Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Aragón

Cientos de fincas y casas rurales aragonesas están a la venta en inmobiliarias europeas

Los compradores invierten en inmuebles muy asequibles para abrir un negocio o retirarse.

Una mansión en el entorno de Aínsa, a la venta en portales extranjerosSpainhouses.net

Cretas es un pueblo internacional. La mayor parte de sus 600 habitantes son turolenses, claro. Pero conviven con una quincena de vecinos con acento británico, belga u holandés que un buen día decidieron comprar una finca e instalarse en el Matarraña, la 'Toscana española'. A ellos se les unirá en las próximas fechas un nuevo centroeuropeo al que la DGA le acaba de dar el visto bueno para poner en marcha una nueva casa rural en el terreno que acaba de comprar. Una oportunidad que se repite por cientos en las inmobiliarias y portales especializados de medio continente.

El goteo de extranjeros que han ido aterrizando en Aragón para vivir o abrir un negocio no ha cesado durante los últimos años. Y los municipios y comarcas lo están aprovechando. "Esta tendencia es beneficiosa para el pueblo, ya que generan ingresos en los negocios y ayudan a fijar la población. Algunos compran terrenos y levantan una vivienda nueva, pero muchos otros han comprado masías que se caían a pedazos y las han reconstruido. Si no fuera por ellos, se perderían", apunta Fernando Camps, alcalde de Cretas.

El edil explica que "la convivencia entre los nuevos vecinos y los de toda la vida es muy buena, no se ha generado ningún problema, ya que es gente que sólo busca un lugar tranquilo para vivir y trabajar". Además, añade Camps, "en sus casas rurales se hace una labor muy buena de difusión de productos como el aceite y actividades de la zona, y se anima a los turistas a visitar el casco urbano del pueblo".

El pinchazo de la burbuja y la bajada generalizada de precios han sido determinantes a la hora de poner las tierras e inmuebles en los mercados internacionales. "Hace siete años, las casas estaban muy caras, pero con la crisis empezó a caer el dinero que se pedía por los traspasos", señala el alcalde.

Basta con echar un ojo a las webs que conectan a vendedores con compradores potenciales para percatarse del amplio mercado que existe. En cada uno de ellos se anuncian cerca de 500 propiedades, algunas meras extensiones de tierra en un enclave de cuento, otras antiguas edificaciones que precisan algo más que chapa y pintura... y también verdaderos palacetes en los que retirarse a lo grande.

Los precios van en consonancia. Desde los 15.000 euros que se piden por un terreno con una construcción precaria en el prepirineo hasta los cerca de 1,2 millones que cuesta una mansión de 455 metros cuadrados levantada en 2010 a orillas del pantano de Mediano. La 'casita', un caramelo en el Sobrarbe para quien no tenga problemas de liquidez, tiene unas vistas panorámicas del Monte Perdido, la Sierra de Guara y el valle del Susia desde sus 80 hectáreas de finca

Sin hipotecas

Según explican desde los portales inmobiliarios consultados, las compradores son personas solventes y con capacidad económica suficiente como para no tirar de hipoteca. Tiran de ahorros y adquieren las propiedades con un solo pago. La mayoría ve los inmuebles de España, Portugal y Grecia -países en los que este mercado experimenta un notable crecimiento- como una inversión, bien para montar un negocio de turismo o para hacer uso de ellas una vez jubilados.

La mayor parte de estas agencias ayudan también a los inversores a realizar todo el papeleo necesario: el pago de impuestos, los trámites con el notario -actuán como intérpretes- e incluso con los gobiernos autonómicos y ayuntamientos.





Más información sobre  vivienda.

Consulta pisos de alquiler en Aragón. 

 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual