Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Ébola

«He preguntado qué pasaba y cuando me lo han dicho no me lo podía creer»

El traslado pasó desapercibido para la mayoría de usuarios del Royo, y solo en la cuarta planta hubo algunas restricciones

I. A. U. / I. A. A. /C. L. 26/08/2014 a las 06:00
Etiquetas
0 Comentarios
La ambulancia que trasladó al hombre, antes de salir del Servet para dirigirse al Royo Villanova.A. Navarro

«Me he quedado alucinada». Así resumió la hija de un paciente ingresado en el ala izquierda de la planta cuarta del hospital Royo Villanova lo que sintió cuando un guarda de seguridad le dijo que no podía salir al vestíbulo de los ascensores porque iba a llegar un posible infectado con ébola. Aunque la inmensa mayoría de enfermos y sus acompañantes ni siquiera se habían enterado anoche de la llegada del ciudadano guineano, algunos sí que se vieron afectados por el dispositivo que se desplegó en torno al ala derecha de la cuarta planta del centro, donde quedó ingresado.

«A eso de las ocho he ido a coger una tarjeta para usar la televisión, pero un vigilante no me ha dejado pasar a los ascensores -explicó esta mujer-. Le he insistido en que no quería bajar, que solo iba a la máquina donde se sacan las tarjetas, y al final me ha dejado. Ha sido entonces cuando le he preguntado si había algún aviso de bomba o qué pasaba y me ha contestado que iban a traer a un posible caso de ébola... No me podía creer que estuviera pasando».

A partir de ese momento no se pudieron usar los ascensores para salir de la planta cuarta, aunque sí se permitió acceder a la escalera de emergencia. «Lo que pasa es que el que salía ya no podía volver, así que me he quedado con mi padre -relató la acompañante-. Por fin, a eso de las nueve un médico ha pasado habitación por habitación explicando que iban a traer a un posible infectado de ébola y que necesitaban quedarse con el menor número posible de gente: solo los enfermos y un familiar para aquellos casos en los que era imprescindible». Según contó esta testigo, la evacuación se produjo «con tranquilidad» y «sin nervios». «Se han portado muy bien, hemos bajado por la escalera, pero a un señor mayor le han dejado usar el ascensor», añadió. 

Estrella Martínez acudió sobre las 21.15 para dar el relevo a la hija de la señora a la que cuida, que también está internada en la cuarta planta. «Al llegar, una enfermera me ha dicho que no podía pasar, he preguntado por qué pero no me han dicho nada», comentaba tres cuartos de hora después. Mientras le explicaba por teléfono la situación a otro familiar de la paciente, pasaba junto a ella la ambulancia con el posible infectado. Ella apenas había oído hablar de esta enfermedad, y seguía preocupada por la imposibilidad de dar el relevo a la otra acompañante. Lo intentó varias veces más, pero a las 22.15 se dio por vencida: «Me dicen que no voy a poder entrar hasta mañana, así que me voy a casa y ella se tendrá que quedar toda la noche». 

A las puertas de Urgencias, la primera reacción de José Antonio Giménez fue de susto:«¡Qué miedo!», exclamó, aunque seguidamente añadió: «Hay que estar tranquilos porque se supone que la situación está controlada».

«Hemos estado toda la tarde en la habitación y no nos han dicho nada, ni ha pasado nada raro. Nos hemos enterado porque lo estaban comentando unos visitantes», explicó Manuel Ledo, que tiene a su suegra en la primera planta. «Claro que tienes algo de miedo –continuó–, pero, vamos, supongo que si pasa algo nos avisarán a todos y tomarán medidas».
 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual