El torero que cantaba cuplés

Suelo evitar en el blog personajes que no sean aragoneses pero no he podido sustraerme a la tentación de traer aquí, por lo insólito, el caso del mexicano Jorge Carrillo. Esta entrevista se publicaba en octubre de 1966.

¿Nada nuevo bajo el sol? En ocasiones, sí. Este es el caso de Jorge Carrillo “Chavalillo”, torero mejicano, más concretamente de Guadalajara, quien se va abriendo paso por esas plazas con un insólito espectáculo. Lo anuncian para matar, como único espada, cuatro toros, y entre el segundo y el tercero se despoja de la casaquilla y, al frente de una orquesta, canta cuplés. ‘Ojos Verdes’, ‘La Salvaora’, ‘La Parrala’, todo eso que ha surgido de la inagotable vena de los señores Valverde, Lesa y Quiroga. “El Chavalillo” dice que lo hace bien, que es “un auténtico profesional en sus dos facetas”. Pero inmediatamente subraya que “lo verdaderamente suyo es el toro”. “Por eso, para abrirme paso y llamar la atención de las empresas -nos ilustra- decidí crear este espectáculo de un solo hombre. No me puedo quejar porque van surgiendo contratos. Ahora que, donde me llamen para actuar en una terna o en un mano a mano, me olvidaré por completo del canto y hasta de la música. La que mejor me suena es la de las ovaciones, pero subrayadas en el corte de orejas”.
Curiosa historia la de Jorge Carrillo. Es desde luego un infatigable luchador y tiene simpatía personal. En 1962 estuvo en España. Entonces era novillero. No pudo torear porque no llevaba los tres contratos en regla que exige el actual Convenio Taurino. Regresó a Méjico y emprendió una larga excursión por Centro y Sudamérica. Donde no se vestía de luces se presentaba como cantante. En Lima actuó con éxito en muchas novilladas y tomó finalmente la alternativa de manos de Raúl Ochoa “Rovira”, teniendo como testigo a Enrique Vera, en La Paz, Bolivia.
En su récord de proezas tiene la de haber llevado, junto con Rovira, la fiesta de los toros a la República de Chile. Fue en el mismo año de su doctorado, el de 1964. Corridas incruentas, con toros peruanos, que llenaron el estadio Dittborn de la ciudad de Arica. En enero de este año retornó a Méjico. Se dio de inmediato cuenta de que era difícil abrirse paso y… surgió entonces el torero cantante.
“Después de matar dos toros no es cosa fácil tener la serenidad suficiente, agitado por el esfuerzo físico de la lidia y la tensión nerviosa del peligro, para cantar bien. Pero sé que lo hago porque me tocan con fuerza las palmas.”

Naturalmente no le faltan las críticas adversas. “¡Esto es lo único que nos faltaba: un cupletista torero!”, dicen los aficionados severos frunciendo el ceño. Pero el hecho es que “El Chavalillo”, tesonero, va cortando orejas por esas plazas y lanzando gorgoritos al viento mientras inunda con su publicidad los cafés donde se escandalizan los taurófilos; los “affiches” dicen con gruesas letras: “Jorge Carrillo “Chavalillo”. ¡Ese es el hombre!”

Y ahí le pueden ver cantando en mitad del ruedo. Si alguien sabe más cosas de él, que las cuente.
Y no quiero despedirme hoy sin agradecerles sinceramente las contribuciones al ‘post’ del pasado viernes. Creo que al final de la serie de las calles y barrios de Zaragoza habremos recordado con nostalgia muchas cosas que creíamos olvidadas. Y les voy a adelantar el tema de la próxima entrega: ¿Cuál es la calle obsesionada por mantener la línea? Pero no adelantemos temas…

Y mañana…
La primera alcaldesa de España

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a El torero que cantaba cuplés

  1. Luis dijo:

    He visto durante muchos años el espectáculo del Bombero Torero, pero desconocía completamente que hubiera existido un Torero que cantara cuplés… curiosísimo.

    Por motivos obvios, ansío ver el post de mañana… aunque si te refieres a mi pueblo, a Gallur, deberías añadir la palabra democrática después de alcaldesa.

  2. tinto de hemeroteca dijo:

    Yo también tengo ganas de leer lo de la primera alcaldesa. ¿También cantaba?

  3. cmlr dijo:

    Los temas relacionados con México tiene siempre unas connotaciones muy especiales para mí y este caso, que no tiene nada que ver con El Bombero Torero, me ha llevado a enviar este comentario.
    En las efemérides taurinas de México aparece la siguiente nota: 17 de Octubre de 1965. Con astados del hato de Yencala, en la plaza de La Paz, Bolivia, el mexicano Jorge Carrillo “Chavalillo” se hace matador de toros siendo apadrinado por el sudamericano Raúl Acha “Rovira” y atestiguado por el peruano Francisco Céspedes.
    El personaje en cuestión sigue siendo muy popular en el mundillo taurino y del espectáculo no solo en México sino también en los ambientes latinos de Nueva York y de casi toda Latinoamérica y, en ocasiones, no lo tenemos tan lejos como podría parecer ya que tiene, según el artículo del periódico, un departamento en Madrid.
    Esta nota, que reproduzco del periódico El Regio, de Monterrey, Nuevo León, y que es de hace solo 3 meses, prueba que no le fue tan mal con su insólita idea “para abrirse paso y llamar la atención:
    El Regio
    Monterrey, N.L. México,
    Jorge Carrillo Chavalillo, todo un señor de los ruedos
    Fecha nota: 8/27/2010
    Por: Agencias
    Aquél afiligranado novillero tapatío, alternante grande de tantos novilleros de aquella época, como lo fueron Pedro de la Serna, Raúl García y Gabriel España. Sí, cuando corría la década de los cincuentas y en nuestro coso titular ofreció la temporada chica de los llamados Sábados Taurinos. Sí, aquí sentó sus reales Chavaillo, de Guadalajara, y la verdad, cautivó siempre con su afiligranado toreo, de ahí que su nombre apareció en muchos carteles, tanto aquí mismo, como en Cadereyta, Reynosa, Matamoros, Saltillo y Ciudad Acuña. Y hay una fecha muy especial: La tarde que, en solitario se encerró con cuatro torazos en el ruedo del coso jimenense, esa tarde también deleitó con su alegre voz a los jimenenses, bailando y cantando lo mejor del canto flamenco. Pasado algún tiempo, tras campañas fuertes, tomó la alternativa de manos del recien fallecido Raúl Ochoa El Ché Rovira, a su vez, padre del cantautor Emanuel. Y claro, hablar de que en los últimos años, ha ofrecido ese bellísimo espectáculo del Toro Mecánico, aderezado con un tablao flamenco, todo ello con la compañía de su guapa esposa Blanca Wizard. Con su espectáculo con Taquillero de nombre, ha recorrido casi todos los países del mundo haciéndolo ello en los cabarets, centros nocturnos, incluso en plazas de toros. Rico, muy rico, es este versátil torero tapatío, el que por su bellísimo y afiligranado arte, le ha recompensado ganancias a tal grado de tener dos departamentos, uno en Nueva York y otro en Madrid, España. Y mire usted, tan grande es este personaje, que en sus giras espléndidas ha sido entrevistado en programas como el de don Francisco, así como el Gordo y la Flaca. Paso a un grande del toreo, quien al igual que sus paisanos Pepe Ortiz El Orfebre y Manuel Capetillo, ha sabido poner muy en alto el pabellón taurino de su natal Guadalajara.

  4. luison dijo:

    También existía un antiguo banderillero que decían había toreado en bicicleta pero yo no me lo creo, se llamaba el tal señor -El Baulero- y casi siempre tenía poca sed.

  5. Mariano García dijo:

    Hola, luison.
    El Baulero existió, y aún hay gente que lo recuerda en Zaragoza. En este enlace tienes una Tinta de Hemeroteca que le dediqué:
    http://www.heraldo.es/blogs/tinta/?p=2202

  6. angelines dijo:

    Gracias Mariano. Por tu visita en mi correo. Hace mucho que sigo Tinta de hemeroteca. Ahora alguna vez me veras por aqui

  7. Millán dijo:

    El Baúlero existió y yo lo vi torear con la bicicleta y también por las calles de Zaragoza con los baúles que llevaba y siempre manejando la bicicleta maravillosamente. Claro que entonces no había tanto trafico, pero estaban los tranvías y eran un peligro muy grande las vías. Y el público lo jaleaba por la calle.

  8. Duardo dijo:

    Impresionante.
    Y algo muy original. Enhorabuena. También soy amigo de Chavalillo gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *