Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Inmigración

"Me metí en un cayuco con 15 años, sin saber dónde estaba España, y acabé en Zaragoza"

Un senegalés que vino a España cuando era menor de edad cuenta su historia. Llegó a Canarias y luego fue acogido en Aragón. 

Paula Figols. Zaragoza 24/10/2014 a las 06:00
Etiquetas
30 Comentarios
Akon, senegalés que llegó solo con 15 años, en el parque del Tío JorgeP.F.

Akon llegó a España en un cayuco en 2006 después de un viaje durísimo de más de diez días desde Senegal a Canarias. Recuerda que llevaba una camiseta del Arsenal, venía sin dinero, sin documentos, sin móvil, sin planes. Tenía 15 años recién cumplidos.

Pongamos que este chico, que hoy tiene 23 y vive en Zaragoza, se llama Akon, como uno de sus cantantes favoritos. Otro es Bisbal. El nombre es ficticio pero la historia real. Es uno de los más de 600 menores extranjeros no acompañados que han llegado a Aragón desde el año 2000. Ha vivido en residencias y pisos tutelado por el Gobierno de Aragón. Ahora comparte piso con otros compatriotas, estudia y trabaja.

La historia del viaje que cambió su vida comienza a finales de agosto de 2006. "Decidí venir de un día para otro. Mi madre no quería. Mi padre es pescador y conocía a gente que dirigía cayucos. En esos años salían casi todos los días de su ciudad. Él me preguntó si quería ir, le dije que sí y me buscó un cayuco. Yo no pagué nada, otros pagaban 1.000 euros. Yo no sabía ni dónde estaba España. No tenía nada planeado, iba un poco a la aventura y acabé en Zaragoza", cuenta.

Por la noche se metió en un bote pequeño que le llevó hasta el cayuco, alejado de la costa para burlar la vigilancia policial. "Íbamos unas 100 personas, todos hombres, y otros cinco menores como yo. El viaje fue muy duro. Estábamos muy apretados, teníamos que trabajar continuamente para sacar el agua, casi no dormía. Por la noche, algunos se caían al mar, no sabíamos si por accidente o porque alguien les empujaba. Daba mucho miedo. Había olas muy fuertes y el cayuco se rompió por un lado. No nos quedaba gasolina para volver. Seguimos el viaje. Cuando nos acercábamos a Canarias nos vio un avión y luego vino un barco a buscarnos", recuerda.

Akon tiene muy buena memoria para las fechas. Llegó a Tenerife el 9 de septiembre de 2006. Los menores fueron trasladados a un centro. Allí les dieron ropa, comida y recibían clases de español. Estuvo seis meses. Un día le preguntaron si conocía a alguien en la Península. Tenía el número de teléfono de un conocido de su padre en Zaragoza. Y lo trajeron en un avión directo a Zaragoza. Era el 17 de febrero de 2007.

A este conocido no llegó a verlo nunca. El chico pasó a estar bajo tutela del Gobierno de Aragón y fue a vivir a una residencia con una veintena de menores extranjeros. "La convivencia no era fácil. Hay que acostumbrarse, cada uno es como es. A veces había peleas, pero yo no me metía en líos", cuenta.

Su historia de acogida es de las que han tenido final feliz. Estudió unos meses 3º de la ESO en un instituto y después hizo varios cursos de albañilería y carpintería en distintos centros sociolaborales. A los 18 años, pasó a otra residencia para chicos en proceso de emancipación, donde vivió un año más. Desde 2010 ha tenido varios trabajos (con contrato) de pintor, albañil y limpieza. Cada mes envía dinero a su familia en Senegal, donde tiene más de una decena de hermanos.

Akon vive ahora con otros tres compañeros senegaleses en un piso de alquiler. Estudia jardinería en un centro socio laboral y trabaja los fines de semana haciendo la limpieza en una empresa. Le gusta jugar a fútbol, estar con sus amigos y salir con su novia (española).

Sigue siendo un chico optimista que no hace muchos planes. "Tengo familia en otros países europeos, pero aquí estoy bien. Me gusta Zaragoza y tengo muchos amigos. De momento me quiero quedar aquí. Me siento uno más, ya soy maño", apunta.

En diciembre del año pasado volvió por primera vez a Senegal. "Fui de vacaciones, a ver a la familia. A mis hermanos pequeños y amigos de allí les digo que ahora no vale la pena venir, que no hay trabajo. Espero que me hagan caso", afirma.


  • Ciudadano25/10/14 12:53
    Cada persona tiene la obligación de cuidar de su familia y que a esta no le falte de nada. Luego ya contribuye al Estado para mantener los servicios sociales y a los demás ciudadanos de su país. Y bastante pagamos de impuestos. Luego ya podemos hablar de terceros. Eso no es fascismo, es sentido común Proskrito. Que estoy casi seguro que Usted es de los que recibe y vive de los demás en vez de contribuir (como todo socialista de caviar y de salón).
  • Pablo25/10/14 03:37
    Para 14Ana. Tu que tan encantada estas con este chaval, ten cuidado no tengas la desgracia de quedarte en paro mas de cuatro meses en el pais donde estes trabajando, porque es muy posible que te expulsen porque ya eres una carga muy pesada para sus arcas publicas.ero claro, aqui nos sobra el diner y podemos seguir manteniendo a muchos milles como este. Y asi nos va.
  • garcía25/10/14 01:20
    Tienes razón en todo lo que escribes, #16. Nosotros no somos responsables de que él tenga diez hermanos, ni tampoco de que la mayoría de ellos quieran seguir el mismo camino que él, pues supondrán que aquí se vive mejor, con mejores medios materiales y sobre todo con más libertades.
  • demencia senil occidental24/10/14 22:34
    El estúpido occidente agoniza , se muere de pura estupidez , debe ser demencia senil .
  • Proskrito24/10/14 22:33
    Desde luego constato que hay cantera ( no hay mas que leer algunos comentarios ) para votar a un partido fascista que se quite la careta de una vez. . .puesto que el PP no lo hace, propongo que funde la NUEVA FALANGE POPULAR, o Vox terminará comiéndole la tostada. . .
  • yatevale24/10/14 22:27
    Hasta las narices de estas noticias. Pena? ninguna. Venga, todos los buenistas que se alegran de que éste chaval le mande dinero ilegalmente a sus 10 hermanos que lo pongan de su bolsillo. Pobrecito: venía sin móvil. Pues nada, regalarle el iPhone 6.
  • Proskrito para # 20 y # 2124/10/14 22:24
    Miren, ustedes tienen un problema, un problema muy serio con sus congeneres de especie a los que por razón de su color o clase social prejuzgan de entrada, y les niegan la condición de personas, de progreso y de libre circulación. . .ustedes valoran la vida en función del llamado " status " social de lo conseguido , cuatro cosas materiales y poco mas, pero ninguna sensación verdadera de vida llena, culta, sabia y ven amenazada esa triste vida por lo que ustedes ven como una amenaza externa : eso se llama XENOFOBIA , miedo a lo extraño, a lo externo, a lo diferente. No puedo decirles que disfruten de lo vivido, porque no saben lo que es eso ( este chico senegalés SÍ ),. . .Saludos.
  • genaro buil24/10/14 18:08
     El neofascismo rancioespañolista debe de tener alguna consigna para escribir -en oleadas- en los comentarios de las noticias del Heraldo. Está clarísimo. Pero la buena gente seguirá y seguiremos luchando por un Aragón respetuoso, acogedor y solidario con las personas de bien (vengan de donde vengan). 
  • Ciudadano corriente24/10/14 17:54
    Y todas estas buenas personas que me digan ahora a cuántos tenemos y debemos de acoger para tener la conciencia tranquila y poder decir de nosotros que somos buenos. ¿Uno? ¿Dos? ¿Mil? ¿Un millón? ¿Todo el continente? Los problemas no los hemos creado nosotros en el país de origen y va siendo hora de se resuelvan donde se generan. África es un continente de unas riquezas inmensas y es responsabilidad de cada sociedad de ahí de ver lo que hace o deja de hacer con lo que tiene. Aquí ya hemos rebasado los límites y además se están empezando a importar problemas. Véase Alemania donde diferentes etnias se pelean ya en plena calle como si esto en Europa fuese el lejano oriente. Porque no todo el mundo se quiere integrar (no digamos ya cierta religión que nos considera infieles pero bien que llegan para aprovecharse del sistema). Y de las enfermedades que también se importan mejor no hablamos. Así que me alegro por el chico este pero los tiempos han cambiado. Y el que no lo crea así pues que acoja en su casa a quien quiera y que cubra los gastos.
  • Puesno24/10/14 17:35
    ¿Me quieres explicar, Proskrito, qué ha sido capaz de conseguir este chico?. Según yo veo, meterse en un barco con la inconsciencia que da tener 15 años y bien empujadito por su padre y ser mantenido por nosotros desde entonces.
Ver más comentarios





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual