“El deshielo del Ártico indica que habrá más incendios en verano”

“El deshielo del Ártico indica que el riesgo de incendios forestales como los de este verano se incrementa y que cada vez serán más grandes y difíciles de controlar” es la advertencia del experto José Manuel Moreno Rodríguez, catedrático de Ecología en la Universidad de Castilla-La Mancha y vicepresidente del II grupo de trabajo dell IPCC. 

Moreno Rodríguez recibió el Premio Nobel de la Paz como integrante del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) que fue concedido a este grupo de expertos, junto a Al Gore, en 2007. Hoy  miércoles, 26 de septiembre, ha participado en Huesca en el curso ‘Los incendios forestales: efectos ambientales y medidas de restauración”, que se desarrolla hasta el viernes 28. El curso está organizado por David Badía, profesor del Departamento de Ciencias Agrarias y Medio Natural de la Escuela Politécnica de Huesca. El curso continua con diversas ponencias y mesas redondas, hasta el viernes 28. 

¿Qué ha pasado este año, que ha sido tan calamitoso en incendios forestales? 

Las condiciones meteorológicas han sido muy propicias: hemos tenido condiciones extremas propiciadas por fuertes olas de calor, baja humedad relativa y altos niveles de viento. A esto se unía la sequía que se ha sufrido en muchas zonas de España. En una situación así, solo es necesario que alguien ‘prenda la cerilla’ para que se produzcan incendios forestales de tal magnitud que es difícil hacerles frente pese a que tenemos muchos medios.

 ¿Ha sido entonces simplemente mala suerte? 

Estas situaciones de ola de calor se están dando cada vez con más frecuencia y lo mismo ocurre con las sequías. Si se hacen más comunes estas condiciones, habrá cada vez más incendios y serán más grandes. Estas temperaturas altas se han sufrido en una parte muy grande del hemisferio Norte. Y ha sucedido un hecho al que no se ha prestado atención y que es de una importancia enorme: el Ártico ha perdido hielo como jamás habíamos pensado que lo podría hacer en un corto periodo de tiempo. La superficie que ha permanecido helada durante el verano ha sido de sólo algo más de 3 millones de km2 cuando lo normal eran 9 millones de km2 de hielo. Esto excede cualquier cálculo previsto, ni en los escenarios más pesimistas del cuarto informe del IPCC de 2007 se pensó en una desaparición de hielo tan grande, desde luego no para el inicio de este siglo XXI.

¿Y cuales pueden ser las consecuencias de esto?     

El hielo del Ártico se recuperará en invierno pero su grosor ya no será el que tenía, por eso se destruirá más fácilmente al año que viene, y así en los años venideros. Por otro lado, con el deshielo del Ártico se acumula más calor en el planeta, ya que el hielo es una superficie blanca que refleja los rayos solares y se mantiene frío, pero el océano atrapa una buena parte de esa energía y la almacena en forma de calor en su seno. Algunos modelos empiezan a predecir que lo que ha pasado este verano en el Artico se acelerará de manera que antes de que termine esta década podamos conocer veranos sin hielo en el Ártico. Esta es una predicción que rompe todas las realizadas con anterioridad.

 A algunos les parecerán mejor: más calorcito…

Eso disparará el calentamiento en todo el hemisferio Norte  y los fenómenos climáticos extremos. El deshielo del Ártico indica que el riesgo de incendios forestales como los de este verano se incrementara enormemente y que cada vez serán más grandes y difíciles de controlar, pues más cambio climático significa más olas de calor, entre otros efectos adversos.

Estos días han ardido otras 5.000 hectáreas en Valencia y ha habido que desalojar varias localidades.     

Es una tragedia muchas de las cosas que estamos viendo. No obstante, hay que ser consciente de que algunas de las cosas que ocurren no lo hace porque sí. Hemos visto este verano incendios afectando a urbanizaciones rodeada de vegetación. Muy probablemente esto se ha hecho ignorando el riesgo que el fuego podía suponer. La urbanización de un enclave tiene que tener en cuenta la vegetación  y los riesgos de incendio. La gente ve aviones y helicópteros y se siente segura pero esto es engañosa. Estamos viendo cómo se generan incendios de tal magnitud, que avanzan tan rápido por la sequedad, por el viento… que es tremendamente difícil hacerles frente. Algunas de las tragedias humana de este verano no se habrían producido hace unas décadas simplemente porque antes no había casas en ciertos parajes. Ignorar la realidad es muy caro, y mucha gente va a sufrir las consecuencias de planificar dando la espalda a la ciencia.

 ¿Qué diría a quien todavía no se cree el cambio climático? 

Quien afirma que el cambio climático es fruto de la realidad febril de algunos científicos simplemente o miente o es un ignorante. Algunos tienen opinión, mucha opinión, incluida opinión interesada. Pero nada de lo que dicen lo avala la ciencia. A muchos les cuesta aceptar esta realidad porque, tal como se lo enseñaron de pequeñito, siguen pensando que el mundo, nuestro planeta, es inmutable, fijo. Y, sin embargo, los científicos sabemos que eso no es así. Nosotros cambiamos el planeta, y lo hacemos desde que nacimos como especie, primero a ritmo a lento, ahora, con toda nuestra tecnología a ritmos que asustan, o deberían asustar. El cambio climático trae desgracia para muchos, desde luego para los que peor viven, pero no son los únicos. Que nadie se sienta excluido, como quedó demostrado en 2003 cuando las olas de calor se llevaron por delante a decenas de miles de nuestros conciudadanos. No hay explicación cientifica mejor para explicar lo que está pasando en el planeta que no sea la de que el hombre, con su acción, esta cambiando el sistema climático. La prueba inequívoca puede que tarde, pero lo que ahora sabemos es que sus efectos empiezan ya a estar con nosotros. Si, como se han comprometido los gobiernos, no queremos que el cambio climático adquiere niveles peligrosos, la adopción de medidas para reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero no pueden esperar más.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “El deshielo del Ártico indica que habrá más incendios en verano”

  1. Y pensar que todavía hay quien no acepta que haya cambio climático. Y pensar que hay quien todavía da la espalda a la economía verde y sostenible. En fin…mayor concienciación es lo que hace falta. Cada uno debemos aportar nuestro granito de arena…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *