Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Energía

Un total de 200.000 aragoneses reciben a partir de este jueves la nueva factura de la luz

Endesa ha realizado pruebas en Zaragoza desde verano, que han implicado a 70.000 hogares..

M. Sádaba. Zaragoza Actualizada 01/10/2015 a las 16:38
Nuevos contadores de luz

A partir de este jueves, 200.000 aragoneses comenzarán a recibir la nueva factura de la luz. Esta tarificación se basa en el consumo que realicen los clientes en cada tramo horario. De este modo, en ningún recibo se cobrará el kilovatio al mismo precio, ya que todo dependerá de los horarios en los que se pongan en marcha los principales electrodomésticos de la casa. No tendrán que pagar el mismo importe el cliente que ponga el lavavajillas y la lavadora al mediodía y por la noche, que aquel que lo encienda de madrugada.

La llegada de esta tarifa se produce después de casi dos años de prórrogas. Primero para escribir el texto que debía ser aprobado en el Consejo de Ministros, y posteriormente con la moratoria de tres meses que tuvieron las compañías para comenzar a aplicarla. En julio de este año, el Gobierno publicó el Real Decreto y el 1 de octubre termina el plazo límite para ponerlo en marcha. Las empresas han utilizado este tiempo para realizar pruebas en diversas ciudades. Por ejemplo, Endesa eligió Zaragoza para comprobar el funcionamiento.

Por ello, desde el pasado 15 de agosto, un total de 70.000 zaragozanos ya han estado recibiendo este tipo de facturas. En concreto, según los datos facilitados por la compañía, se han emitido 87.000 recibos. De esta manera, solo unos 130.000 aragoneses se sorprenderán cuando les llegue este nuevo documento. “Para evitar complicaciones, al igual que se hizo en verano, todas estas personas recibirán una carta en la que se les informará sobre el nuevo funcionamiento de su tarifa”, especifican fuentes de la empresa energética.

Según detallan, la factura que les llegará a partir de ahora será muy similar a la de meses atrás. “No se van a especificar los 1.440 tramos horarios, así que lo que hacen es sacar una media del consumo que se ha tenido para poner el precio por kilovatio”, sostiene José Ángel Oliván, presidente de la Unión de Consumidores de Aragón (UCA).

No obstante, cualquier usuario no puede tener esta tarifa. Para disponer de este recibo es necesario tener un contador inteligente integrado en los sistemas de telegestión, que la potencia contratada sea igual o menor a 10Kw y se tenga la tarifa de Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC). En estas condiciones se encuentran los 200.000 aragoneses anteriormente mencionados. Esta cifra crecerá hasta los 450.000 que tienen contratada la PVPC y que a día de hoy no cuentan con un contador inteligente o el que tienen no está integrado en el sistema de telegestión. Las distribuidoras tienen de plazo hasta finales de 2018.

Cuando se anunció esta medida, el Gobierno argumentó que serviría para reducir el coste de la luz, sin embargo, las asociaciones de consumidores dudan de estos efectos. Según detalla Oliván, un usuario puede variar el 20% de sus hábitos para adaptarlos a los horarios de menor precio. “No se puede decidir cuándo encender la luz o hacer la comida, pero sí que se puede modificar el momento de planchar o poner la lavadora”, subraya.

“Si a todo esto le añadimos que el consumo -que es lo que se puede variar- solo supone el 40% de la factura y que la diferencia de precio entre el momento más caro y el más barato ronda el 30%, el ahorro no es muy significativo”, explica. Al mismo tiempo, señala que una familia con un gasto medio de 80 euros al mes, que dedicara “tiempo y esfuerzo a cambiar sus horarios”, podría ahorrar un máximo de 2 euros.

Una opinión que comparten desde la Asociación General de Consumidores (Asgeco). "La diferencia puede ser de unos pocos euros al final del mes", subrayan. Asimismo, el presidente de la UCA resalta que "todos estos cambios solo van a servir para confundir más a los consumidores y no se va a producir un ahorro real”.

Del mismo modo, la Organización de Consumidores y Usuarios  (OCU) recuerda que esta medida tiene un doble rasero. "Te beneficiará si concentras el consumo en las horas baratas, pero si lo haces en las horas caras, te perjudicará y podrás acabar pagando más", afirman. 
 

¿Cómo se puede comprobar la factura?

Aquellos que reciban el nuevo recibo tendrán que realizar un complicado proceso para comprobar si su comercializadora no se ha equivocado a la hora de sacar las cuentas. El principal problema es que todos los usuarios deberán tener internet, tanto para intentar adecuarse a los horarios más “asequibles” como para hacer la comprobación del precio. Además, según detallan desde la UCA, se deberá entrar la página de Endesa distribución y descargar desde allí el consumo horario que ha tenido esa persona.

“Posteriormente, deberá acudir a la página web de la Red Eléctrica de España (REE) -dónde se publican a las 20.15 los precios por hora de cada día- y buscar las cuotas del último mes”, subraya Oliván. Una vez se tengan los dos datos habrá que unirlos en un documento para comprobar que el precio en cada momento era el correcto. “Una operación que para un experto puede costar alrededor de una hora y que para un usuario medio es casi imposible”, se lamenta Oliván.

Además, la Asgeco critican que a falta de una auditoría independiente "quedan serias dudas sobre el precio real de la electricidad".







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual