‘Arca’, ¿la nueva sensación? Eso ‘vende’ el Rock de Lux

¿El pop muerto? ¿La música de hoy sin anclajes de presente ni de futuro? No hay que preocuparse. Nuevamente el Rock de Lux ha dado con la tecla de la salvación, de la procreación del género para hoy y para los restos.

Los días de hospital se hacen largos. Así que uno rompió su estampida de hace meses de la revista más esnob y sectaria que se edita en este país y encargó el número extra del verano para hacer más llevadera la convalecencia con su vicio número uno, la música y las revistas musicales. En portada, un tipo con fajín negro en el abdomen, tanga y medias posaderas al aire. Atiende al nombre de Arca, nombre ignoto para mí, y supongo que para el 90% de los mismos lectores del fanzine de colorines. Mas en el interior se habla de que es la mano derecha de Björk, ¡oooh!, y no sé qué glorias más: nacido en Caracas como Alejandro Ghersi y afincado en Londres, ha trabajado con Kanye West, Kelela o Frank Ocean y “ningún productor de su generación puede medirse ante la potencia expresiva de su sonido inverosímil, tóxico y elástico”…

Spotify al canto para ver si tanta gloria se corresponde con la realidad y hasta merece una portada en una revista musical… Ufff, fraude. Una vez más la revista catalana comete fraude de ley al ensalzar la extravagancia, la mediocridad, la jeringonza, la insignificancia más absoluta. Un tipo sin voz que, en el álbum homónimo que le lleva a la portada, farfulla textos incomprensibles sobre fondos de teclado como el niño cuando se pone tontito ante una grabadora y la complacencia familiar. Inaguantable. Ni experimentación, ni ideas, ni novedad, ni gaitas. Fatigante, obtuso. Él mismo, Arca, afirma que le agota escuchar su propia música.

Dicho en plata: pufo. Una broma de mal gusto. Dentro de unos años no se acordará de Arca ni el mismo que escribió el artículo, un tal Juan Monge. No hay que echar la vista muy atrás en la hemeroteca del Rock de Lux para comprobar la hilera de encumbramientos fatuos y engañosos perpetrados por el fanzine. Es su línea.

Otro petardazo de esnobismo de una publicación musical cuyo misterio es cómo perdura en el mercado español, vendiendo la mercancía tan barata y escasa de interés que vende, con músicos y grupos artríticos, glaciales, indiferentes, un-todo-vale de medianías actuales, sin exigencia artística, sin nivel, sin filtros de calidad, sin firmas de fuste, con un director incapaz de ensartar un simple editorial y unos redactores, por lo general, parvularios, atados al snobismo más purulento y con escasa visión histórica.

No digamos cuando saltan a hacer periodismo ‘serio’, caso de los obituarios. Ozú, qué especial más infumable y mal escrito pergeñaron a raíz de la muerte de Leonard Cohen. Lo siento por Luis Lles, mucha modernidad, mucha periferia y mucho pirisur, pero qué planitud, qué estilo ‘wikipediano’ más extremadamente ramplón y simple, qué escasez de recursos e imaginación en la escritura, qué falta de análisis, derramó en el artículo ‘de fondo’ que abría aquel especial sobre el bardo canadiense. Y ello, sin las prisas que impone un obituario en un periódico diario. Lástima que estando por allí el gran Alberto Manzano, biógrafo, estudioso y amigo de Leonard Cohen, no se encargara de desentrañar y ubicar la vida y obra del gran poeta musical. Incomprensible.

Otros cinco euros tirados en el Rock de Lux, en un periodismo musical pueril en el que lo moderno por ser moderno se convierte en categoría máxima, en ideario y brújula de sus contenidos, obviando por lo general el pasado e incluso lo actual con poso e inteligencia. Un ‘arca’ o baúl, en fin, que cierro de nuevo. No estoy dispuesto a mantener extravagancias y esnobismos con falsos distintivos de modernidad y originalidad. No se me caerá ni una lágrima de pena el día que cierre tan falsario fanzine de fraudulentas actualidades.

Ah, y ahórrese cualquier disidente el epíteto de viejuno, desactualizado o cualquier otro similar. Sé muy bien dónde estoy y por dónde camino. Y a dónde voy.

Esta entrada fue publicada en Nacional. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ‘Arca’, ¿la nueva sensación? Eso ‘vende’ el Rock de Lux

  1. Brand Old Sound dijo:

    Bueno, bueno, la verdad es que esta entrada me plantea muchos problemas…

    El primero consiste en lo errado de atizar a un artista (al que no había escuchado antes de leer esta entrada) para fustigar una revista por quizás otras razones…

    Veamos: cuando uno lee tu opinión sobre este artista, porque es una opinión, en modo alguno una crítica argumentada. uno tiene la impresión de que la escucha y el acopio de información se ha hecho de modo superficial:

    “nombre ignoto para mí, y supongo que para el 90% de los mismos lectores del fanzine de colorines”: Creo que este artista ha participado en varias ediciones del Primavera y del Sonar cuyos públicos constituyen buena parte de los lectores de esta revista.

    “un tipo sin voz”: por lo que entiendo de esta expresión, en términos estrictos de ejecución musical es algo aplicable al 99 por ciento de los artistas pop-rock (¿”Tiene voz” Mick Jagger, Bruce Springsteen? ¿Realmente es esto importante?). A tenor del tratamiento de la voz que se hace en su disco, me es imposible saber cuáles son las capacidades vocales del tipo, pero si que me da para entender que su uso esta en consonancia con el tono del disco.

    ” farfulla textos incomprensibles”: esta es un argumento clásico. Se utilizó para menospreciar a gente como Héroes del Silencio en su tiempo…No creo para nada que los textos de este mozo sean para nada herméticos, y creo que lo ha dicho en entrevistas. Experiencia personal, intimismo, una homosexualidad difícil de asumir, el lado oscuro de las relaciones amorosas, en fin, letras que quizás puedan decir algo a un buen montón de gente.

    “sobre fondos de teclado ” (y dejo de lado el final de la frase porque no es serio dentro de una crítica musical). Bueno, más que teclados a lo Nacho Cano, lo que escucho son samplers, algún sintetizador modular, programaciones, y un teclado, claro, aunque no sea preponderante.

    ” Ni experimentación, ni ideas, ni novedad, ni gaitas.” ¿Y? No veo el problema. Es cierto, que utiliza una base de ambient (suena un poco a veces al Eno de los 70), un poco de concrète, algún drone, otro poco de collage electroacústico, una brizna de influencia de la música electrónica alemana de los 70, y otro tanto de EDM para agenciar canciones. Nada nuevo y nada problemático, desde luego. Es un disco más conservador en términos instrumentales que “Xen”, desde luego, su primer disco.

    “Fatigante, obtuso. Él mismo, Arca, afirma que le agota escuchar su propia música.” ¿Es realmente lo que ha querido decir el artista o solo lo utilizas para servir tu argumento?

    “Dentro de unos años no se acordará de Arca ni el mismo que escribió el artículo,”. Aparte de ser un vaticinio un poco perentorio, lo que señalas es un signo de los tiempos, y depende poco de la calidad de lo que se ofrezca musicalmente. Hoy, para los jóvenes, los Beatles, Stones y cia. son una camiseta de H y M, un estuche, un tazón o cosas por el estilo. Personalmente, la música que más me pone hoy de los 70, aunque siga influyendo (Arca es un ejemplo) está completamente olvidada. No me plantea el mínimo problema para seguir escuchándola.

    “Dicho en plata: pufo. Una broma de mal gusto”: una conclusión un poco perentoria. No están de acuerdo contigo Rolling Stone, Pitchfork, The Wire, New York Times. The New Yorker, The Guardian y la críticas de internet como Allmusic y consortes. Son positivos, aunque más moderados, The Irish Times o The Observer…Para mí, tras dos escuchas, tampoco me lo parece. A pesar de su accesibilidad es un disco con mucho compromiso personal (y eso es un mérito), un disco conceptual, y entras en él o no. La verdad es que no es mi caso a pesar de que haya momentos que en los que sí entre (el primer corte, por ejemplo, con esos ecos de Astmus Tiechtens). Propone algo más que escuchar, sin más, y hay un trabajo detrás y una intención, una toma de riesgo…Como señalo al principio, creo que tu problema va más con Rock de Lux, y allá vamos.

    Segundo problema: las revistas musicales, lo que es un vasto problema.

    “la revista más esnob y sectaria que se edita en este país “: no lo sé. Lo que si sé es que Rock de Lux ocupa su cuota de mercado, su espacio, con su línea editorial. No me interesa para nada, pero no le veo problema alguno.

    “la hemeroteca del Rock de Lux para comprobar la hilera de encumbramientos fatuos y engañosos”: si tiramos de hemeroteca, que tire la primera piedra el que esté libre de pecado. Por otro lado, plantea una cuestión interesante: si como cantaban unos “radio killed radio star”, internet mató una cierta manera de hacer periodismo musical, y hemos pasado de lo prescriptivo a lo descriptivo. Personalmente, tiene aspectos positivos, porque los discursos de autoridad se pueden poner en tela juicio más facilmente. También ha creado un totum revolutum de textos de baja calidad, al lado de textos y podcast radiofónicos de gente que no se dedica forzosamente al periodismo de muy buena calidad. No me parece que RDL “encumbre”. Si pone a Arca en portada por una entrevista es quizás a raíz de su paso por el Primavera, la buena acogida, y las críticas positivas a nivel internacional. Otras revistas, con su línea editorial van a poner a Fito y los Fittipaldis, o Amaral.

    ” cuyo misterio es cómo perdura en el mercado español.” Es muy sencillo, tienen su público, y como he dicho, su espacio, dentro de las revistas musicales generalistas. Independientemente de la calidad de contenidos en el interior, cuando se lee la portada, comprendo perfectamente que haya gente a la que le interese leer algo sobre Violeta Parra, The Residents o una entrevista a Cathérine Meurisse como a otra le apetece leer algo sobre U2 o Coldplay.

    ” vendiendo la mercancía tan barata y escasa de interés que vende, con músicos y grupos artríticos, glaciales, indiferentes, un-todo-vale de medianías actuales, sin exigencia artística, sin nivel, sin filtros de calidad, (…) atados al snobismo más purulento y con escasa visión histórica.” No lo creo. Simplemente tienen otros filtros y otra visión histórica.

    “pero qué planitud, qué estilo ‘wikipediano’ más extremadamente ramplón y simple, qué escasez de recursos e imaginación en la escritura, qué falta de análisis,” Por fin, un argumento con base y poso. Creo que es atinado, aún así no creo que en el resto de revistas sea mucho mejor (es una de las razones por las que apenas las leo). RDL palidece en este sentido, independientemente de la línea editorial, con el trabajo que se hace en Pitchfork o en The Wire, dos medios en línea de los que se nutre en cierta manera. Anadiría también que no solo es el periodismo musical sino el periodismo nacional sin más. Basta con abrir los llamados periódicos de referencia nacionales y regionales para darse cuenta, y no solo son las “firmas jóvenes”, también son las “autorizadas” las que no se salvan de la quema…Comparativamente, para dar un idea de la decadencia periodística, en Francia aún se puede leer Le Monde o Libération y no comparemos ya con la prensa de EEUU o británica. Francamente preocupante. Afortunadamente, tanto musicalemente como en términos de actualidad hay donde elegir, y está a un clic.
    “No se me caerá ni una lágrima de pena el día que cierre tan falsario fanzine de fraudulentas actualidades.” ¿Tanto como para vaticinar (¿o desear?) el cierre de compañeros de profesión? Parece un contencioso profundo el que tienes con ellos…Si cierre hay, aunque ni me vaya ni me venga, si que entiendo que habrá una cierta pérdida de la diversidad periodística en ese ámbito. ¿Es deseable?

    En definitiva, no creo que sea un problema de “viejunez” ni de “desactualización”, para mí el problema radica en el mismo aspecto que criticas a RDL: la critica (si se le puede llamar así) del disco de Arca, aparte de estar contaminada por el asunto RDL, adolece de todo lo que criticas a la revista en cuestió, porque se parece más a lo que podamos escribir en este lado del blog que a una crítica. Como lector de este blog, si que me gustaría que incluso para desautorizar a un artista leerte el mismo rigor que utilizas para ensalzar a otros. Un ejemplo es la entrada de The Pretenders, que dicho sea de paso ni me gustan ni me interesan, que fue una delicia de lectura. Quizás daría más juego. Puedo entender la pataleta con RDL, estás en tu derecho, pero le falta argumento, que en ningún caso puede ser un artista como excusa.

    Tercero: De verdad, ¿qué problema te plantean los fanzines para menospreciarlos tanto?

    Saludos.

  2. michael laudrup dijo:

    Éste es el Matías que me gusta leer, duro a veces, incisivo…pero necesario en tiempos donde la mediocridad copa las emisoras de radio y revista musicales.

  3. Perkins dijo:

    A mi también me gusta este Matías incisivo que dices Laudrup, aunque en general me gusta casi todo él. Coincido mucho con sus comentarios, es ameno, nada retorcido y tiene muy buen gusto, conoce la historia del rock y no se deja engatusar por sandeces como las del Rock de Lux o el Mondo Sonoro, que vaya tropa de modernos sin puta idea y halagando mediocridades.
    Hacía tiempo que no pasaba por aquí y veo que sigue el tal Old Sound, qué pesadico y qué ladrillo eres maño. Orgasmarás bien después de las palizas que das. Vas de culto y enterao, pero dices más mentiras que en la catequesis. Pareces la verdad superior, el mundo tendría que pararse ya con dioses así. ¿Y dices que enseñas? Pobres alumnos, se volverán locos, o se dormirán. Vaya ladrillo que le has metido a Matías y a Julio Hendrix. Para có, que a mi lo que me interesa es lo que dice “el duro Matías”, no sé porqué pierdo el tiempo con este rolleras.

    • Brand Old Sound dijo:

      Nen, vete al Marca a comentar que te sentirás mejor si no te llega para rebatir, que no vengo aquí a que me contemplen ni a ganar “likes” del primer mindundi que pasa, o sé consecuente y aplícate lo que dices y te callas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *