Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Aragón

La DGA ya no admite más facturas cuando aún faltan 3 meses para acabar el ejercicio


Hacienda ordena el cierre presupuestario con el mayor adelanto desde el año 2001 con el objetivo de limitar el gasto.
El consejero admite que utiliza todas las "herramientas" a su alcance para intentar cumplir el objetivo de déficit a fin de año

Jorge Alonso 10/10/2014 a las 06:00
Etiquetas
0 Comentarios
El consejero de Hacienda, en las Cortes de Aragón.Guillermo Mestre

Aún falta tres meses para acabar el año, pero el Gobierno de Aragón ha decidido bloquear ya el gasto y tan solo pagará lo estrictamente necesario, como las nóminas, las ayudas sociales, los medicamentos y los vencimientos de la deuda. Aunque existen partidas disponibles, la Consejería de Hacienda ya ha ordenado el cierre presupuestario de 2014 , lo que impide el reconocimiento y pago de nuevas facturas a todos los departamentos, organismos autónomos y entidades de derecho público dependientes de la DGA. 

La orden, publicada ayer en el Boletín Oficial de Aragón (BOA), supone el mayor adelanto de la fecha de cierre contable de la que hay constancia en el BOA, tan solo superado por el de 2001. En aquella ocasión se hizo el 30 de julio, pero debido a la entrada en vigor del euro el 1 de enero de 2002. A diferencia de entonces, el objetivo del Ejecutivo PP-PAR es, lisa y llanamente, limitar el gasto y evitar que Aragón vuelva a estar por segundo año consecutivo entre las autonomías incumplidoras. El propio consejero de Hacienda, Javier Campoy, reconoció ayer a este diario que solo está utilizando una "herramienta" más a su alcance para intentar cumplir el objetivo de déficit a fin de año, que no debería superar el 1% del PIB autonómico, en torno a los 330 millones de euros. 

Su publicación generó más de un revuelo en distintas consejerías, ya que no han podido tramitar en tiempo y forma gastos previstos. Y el cabreo fue "generalizado" entre contratistas y proveedores de la Administración autonómicas que están teniendo problemas para cobrar, ya que ni siquiera se les reconocerá ahora facturas para poder negociar su financiación con las entidades bancarias. "Es la vez que más se ha adelantado el cierre fiscal, lo que resulta lamentable al juntarse con el abultado retraso en los pagos", señalaron varios empresarios consultados.

Especial preocupación tenían los contratistas que confiaban cerrar el año con alguna obra más en su cartera de encargos. "Lo peor es que se cierra el grifo y, a efectos prácticos, no habrá adjudicaciones hasta la próxima primavera. Esto es más serio de lo que pueda parecer", añadieron.

Acumulación de facturas

Las facturas que se vayan acumulando de aquí a fin de año se empezará a pagar a partir "del primer día hábil de 2015", según se especifica en la orden, aunque el consejero podrá hacer excepciones "en casos concretos y puntuales y ante una situación excepcional". Para ello, tendrán que registrarse previamente una petición escrita del departamento correspondiente "motivando la citada excepcionalidad del caso concreto que solicite".

La decisión afecta concretamente a cualquier expediente de certificaciones de obras, acopio de suministros, anticipo de subvenciones y pagos anticipados de encargos de ejecución y encomiendas de gestión. De hecho, únicamente se podrán pagar gastos que ya estén autorizados y dispuestos con antelación al 6 de octubre y todos ellos se deberán remitir antes del 7 de noviembre.

A partir de esa fecha, solo se podrán presentar los que tengan reconocida la obligación de pago y solo se admitirán expedientes de convalidación de gastos y reconocimientos de obligaciones muy concretas. En la lista constan las nóminas y cuotas a la Seguridad Social, las recetas farmacéuticas, las prestaciones de la dependencia, el pago de la deuda financiera, la financiación de las líneas de transporte escolar, las nóminas de educación concertada, las becas, las subvenciones de la PAC, el gasto corriente generado por el cumplimiento de prestaciones o servicios continuados y de devengo periódico, además de las certificaciones de obra del mes de diciembre y los gastos derivados de ejecución de sentencias del mes de diciembre.

El consejero de Hacienda quiso restar importancia a semejante adelanto en el cierre presupuestario de 2014 con el argumento de que la unidad de control del gasto público ya lo estaba aplicando "de hecho" desde su constitución, el pasado mes de mayo. "Solo supone un cierre de derecho, un segundo filtro para seguir aplicando la disciplina presupuestaria y logrando el cambio de cultura del gasto", sostuvo.

Javier Campoy hizo hincapié en que el Ejecutivo PP-PAR está comprometido con el cumplimiento del déficit y la estabilidad presupuestaria, aunque no se atrevió a aventurar si con el prematuro cierre contable se llegará a cumplir el objetivo fijado para este año. Eso sí, reiteró que las prioridades marcadas desde el primer momento son garantizar el gasto social y la estabilidad presupuestaria, para lo que se mira "cada euro" que sale de las arcas autonómicas. "Estamos trabajando con toda la intensidad para ello, optimizando los ingresos y gastos, cada euro público", enfatizó.

El consejero autonómico recordó, al igual que viene haciendo desde que asumió la cartera de Hacienda la pasada primavera, que lo primero es cumplir con el gasto social y luego cumplir con la estabilidad presupuestaria. "Se hará compatible siempre que se pueda", dijo.

Pese a esta afirmación, Campoy incidió en que se va "mejor que el año pasado" en lo relativo al cumplimiento del objetivo de déficit, aunque insistió en no querer pronunciarse si se respetará el techo del 1% al final del ejercicio. "Trabajaremos hasta el final para cumplir. Es nuestra responsabilidad, aunque nadie podrá decir que no hemos priorizado el gasto social y las políticas de reactivación económica y creación de empleo", apostilló. 

Un ‘tijeretazo’ no estimado

Desde la Consejería de Hacienda no supieron concretar cuánto dinero presupuestado se dejará de gastar en los próximos tres meses pese a que los datos de fiscalización permiten conocer el grado de ejecución actual, al igual que el grueso de las obligaciones de pago ya reconocidas a estas alturas del año. Lo que sí remarcaron es que este ejercicio es uno de los peores de los últimos veinte años que ha padecido la Comunidad y eso se traduce en el balance de las cuentas públicas.

Esta realidad se demuestra con el adelanto del cierre presupuestario, que vuelve a situarse en el mes de octubre como ya ocurrió en el ejercicio de 2012 con su antecesor en el cargo, el popular José Luis Saz. En ese ejercicio, se bloquearon las facturas un poco más tarde, el 16 de octubre.

Con la excepción del 2001, solo en otro ejercicio de los mandatos del socialista Marcelino Iglesias se llegó a adelantar el bloqueo del gasto presupuestario antes de lo habitual. Fue en 2010, con la crisis ya avanzada, mediante una orden publicada el 18 de octubre. En el resto de ejercicios de los que hay constancia en el BOA, hasta 1986, el cierre contable se demoró a los meses de noviembre y diciembre.
 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual