Listas, auditorías, funcionarios y elecciones

Tras el paréntesis postelectoral del 22 de mayo, el veraniego y las fiestas del Pilar, debería estar en plena vorágine la acción institucional y el funcionamiento de los departamentos de la DGA. Pero da la impresión de que todo está igual que a principios de año: en una permanente precampaña, pendientes de las generales y ralentizando las decisiones para no descubrir las cartas que puedan influir en los resultados electorales. Hasta las listas de los partidos van más en la línea del interés interno que en apostar por los que demandan los ciudadanos, asumiendo el riesgo de equivocarse. Cabe citar como excepción la propuesta de CHA e IU, que abre una vía por la izquierda, con posibilidades de un escaño por Zaragoza, que no favorece al PP y perjudica bastante a un PSOE que de salida ya va muy tocado y con escaso peso para levantar las expectativas.

Así que en este escenario se siguen sin conocer qué políticas concretas va a aplicar en todos los campos el nuevo Gobierno aragonés. Se saben algunos apuntes, que suenan un poco a globos sondas para ver cómo reaccionan los afectados y luego retocar las intenciones si los efectos electorales pueden ser más negativos de lo previsto. Como la congelación salarial de los empleados públicos para 2012, a los que les cae la china gobiernen unos u otros. O la famosa auditoría interna, de la que se sabía el resultado antes de encargarla, para justificar ajustes y recortes y conocer desfases y desmanes presupuestarios y financieros.

Vamos, que hasta que no pase el 20 de noviembre no se sabrá con certeza cómo quedan las políticas sociales. Es decir, hasta dónde van a llegar los recortes en sanidad, educación, prestaciones, ayudas a los municipios y comarcas y en las inversiones. Porque con la congelación salarial de los funcionarios, si se llega a aplicar, más la reducción de cargos, escoltas, gastos de protocolo…, no llega para cubrir los desfases ni para ajustar el déficit. Y no bastará con reducir el presupuesto de 2012 un 4,5%. Pero eso no nos lo dirán hasta que pasen las elecciones. Casi un año perdido.

Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Listas, auditorías, funcionarios y elecciones

  1. Jose Abel dijo:

    A mi lo que me joroba la marabunta institucional, comarcas, diputaciones provinciales, aragonestv, etc que si todo eso se suprimiera se aliviaría el presupuesto de la Autonomía, y no recortando y recortando el sueldo de los funcionarios como si 1300 eurazos fuera a arreglar una región tan devastada como la aragonesa, a mi cada vez me da más ganas de trabajar más y más porque desde que empecé hace 20 años en la función pública solo he oido hablar de recortes y contención salarial porque si no nos cargamos el sistema ahora que va bien

  2. Luis dijo:

    No me gustan las UTE´s (uniones temporales electorales), las izquierdas tienen que trabajar juntas y no unirse simplemente por conseguir un sillón y colocar a los no colocados en las negociaciones anteriores.

  3. alba dijo:

    La de los 1300 eurazos, que no se queje, que después de 26 años en la Administración Central, mi pareja gana 1035 euros………….. Ahí queda eso. Quizás habría que quitar a todos los contratados o que los traspasen de Central y así bajaría el déficit de la administración autónoma, ya que la Central, está en los límites establecidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *