Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Aragón

Las cigüeñas se cargan el refranero

Cada vez son más las parejas que no emigran desde Aragón durante el invierno, y las que se van lo hacen cada vez más cerca.

V. Millán. Zaragoza 25/01/2016 a las 06:00
Nidos de cigüeña en lo alto de una estructura.José Manuel Boy Carmona

“Por San Juan (24 de junio) la cigüeña empieza a volar”, y “por San Blas (3 de febrero) las cigüeñas verás”. Dos refranes nombrados por generaciones que sin embargo las propias aves se han encargado de dejar obsoletos.

Las habituales inquilinas de los campanarios parecen haberse aficionado en los últimos años al turismo nacional para sus migraciones invernales e incluso, cada vez en más casos, a quedarse en el mismo nido donde han habitado todo el año. La tendencia ha sido observada y registrada ya en varias ocasiones por los ornitólogos de SEO/Birdlife, que además señalan que este año, por las altas temperaturas registradas, es más que posible que la tendencia vaya a más.

Existen dos factores fundamentales para explicar este nuevo comportamiento, según explican los expertos. El primero de ellos y el más estudiado es la comodidad que han encontrado muchas parejas al encontrar grandes cantidades de comida en los vertederos de las grandes ciudades y de los pueblos. La segunda, el cambio climático, que ha hecho progresivamente que las cigüeñas que antes partían hacia África desde el norte de España recortaran sus horas de vuelo hasta quedarse en Extremadura y Andalucía y que ahora parece estar también provocando que algunas apenas se muevan unos kilómetros desde sus bases en la mitad norte de la península.

Como resultado, la población de cigüeñas en Aragón ha repuntado de forma exponencial en poco más de veinte años. Si a mediados de los noventa se estimaba que apenas quedaban entre 50 y 100 parejas en la Comunidad -lo que hizo saltar la voz de alarma y mejorar su protección- ahora se calcula, a falta de censos cerrados, que su número podría rondar las 2.000.

“Hemos observado que las cigüeñas en edad adulta ya apenas hacen los grandes desplazamientos que se les solían achacar antaño. Ahora solo los ejemplares más jóvenes llegan hasta África, lo cual es un misterio más dentro de la migración” explica Luis Tirado, delegado en Aragón de SEO/Birdlife, organización que lleva varias temporadas estudiando por GPS las migraciones de estas aves por medio de la localización de unos sesenta ejemplares en toda España.

Además, los ciclos de las que sí que llegan hasta el continente africano también han variado. “Ahora hay muchos ejemplares que se van más tarde y que ya podemos ver por aquí de vuelta”, recalca Tirado, que explica que según los datos recogidos por su organización se puede decir que del total de cigüeñas que hay en Aragón, aproximadamente el 50% ya no vuelan a África, y de las que se quedan además la mitad apenas se desplazan de sus áreas.

Esta proliferación de cigüeñas, y sobre todo la concentración en algunas épocas del año, también ha llegado a causar algunos problemas para los ayuntamientos. Fue sonado el caso de Alcolea de Cinca en 2013, cuando el párroco desalojó casi 40 parejas que habían elegido la iglesia para anidar, y otros ayuntamientos como Ejea, o más recientemente, La Joyosa, también han implementado medidas para evitar que su excesivo número dañe el patrimonio y las infraestructuras municipales.

Desde los grupos ecologistas se recalca que existen soluciones diversas como acondicionar postes o estructuras de anidamiento, y recuerdan el valor medioambiental de estas aves, que actúan como plaguicida natural para los cultivos al tener entre su dieta topillos o, en las zonas de regadío, cangrejos americanos.

El corto viaje de Violeta


En Aragón se anillaron para su seguimiento mediante satélite dos ejemplares en 2013. De uno de ellos, un ejemplar joven, se perdió su señal, pero de la otra cigüeña, llamada Violeta y que tiene su nido en Binaced, sí que se ha podido controlar su migración.

El resultado es que en los últimos inviernos Violeta apenas se ha desplazado 50 kilómetros desde la localidad oscense hasta el vertedero de Montoliu, en Lérida, desde donde además vuelve hacia Huesca cada poco tiempo.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual