Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Aragón

Un sector que lucha contra el éxodo de profesionales y el intrusismo

Los profesionales reconocen que están pasando por un momento complicado, con un futuro incierto para algunos negocios.

C. Fontenla. Zaragoza Actualizada 07/04/2014 a las 20:25
Etiquetas
0 Comentarios
Un sector que lucha contra el éxodo de profesionales y el intrusismo

Después de años complicados por la crisis económica, el sector sanitario todavía no ve la luz al final de túnel, al menos, si la Administración no les echa una mano donde poder agarrarse. Si durante mucho tiempo el paro había pasado de largo en muchas de estas profesiones, ahora son cientos los profesionales que emigran a otros países en busca de empleo; algunos, como los farmacéuticos, están en la cuerda floja y otros especialistas luchan contra un intrusismo que no solo hace daño económico al sector sino que pone en peligro la salud de muchos pacientes.

"El sector está bastante complicado y muy estancado. Durante años, iba avanzando, pero desde que comenzó la crisis, en los últimos cinco años, no es que no hayamos avanzado, sino que vamos en retroceso", asegura Yolanda Marcén, vocal del Colegio de Fisioterapeutas de Aragón, conformado por 1.086 profesionales.

Una de las estocadas más fuertes la han recibido de lleno las 712 farmacias abiertas en estos momentos en la Comunidad aragonesa. Durante los últimos 13 años, han ‘sufrido’ 29 reales decretos cuyo objetivo era reducir el gasto farmacéutico y, como consecuencia, han provocado una disminución significativa de los ingresos mensuales de las boticas. Hasta tal punto, que en estos momentos, hay 61 establecimientos con Viabilidad Económica Comprometida (VEC) y ya han cerrado cuatro en el último año. Algo impensable tiempo atrás.

"El 99% de los pacientes tienen una farmacia en su lugar de residencia. Eso no lo tienen otros países, pero eso que tanto lo ha defendido el Gobierno de España, lo tiene que defender con hechos. Si seguimos rebajando, rebajando y rebajando el gasto farmacéutico, llegará un momento en el que empezarán a caer oficinas. Y las primeras en hacerlo serán las de los pequeños pueblos", apunta el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Zaragoza, Ramón Jordán, que recuerda además que la administración retrasó el pago de la facturación de las recetas a 50 días lo que supuso que muchas boticas hayan tenido que endeudarse para afrontar esta demora.
Las oficinas de farmacia, además, deben luchar contra el "intrusismo" de la venta por internet. Pero no son los únicos. Los fisioterapeutas lo sufren de una manera directa "y espectacular". Aseguran que frente a las inspecciones y controles que sufren con frecuencia los centros acreditados, cada vez hay más personas que "hacen un cursillo y montan un negocio sin necesitar nada más". "Es un tema muy grave. El paciente no sabe en qué manos se está poniendo. Desde algún estamento se tiene que evitar que se haga esto. Estamos hablando de salud", lamenta la vocal del Colegio de Fisioterapeutas, que pone sobre la mesa otro de los temas que preocupa especialmente a los profesionales: el paro, sobre todo vinculado a la sanidad pública. "El último concurso oposición para fisioterapeutas que hubo fue en 1996, hace 18 años, y las plazas que salieron fueron 9", apunta Marcén.


El resultado de esta falta de contratación origina eventualidad, "mucha incertidumbre"y el éxodo de cientos de recién licenciados fuera de España. "El paro de la medicina, por ejemplo, ha ido aumentado, pero todavía es un sector en el que los profesionales tienen salida fuera. La Comunidad Económica Europea está demandado facultativos, pero hay que tener en cuenta el dinero que cuesta formar a un profesional...", señala la presidenta del Colegio de Médicos de Zaragoza, Concha Ferrer, que, según su opinión, en el sector privado se ha notado menos el desempleo, ya que está amparado por las compañías aseguradoras. "Lo que han perdido por un lado de pólizas, lo han recuperado por otro con pacientes que intentan asegurarse de que cuando les duele algo puedan ir sin esperas a que les realicen la prueba pertinente", asegura Ferrer, aunque sostiene que la crisis ha derivado en un trabajo más precario y en unas condiciones de empleo "mucho peores".


Para la doctora Ferrer, lo que está ocurriendo es un reflejo de un sector y, en concreto, de una sanidad que ha ido creciendo mientras ha habido potencial económico "con mucho gobierno, pero con poco gobierno". "En el momento en el que hay bonanza económica se tira del gasto, a veces con endeudamiento, que es lo que al final te lleva a un crack", manifiesta la representante del Colegio de Médicos, que apuesta por que ahora cuando los recursos son limitados, la gente se siente y plantee "qué necesidades se tienen, cuáles son las primordiales y a partir de ahí, ir estableciendo con esas prioridades lo que es más conveniente".

Mientras, la ‘fórmula magistral’ para lograr la supervivencia de las farmacias pasaría, según el presidente del sector Ramón Jordán, por un apoyo y una "inversión real" en las boticas. "Pero no una inversión económica, sino que nos apoyen a la hora de implantar algunos servicios, como un sistema que hemos ideado para asegurar la adherencia de los pacientes a los tratamientos", explica. "¿O por qué en las últimas medidas tecnológicas a las pymes hemos sido excluidos? ¿Solo contamos para disminuir el gasto, pero no para la inversión tecnológica?", añade el presidente del Colegio.

Y todos, sin duda, coinciden en que si no se consigue dar un giro de 180 grados al sector los más perjudicados serán los pacientes, que ya han empezado a notar, incluso en su salud, las consecuencias de un colectivo tocado por la crisis. La reducción de profesionales y sus condiciones de trabajo influyen directamente, según explica Tomás Mainar del Foro Aragonés del Paciente, en varias cuestiones: desde la evolución de las listas de espera, la reducción del tiempo que el médico está con el enfermo hasta en la restricción por su coste de algunos tratamientos, cuyo uso no está claramente protocolizado. Por ello, asegura que en la sociedad hay "inquietud y malestar" y, aunque reconoce que debe existir una limitación porque no hay recursos para todo, "la salud no tiene que tener precio".







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual