Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Aragón

Ángel Sanz será el nuevo gerente del Salud y José Ignacio Castaño, del Servet

«Los nuevos proyectos tienen que ver con ahorrar más sin tocar ni un ápice la atención al paciente. Y esto se hace mejorando la gestión», subrayó Oliván.

C. Fontenla. Zaragoza Actualizada 05/04/2014 a las 20:50
0 Comentarios
Oliván, en el centro, junto a dos colaboradores

Ángel Sanz Barea, ingeniero industrial y exgerente del Servicio Navarro de Salud, será el nuevo máximo responsable del Salud en sustitución de María Ángeles Alcutén. Veinticuatro horas después de que el Gobierno de Aragón comunicara su destitución por los resultados del déficit presupuestario, fue la presidenta de Aragón la que personalmente hizo público su sustituto, junto al nuevo gerente de los sectores I (Royo Villanova y Provincial) y II (Miguel Servet), cuyo cargo ocupará José Ignacio Castaño en lugar de José Huelin.

El desfase de las cuentas en Sanidad, departamento que más se ha desviado del presupuesto inicial (un desajuste oficial de 124 millones de euros), se ha cobrado estas dos víctimas en el Servicio Aragonés de Salud. Dos segundas líneas, elegidos hace apenas un año por el consejero de Sanidad, el mismo que ahora ha decidido destituirles tan solo una semana después de que se conocieran los resultados sobre el incumplimiento del presupuesto.

Pese a que es evidente la relación causa-efecto de esta decisión, el consejero aseguró ayer a los medios de comunicación que no «culpa en absoluto» ni a Alcutén ni a Huelin del déficit, y aseguró que el tema de las cuentas es del Ejecutivo y «es el Gobierno el que cumple y el Gobierno el que incumple». «El incumplimiento es del Gobierno no de un departamento concreto. Hay muchos departamentos, con muchos servicios, con muchos responsables y la cifra del 2,06% es del Gobierno de Aragón», insistió.

Ante las reiteradas preguntas de los periodistas, Oliván sostuvo una y otra vez la teoría de que el relevo de parte de su cúpula se debe a su intención de «darle un impulso a la gestión del Salud como herramienta para la gestión sanitaria y también en el hospital más importante de la Comunidad». Eso sí, reconoció que ese nuevo impulso consistirá en reducir el gasto y en poner en marcha nuevos proyectos. «Los nuevos proyectos tienen que ver con ahorrar más sin tocar ni un ápice la atención al paciente. Y esto se hace mejorando la gestión. Hay muchas cuestiones que no tienen que ver con el paciente y en las que hay margen de mejora», subrayó.

Pese a que los grupos parlamentarios de la oposición y otros colectivos sociales le han culpado directamente de los resultados de su presupuesto e incluso piden su dimisión como responsable del Departamento, Oliván mostró su disposición a continuar en el cargo. «Sigue habiendo muchas cosas por hacer y, por eso, he tomado la decisión de tener las personas adecuadas para hacer esas muchas cosas que quedan por hacer», apuntó.

Respecto a la inestabilidad del Departamento de Sanidad, afirmó que lo que hay que estabilizar son los proyectos. «Las personas somos piezas y las personas que tengo a mi servicio son piezas dentro de un proyecto», apostilló Oliván pocos minutos antes de comenzar la Comisión de Sanidad de las Cortes.

Fue precisamente en ese escenario donde los grupos parlamentarios de la oposición, PSOE, CHA e IU, recriminaron al Gobierno de Aragón que se «refugie» en las destituciones del Salud y culpe a dos inspectores de sanidad del «fracaso» de sus políticas.

El diputado del PSOE Eduardo Alonso acusó a Rudi de «pose de institutriz autoritaria» que busca «dos chivos expiatorios» para decir que «son los culpables de un desfase económico». «Ricardo Oliván se tendría que plantear su futuro y dar un cambio de rumbo y nombrar un equipo que sepa cómo gestionar estos hospitales, que organice, gestione, busque esa complicidad y ese respeto a los profesionales», señaló.

Carmen Martínez, de Chunta Aragonesista, también consideró «incomprensible» que sean dos destituciones de segunda fila del Gobierno las que paguen el efecto de esta crisis por el incumplimiento del déficit y solicitó al consejero de Sanidad más explicaciones. «La lista de espera está desbordada, la salud mental desatendida, hay reivindicaciones en la calle a todas las horas y qué nos encontramos, con que los gerentes se van sucediendo y no están ahorrando lo que decían», destacó.

Por su parte, la portavoz de IU, Patricia Luquin, mostró su «estupor» por que «una vez más no se estén asumiendo las responsabilidades políticas por parte del mayor responsable, en este caso, el consejero de Sanidad». «Ha fracasado en sus políticas de forma absolutamente clara. La gestión de Oliván al frente de la consejería le delata con un agujero de 124 millones. Es un Departamento que le queda grande y no debería estar al frente de él», manifestó Luquin, que pidió la dimisión de Oliván.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual