Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Aragón

​Más de 15.000 aragoneses abandonan sus planes de pensiones privados

​Pese a esto, Aragón sigue siendo una de las CC.AA. donde más implantación tiene este método de ahorro, creciendo su patrimonio el año pasado un 10%.

Víctor Millán. Zaragoza Actualizada 02/07/2015 a las 10:15
Etiquetas
El medio rural es el más afectado por el envejecimiento de la poblaciónA. García

La semana pasada el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, volvía a mostrarse partidario de complementar con un plan de pensiones privado la futura jubilación de los trabajadores ante la “inexorable” reducción de las prestaciones por el envejecimiento demográfico. Un mecanismo de ahorro al que los aragoneses ya llevan años apuntándose, pero que en los dos últimos ejercicios han perdido casi 16.000 partícipes en la Comunidad.

Pese a esto, Aragón sigue siendo la comunidad donde más siguen calando estos productos, pensados como complemento al llegar a la edad de jubilación, pero que en muchas ocasiones, y más con lo avatares de la crisis, no llegan a alcanzar su meta original, y acaban siendo retirados por las familias. No en vano, el Gobierno ha ido flexibilizando la retirada de estos fondos para ofrecer mayor posibilidad de liquidez a los hogares, que debido a la devaluación salarial y las elevadas tasas de paro han visto mermada de forma considerable su capacidad de ahorro.

Según los datos recopilados de las distintas gestoras por la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco), a finales del 2014 hasta 291.703 aragoneses tenían contratado un plan de pensiones que, en su conjunto, alcanzaban un patrimonio invertido cercano a los 2.960 millones de euros, un 9,8% más que el año anterior, lo que indica que los partícipes que mantienen esta inversión siguen aumentando sus ahorros.

Huesca, entre las provincias con mayor implantación


El montante acumulado de media por cada propietario en la Comunidad aumentó en 1.122 euros el año pasado hasta situarse en los 10.143 euros, por encima de la media nacional que se queda en los 8.169.


Por provincias, Zaragoza concentra 2.146 millones de euros en ahorro en pensiones privadas, y se sitúa en la cuarta provincia a nivel nacional, solo por detrás de Madrid, Barcelona y Valencia. Por su parte, Huesca y Teruel acumulan 502 millones y 309 millones, respectivamente, siendo además la provincia oscense es una de las regiones españolas donde sus ahorradores más apuestan por este producto, con un 23,1% de la población participando en planes de pensiones, solo por detrás de Soria y Segovia.


A pesar de estos datos, el informe de Inverco señala que España sigue siendo uno de los países de la OCDE donde menor desarrollo tiene este sistema. De hecho, en ninguna provincia española el patrimonio medio acumulado llega a cubrir la pensión pública de un año, cuya cuantía media en Aragón durante 2014 se fijó en 927 euros mensuales.

15.990 aragoneses han salido del sistema privado en dos años


Con todo, desde 2012 el número de partícipes se ha resentido considerablemente. Hasta 262.626 personas han abandonado en este tiempo sus planes de pensiones individuales en España, de las que 15.990 eran aragoneses.

De forma general, los supuestos que permiten rescatar un plan de pensiones privado son, además de la jubilación, el fallecimiento del beneficiario principal, la invalidez o la dependencia severa. Sin embargo, existen otras excepciones para que los parados de larga duración sin prestaciones o en casos de enfermedad grave puedan retirar estos fondos, además de otros supuestos como evitar el desalojo de una vivienda habitual que, en este caso, se mantendrá solo vigente en principio hasta mayo de 2017.

¿Está en juego el futuro de las pensiones?


Para Ángel Luis de Val Tena, profesor del área de Derecho del Trabajo y Seguridad Social de la Universidad de Zaragoza, el descenso en el número de partícipes y la ralentización de las aportaciones a los planes de pensiones es “fácilmente explicable”, tanto en el sector público -donde tanto el Gobierno central como la DGA lleva tres años congelando su aportación a los planes que mantienen parte de los funcionarios- como en el privado, donde “los nuevos convenios colectivos cada vez cuentan con menos beneficios sociales”, algo a lo que se suma, “irremediablemente” la alta tasa de desempleo y la escasa capacidad de ahorro con la que cuentan ahora los trabajadores.

Ante esto, y en referencia a las declaraciones del Gobernador del Banco de España en las que alertaba del “inexorable” deterioro que tendrían las futuras pensiones, De Val Tena señala que “el principal problema” radica en el empleo. “Si tuviéramos una tasa de paro inferior o cercana al 10% el actual sistema de pensiones estaría garantizado a medio plazo, pero, sin duda alguna, con las tasas de paro actuales el problema es importante”, explica el profesor.

No en vano, el soporte del sistema de pensiones en España, y en especial en comunidades más envejecidas como Galicia, Asturias o Aragón, atraviesa uno de sus momentos más frágiles, con apenas 1,7 cotizantes contribuyendo por cada receptor de una pensión, un ratio alejado de la proporción adecuada según la mayoría de economistas para garantizar la sostenibilidad del sistema, superior a los dos trabajadores por cada pensionista.

Y a ello se suma además la contrapartida que ha supuesto para la llamada 'hucha' de la Seguridad Social las numerosas bonificaciones que ha puesto en marcha el Gobierno para fomentar la contratación. Sin ir más lejos, a pesar del repunte en el empleo conseguido en los últimos meses, las cotizaciones a la seguridad social procedentes de Aragón a las arcas del Estado habían descendido durante 2014 en 435 millones de euros con respecto al año anterior, cuando estaban trabajando en la Comunidad casi 10.000 personas menos.

“Lo primero debe ser recuperar el empleo para garantizar el sistema de pensiones a corto plazo. De hecho esta cantinela sobre las pensiones ya se oyó en la crisis de comienzos de los noventa y se dejó de comentar en los tiempos de bonanza porque incluso había superávit. Lo que sí es cierto es que, a largo plazo, el envejecimiento de la población y el aumento de la esperanza de vida obliga a repensar el sistema de pensiones” señala el profesor.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual