Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Aragón

Agricultores de más de 500 pueblos de Aragón cobran un año tarde las ayudas a zonas desfavorecidas

El 46% del dinero de estas ayudas va destinado a productores de la provincia de Teruel.

A. M. B. Zaragoza Actualizada 23/10/2015 a las 20:46
Un agricultor, en una de las zonas de cultivo de la provincia, en imagen de archivo.Mariano Castejón

Los agricultores de algo más de medio millar de municipios aragoneses con derecho a cobrar las ayudas para zonas desfavorecidas y de montaña empezaron a recibir la semana pasada los ingresos de estas subvenciones correspondientes al año 2014.

Lo hacen con un año de retraso, una vez que el Gobierno de Aragón haya hecho efectivo el pago el pasado día 10 de las ayudas consignadas. Esta demora viene motivada por el retraso en el desembolso y el recorte en 2012 de la mitad del programa, recogido inicialmente en el plan de desarrollo rural 2007-2013, que contemplaba un desembolso total de 12 millones de euros. Ahora el presupuesto es de seis millones y su pago se dilata durante varios meses.

En su día el Ejecutivo autonómico alegó que no había presupuesto para cubrir su parte del programa, que depende en un 50% de los fondos europeos FEADER. Al no satisfacer el tramo autonómico, tampoco se completó el desembolso europeo (el primero condiciona el segundo). Desde entonces, el pago se ha ido retrasando y han tenido que pasar casi diez meses de este 2015 para poder satisfacer las obligaciones del pasado año. En la primera mitad de este curso se entregaron también las subvenciones de 2013, que todavía se venían arrastrando.

Desde las organizaciones agrarias se critica que los seis millones que se recortaron fueron "destinados al plan especial de comarcas lanzado ese mismo año (2012)".

Estas ayudas llegan a los campos de cultivo de algo más de medio millar de municipios (unos 540) y están destinadas a agricultores profesionales en activo que desarrollen su trabajo en zonas con dificultades naturales.

Según explica José Manuel Penella, secretario general de UAGA, "las ayudas van desde los 300 hasta los 3.000 euros, aunque es muy raro el caso en que se percibe el importe máximo".

La subvención se calcula en función de la superficie incluida en la zona desfavorecida, que debe tener una extensión de al menos dos hectáreas. En los cultivos de regadío se subvencionan un máximo de 5 hectáreas, mientras que en las de secano se puede cubrir hasta la mitad de la cosecha. Además, el beneficiario no puede estar percibiendo pensión de jubilación, subsidio de desempleo ni cualquier otra prestación pública.

Todos estos requisitos, apunta Penella, se modificarán en 2018 "cuando está previsto que se deje de tener en cuenta los criterios socioeconómicos y estas ayudas dependan de criterios biofísicos", lo que hará que haya más beneficiarios.

El 46% de las ayudas van a Teruel

Según los datos facilitados por el Gobierno autonómico, "el 46% de los pagos corresponden a perceptores de la provincia de Teruel, el 27% a la de Zaragoza y el otro 27% a Huesca".

"El objetivo de este apoyo -apuntan fuentes oficiales- es el de compensar los costes adicionales que soportan los agricultores y ganaderos de zonas de montaña y otras zonas con limitaciones físicas severas respecto al resto de productores".

"Atendiendo a que el sector agrario se halla ya en un mercado global, dichos costes adicionales no pueden compensarse vía precio, por lo que con el objeto de mantener la actividad agraria, y por tanto la población, en estas zonas más desfavorecidas, se hace indispensable un apoyo adicional que haga viable su modo de vida", concluyen estas mismas fuentes.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual