educarle con los valores en los que yo creo o para que le vaya bien en esta sociedad? Afortunadamente estoy segura de que debo educarle con valores, la pregunta es: ¿Cómo inculcarle esos valores y al mismo tiempo ayudarle/educarle a no sufrir constantemente por las injusticias? Gracias. (Susana)

Hay que educar siempre desde los valores universales como tolerancia, solidaridad, generosidad... Y, sobre todo, no educar a nuestros hijos en el juicio hacia los demás y hacia nosotros mismos. Hay que procurar que los niños se sientan aceptados en casa y les podamos dar herramientas sin juicios para enfrentarse a las diferentes situaciones que se le presentan en su día a día. Tenemos que conocer las debilidades de nuestros hijos y ayudarles a mejorarlas.

Hola, buenos días. Mi hija va a cumplir 2 años. Ha sido una niña muy cuidada y mimada porque de bebe tuvo problemas de salud. En septiembre comenzó la guardería y le costó mes y medio adaptarse y su rechazo a ir era el vómito. Después de la Inmaculada hasta Reyes ha estado en casa por prescripción médica ya que cogió bronquitis y demás, y se quedó muy floja. Lleva la niña como un par de meses que le ha cambiado el carácter por completo. Solo quiere estar con su madre (conmigo) y a los demás no los quiere, les pega y les dice de todo. Estoy ya desesperada. La niña era antes muy afable y calmada. Un saludo. (Verónica)

Verónica, entiendo perfectamente tu estado de ánimo. Vives un momento importante para tu hija y para ti. Es cierto que hay que tratarlo con la máxima prudencia y calidez por tu parte. En este momento tu hija te necesita, ha pasado una mala experiencia y siente desconfianza por el mundo exterior. Recuperar esa confianza va a ser un trabajo largo pero en el que no puedes desistir. Y siempre acompáñale desde el amor, la comprensión y el tiempo necesario. Es importante que le transmitas confianza y tranquilidad.

¿Tiene algún significado que un niño se coma las uñas? ¿Es una llamada de atención, una manera de sacar estrés? En el caso de mi hijo empezó a hacerlo cuando le retiramos el chupete, ¿puede ir asociado a ello? También me gustaría saber cómo se puede conseguir que los niños estén sentados a la mesa a comer. Por los horarios laborales de lunes a viernes, la cena es la única comida que podemos compartir, así que intentamos sentarnos los 4 a la mesa sin TV por supuesto y que sea este un momento de comunicación del día. (Sonia y Familia)

Tu hijo está pasando por una situación que le genera estrés, como pudo ser la retirada del chupete. Es un síntoma de que nuestro hijo cuando proponemos avanzar en sus etapas tempranas las vive con estrés. Te recomiendo paciencia y rebajar ambientes estresantes para él.

Que nuestros hijos permanezcan sentados en la mesa es un hábito que debemos conseguir a medio plazo, no inmediatamente. Si acompañamos esos tiempos con una conversación fructífera, familiar y constructiva, será más fácil conseguirlo.

Gracias a todos los que habéis participado. Todas y cada una de las preguntas nos han enriquecido a las personas que puedan leernos. Os deseo que disfrutéis con vuestros hijos y sigamos aprendiendo juntos. Un saludo.
 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual