Ricos vinos de garnacha blanca

Novedades. Entre los blancos aragoneses de la nueva añada que están llegando al mercado hay algunos, cada vez menos, que están elaborados en distintos porcentajes con uvas de la variedad garnacha blanca. Y muy pocos son los que se hacen exclusivamente con esta variedad, como estos  dos que catamos hoy, muy elegantes y originales.

Los blancos de chardonnay, gewürztraminer, riesling, verdejo, incluso de sauvignon blanc y de viognier, han acabado por dominar prácticamente este sector del mercado vinícola dejando arrinconadas a variedades tradicionales como la macabeo y, más todavía, a la garnacha blanca.
Sin embargo, en los últimos tres o cuatro años, algunos enólogos han terminado redescubriendo las virtudes de la garnacha blanca, una mutación de la garnacha tinta muy difundida por todo el valle del Ebro, que antaño era el componente fundamental de blancos de color pajizo, muy austeros en aromas aunque bastante bien estructurados.
Será por los avances en la viticultura  o por el afán de los técnicos, pero el hecho es que ahora se están haciendo vinos extraordinarios con esta variedad, en un proceso que recuerda bastante a lo ocurrido desde hace algo más de una década con la garnacha tinta, una uva denostada en épocas no tan lejanas.
Varias bodegas aragonesas incluyen en sus blancos porcentajes variables de garnacha blanca y cada vez son menos las que elaboran monovarietales con esta uva, que tan buen rendimiento da en climas secos y suelos pobres como los que caracterizan a muchas zonas de Aragón. Entre estas últimas están los casos de Bodegas Osca, en la D. O. Somontano, de donde sale el Mascún Garnacha
Blanca. Acabo de catar el de 2012 y es un vino excelente, de una finura y elegancia que sorprende gratamente desde el primer momento.
Aunque la ficha de cata resalta sus referencias frutales, a mí se me antoja muy floral, aunque sí que hay cítricos, almendras y alusiones a albaricoques. En boca es muy fresco y tiene también sensaciones cremosas. Todo un descubrimiento.
El otro monovarietal se elabora en el Bajo Aragón y llega con la etiqueta de Evohé. Las cualidades que distinguen a este vino se consiguen con un minucioso trabajo
en bodega, como la técnica del batonage, proceso que permite dejar las finas levaduras procedentes de la fermentación en contacto con el mosto después de su fermentación, con lo que se consigue un vino con un paladar mucho más amplio, en el que se pueden apreciar, además de aromas cítricos y florales típicos de la variedad, referencias a frutos secos, como avellanas. Gran vino de aperitivo y para acompañar platos de pescado azul, por ejemplo.

Mascún

Mascún Garnacha Blanca 2012.
Elaborado por Bodegas Osca (Denominación de Origen Somontano) con uvas 100% de garnacha blanca.
Precio: 7 euros.

 

evohé

Evohé Garnacha Blanca 2012.
Elaborado por Evohé Bodegas  (Zona de Vinos de la Tierra del Bajo Aragón) con uvas 100% de garnacha blanca.
Precio: 6 euros.

Esta entrada fue publicada en bares, productos, restaurantes, vinos y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ricos vinos de garnacha blanca

  1. Abilayos dijo:

    No los conocía, a ver si tengo la oportunidad!

  2. Mise dijo:

    El maridaje perfecto del vino blanco son los mariscos, por excelencia, pero queda increíble con carnes blancas más aún si es de tal calidad como los expuestos en ésta página. Buen blog!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *