Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Adolfo Suárez

Suárez: "He venido al Pilar para rezar a la Virgen, no como un acto electoralista"

El expresidente del Gobierno, clave en la creación de las autonomías, era devoto de la Virgen del Pilar.

Heraldo.es. Zaragoza Actualizada 23/03/2014 a las 17:57
0 Comentarios
Suárez, en un mitin de la UCD en Zaragoza

En una época marcada por la transición, el terrorismo, la inflación y el creciente desempleo, Adolfo Suárez apenas tuvo tiempo ni oportunidades de centrarse con profundidad en los problemas concretos de Aragón -ni de casi ninguna otra región-, aunque sí fue clave en la descentralización del poder del Estado que dio lugar a las autonomías y contribuyó a la mejora del regadío y las infraestructuras en el territorio aragonés.

Suárez también manifestó su cariño y devoción por uno de los símbolos de esta tierra, la Virgen del Pilar, en una de sus visitas a Zaragoza. Fue en febrero de 1979, cuando el entonces presidente del Gobierno estaba inmerso en plena campaña electoral de UCD. Juan Antonio Bolea, presidente de la Diputación General de Aragón, entregó a Adolfo Suárez una imagen de la Virgen del Pilar. "No oculto mi fe mariana y os aseguro que esta imagen tendrá un lugar importante en mi hogar", aseguró el presidente, que más tarde acudió a la basílica para rezarle a la Virgen.

Cuando entró al templo algunas de las personas que habían acudido a verle intentaron aclamarle en voz alta, pero Suárez impuso silencio. Más tarde, dijo: "He venido al Pilar para rezar a la Virgen como un ciudadano español y no para cumplir un acto electoralista. Esos vítores dentro del templo me dan vergüenza". En la basílica, el presidente rezó y subió a venerar a la Virgen, besando su rostro y su manto, antes de estampar su firma en el libro de oro: "Con profunda devoción a la Virgen del Pilar. Adolfo Suárez".

También se puede profundizar en la relación del expresidente del Gobierno con Aragón a través del álbum de fotos de su hija, que se casó en 1992 con Pocholo Martínez Bordiú -el matrimonio duró tan solo dos años- en el Monasterio de Piedra.

Ya en 1996, Adolfo Suárez regresó a Zaragoza para participar en un acto de la Acedemia Militar General, en el que dio una clase magistral de su ideario político. "Soy un político jubilado voluntaria y definitivamente, pero siempre me sentiré un político", aseguró, antes de decir: "De la batalla de la vida no se puede desertar". Suárez nunca ha desertado, pero su enfermedad le ha ganado la guerra.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual