Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Aragón

Aragón cierra el verano con 388 hectáreas quemadas, muy por debajo de la media

De los 325 incendios forestales registrados entre enero y agosto, 248 han sido conatos. 
La media de superficie arrasada en la última década es de unas 4.000 hectáreas al año

Cristina Adán 11/09/2014 a las 06:00
Etiquetas
0 Comentarios
Trabajos de eliminación de madera quemada en Talamantes.Heraldo

Las condiciones meteorológicas de este verano y las lluvias caídas en momentos clave han sido los factores fundamentales para que este año sea "relativamente bueno" en cuanto a incendios forestales. Los datos lo confirman. En los ocho primeros meses han ardido 388 hectáreas, una cifra que, aunque es el doble que la de 2013 por estas fechas, está muy por debajo de la media en Aragón. En la última década, los incendios han arrasado en la Comunidad una media de 4.016 hectáreas al año. 

Hasta el 31 de agosto, se han registrado 248 conatos que han quemado un total de 55,85 hectáreas. Ha habido 64 pequeños incendios (los que queman menos de cinco hectáreas) que han asolado 148,53 hectáreas y 13 fuegos de mayor superficie, que sumaron 183,83 hectáreas. Afortunadamente, no ha habido que lamentar ningún gran incendio forestal (los que arrasan más de 500 hectáreas). Uno de los últimos registrados en Aragón de estas características fue el que afectó al entorno del Parque Natural del Moncayo, en agosto de 2012, que calcinó más de 4.600 hectáreas, sobre todo de pino y carrasca. 

"Aunque siempre hay que ser cauto, hasta ahora puede decirse que en cuanto al número de incendios este sería un año normal –se han registrado 325 y la media de los últimos diez años está en 327-, pero relativamente bueno en cuanto a superficie forestal afectada, ya que no ha habido grandes incendios", explica Roque Vicente, director general de Gestión Forestal del Gobierno de Aragón. Y las razones que lo justifican son meteorológicas: "Un verano sin olas de calor prolongadas, sin vientos del sur demasiado elevados ni una humedad relativa muy baja, sumado a las precipitaciones en momentos clave, como la primera semana de julio o, agosto han sido fundamentales". Vicente resaltó también el papel del operativo de intervención de incendios. 

Zaragoza, la peor parada

Por provincias, Zaragoza ha sido la que ha registrado más incendios. En total, 147 que quemaron 217,11 hectáreas. De estos, 107 se quedaron en conatos y solo seis superaron las cinco hectáreas. Le sigue Teruel, con 96, la mayoría de ellos conatos (72), que arrasaron 115,30 hectáreas. En Huesca, ha habido 82 fuegos (de ellos, 69 conatos), que han quemado 55,80 hectáreas. La superficie media afectada por cada incendio en Aragón es de 9,3 hectáreas.

En el avance estadístico de incendios, según los datos que maneja el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, el 55% de los incendios de este año han tenido su origen en negligencias y causas accidentales. Del resto, el 18% han sido consecuencia de un rayo, un 13% intencionados, un 1% por reproducción y el resto (otro 13%) por causas desconocidas. 

2012, uno de los peores años

Si se compara 2014 con los primeros ocho meses de 2013, la superficie arrasada ha sido casi del doble (388,21 ha frente a 212,19 ha). Aunque es muy importante tener en cuenta que el pasado fue el segundo año con menor superficie afectada de las últimas dos décadas. Ardieron un total de 360 hectáreas, una cifra solo mejorada por 1996, cuando se quemaron 255 hectáreas. El fuego más grande fue el que se registró en el campo de maniobras militar de San Gregorio, en Zaragoza, el 26 de septiembre, con unas 110 hectáreas quemadas. 

En cambio, si se echa la mirada otro año atrás, hasta el 31 de agosto de 2012 ya se habían calcinado 7.946,06 hectáreas de superficie forestal. Y casi la mitad ardieron en un único incendio, el del entorno del Moncayo, que comenzó el 27 de agosto y afectó a los municipios de Talamantes, Ambel, Calcena, Trasobares y Tabuenca. Una comparativa histórica deja ver que 2012 fue el tercer peor año desde 1990 y superado en las dos últimas décadas solo por 1994 (31.543,90 hectáreas arrasadas) y 2009 (19.648,41). 

Los picos más importantes de incendios son los meses de verano (sobre todo julio y agosto) y otro en invierno (entre febrero y marzo). Este segundo coincide con el periodo en el que están permitidas las quemas domésticas y hay veces que supone tantas intervenciones como en verano. Por eso, Roque Vicente destaca que el operativo de prevención de incendios se mantiene activado. "Hay que estirar el operativo para que en esta época haya más retenes, sobre todo en la provincia de Huesca", detalla el director general. "En invierno, la gestión forestal adquiere gran importancia, ya que se extrae el recurso de la madera y, de esta forma, se ordena el combustible forestal", añade Vicente, que destaca la apertura de nuevos cortafuegos como una de las principales labores de prevención. 
 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual