Gregg Allman, pilar fundacional de la Allman Brothers Band, se va con 69 años

Ha muerto Gregg Allman, lo que significa que ha muerto uno de los grandes del rock. Sí, él fue el artífice, el segundo pilar fundacional, junto a su hermano, el gran Duanne Allman, de una de las grandes bandas de la historia del género, The Allman Brothers Band.

Gregg llevaba varios años enfermo, necesitando en 2011 un transplante de hígado. Drogas y alcohol fueron los causantes de estas ‘averías’ que han terminado llevándoselo a los 69 años. Una vida ajetreada, con seis matrimonios, uno de ellos con Cher, y su pelea por mantener en pie la Allman tras la muerte, en 1971, de su hermano en accidente de moto. También por sacar a flote su carrera en solitario, que no logró cuajar, aunque tuvo buenos destellos discográficos.

Su larga melena rubia, su órgano Hammond y su voz terrosa fueron las grandes marcas que le identificaron en aquella banda prodigiosa que formó junto a su hermano. ‘The Allman Brothers Band’ (1969) y ‘Idlewild South’ (1970), este una verdadera joya, fueron sus dos primeros álbumes, que en España vieron la luz conjuntamente en 1973 con el título de ‘Begginings’. Pero curiosamente fue con un álbum en directo, ‘At Fillmore East’ (1971), algo nuevo y revolucionario en la industria, con el que dieron el pistoletazo mundial de la fama. Un disco para la historia, del que ya me ocupé en este blog, con siete piezas que ofrecían una compacta y sutil aleación de blues, rock, country y jazz.

Cream había abierto el camino de la improvisación y de las llamadas ‘jam-sessions’, pero aquello era otra cosa, al añadir el toque sureño y bluesero, amén de la sensibilidad que transparentaban piezas como la icónica ‘In Memory Of Elizabeth Reed’ o el exotismo de ocupar una cara con solo una pieza, caso de los 22 minutos de ‘Whipping Post’. La portada doble, en negro riguroso, con los seis miembros de la banda riendo a carcajada limpia delante de los baúles de su equipo musical en la trasera del Fillmore de Nueva York, terminaba por cuajar la iconografía de aquel fabuloso disco. Siguió otro doble, ‘Eat A Peace’ (1972), mitad en directo mitad en estudio, un disco inacabado porque justamente, mientras que se estaba grabando, Duanne Allman se mató al estrellarse su moto contra un camión.

El esquema organizativo e instrumental de la banda, como señalaba en la entrada de 2011, no podía ser más peculiar ni menos revolucionario para la época, e inclusive para el mismo desarrollo posterior del rock: la Allman contaba, además de Gregg Allman como cantante y organista, acolchando las piezas o ‘punteando’ solos cual guitarrista, con secciones dobladas en las guitarras y en las baterías. Eso daba lugar a unos entrelazados sugerentes y sutiles entre sus dos guitarristas, Duanne y Dicky Betts, a la vez que los dos baterías –Jay Johanny Johanson y Butch Trucks- llenaban el espacio de fondo de manera carnosa y delicada. Algo que, a su vez, permitía que de una canción de cinco minutos saliera una ‘jam-session’ de 30 o 40 minutos.

‘Brothers & Sisters’ (1973) fue una pequeña decepción para quienes seguían demandando el viejo blues de antaño. Entró en liza el pop y el country, aunque, pese a las críticas de los más puristas, aún elevó más alto a la banda. ‘Jessica’ o ‘Ramblin’ Man’ fueron, fundamentalmente, las canciones causantes, amén de aquella nutrida y risueña foto del interior y el niño de la bucólica portada otoñal. Como tantos discos y tantos libros, tienen su pequeña historia personal para quienes los consumimos: este no se me olvidará nunca que lo adquirí en una tienda de los Campos Elíseos de París, ¡más allá de las doce de la noche!, así como ‘At The Fillmore’ fue fruto de una de mis frecuentes razias discográficas a Andorra en los setenta. Londres fue lugar también para abastecerse: allí cayó el directo ‘Wipe The Windows’, con una belleza de carpeta. Los tiempos en España para hacerse con discos fuera de lo comercial no eran realmente fáciles.

‘Win, Lose Or Draw’ (1975), el más flojo de la carrera, fue el último de la primera etapa, toda vez que la banda acabó disolviéndose en 1976. ‘Enlightened Rogues’ (1979), ‘Rich For The Sky’ (1980) y ‘Brothers Of The Road’ (1981) fue el fruto del retorno hasta que las puertas se volvieron a cerrar una vez más, para luego, en 1989, volver a renacer con algunos discos potables, una buena legión de nuevos seguidores y cambios de formación a tutiplén, dando entrada incluso al luego guitarrista de Gov’t Mule, Warren Haynes. Y también no pocos malos rollos y peleas. En 2014 el grupo bajó la persiana definitivamente.

Paralelamente a todo ello, desde 1973, Gregg fue trazando su carrera en solitario con actuaciones individuales y una decena de álbumes –uno de los mejores, el último que grabó en 2011, ‘Low Country Blues’- en los que puso especial énfasis en el soul y el gospel, pero obviamente sin olvidar el blues y jugando esporádicamente con el country, las cuerdas, los metales, los coros femeninos e incluso revisionando, eso sí de forma muy breve, viejas piezas de la Allman como la citada ‘Whipping Post’, una sombra (maravillosa) que pese a sus intentos de distanciamiento en solitario le persiguió siempre. Americana de pura cepa que, pese al auge del estilo en los noventa y estos dos mil, deja chiquititos a no pocos de sus discípulos.

“Era un alma amable y dulce con la mejor risa que jamás he oído. Su amor por su familia y sus compañeros de banda era apasionado, igual que el cariño que tenía a sus extraordinarios fans. Gregg era un compañero increíble y un amigo aún mejor. Todos le echaremos de menos”, ha escrito su representante Michael Lehman en la web del artista, donde hoy se dio a conocer la muerte. Descanse en paz.

En su memoria:

Esta entrada fue publicada en Internacional. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Gregg Allman, pilar fundacional de la Allman Brothers Band, se va con 69 años

  1. Detroit Rock City dijo:

    RIP=Rock In Peace

  2. Brand Old Sound dijo:

    “Rarities” de estos mozo de jovenzanos: https://www.youtube.com/watch?v=UaJ7Cvcm-qg Bella voz y guitarra sorpresiva la de Greg Allman. Gran álbum, desde luego, que se salía de la horterez de latin-jazz.rock, mesurado y creativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *