Terapias en el jardín

Si quieres puedes leer esta entrada en inglés

Desde Suecia llega un nuevo paisajismo que se centra en el bienestar y la integración

Nos contaba ayer un amigo que en Bulgaria, hasta hace pocos años, siempre había un agricultor que cantaba mientras los demás segaban el trigo, araban el campo o preparaban la cosecha. Dicen los expertos que ese canto, esa entonación tan concreta que tienen las misteriosas voces búlgaras, ayudaba a soportar el duro trabajo físico y las largas horas bajo el sol. «Se creaba una conexión entre la persona y la naturaleza, un estado mental que mejoraba la salud en general».

JUNTOS. La horticultura permite el trabajo en equipo y el descanso en comunidad. Propone crear jardines donde haya ejercicio y, también, integración.

Jardines, huertas, terrazas o balcones pueden ser terapéuticos. «Espacios de actividades para el envejecimiento activo, para enfermos crónicos, personas que sufren depresión o que atraviesan algún momento crítico en su vida. Un jardín adaptado y preparado será beneficioso para su salud física y mental», resume Karin Palmlöf, ingeniero agrónomo de Uppsala (Suecia), quien, desde hace apenas un año y medio, ha aterrizado en España para crear paisajes con su empresa Jardines Terapéuticos.

La idea del jardín como terapia no es nueva, pero esta última década se ha convertido en una revolución en los países nórdicos. Porque mejoran la calidad de vida, el estado de ánimo, el ciclo del sueño y del apetito… «Consiste en adaptar el espacio a las necesidades de esas personas. Un jardín no solo ha de ser para ver y descansar, también para realizar ejercicio físico. Puede ser mediante la horticultura, pero también para hacer yoga o taichí, estiramientos o mindfulness–enumera Palmlöf–. Incluso podemos convertir nuestro propio jardín o terraza en un rincón que nos ayude a relajarnos y sentirnos mejor. Podemos crear un rincón donde realizar una actividad que nos llene. Lo ideal es que sea un espacio donde tengamos intimidad, ya sea con setos o plantas, y donde podamos sentirnos relajados». Bancales elevados ayudarán disfrutar de la horticultura a las personas de edad más avanzada que ya no pueden arrodillarse como antes, o para las personas con discapacidad».

APOYO. Los jardines tienen espacio para personas con movilidad reducidad. La visibilidad de todos los colectivos es fundamental en una ciudad.

El objetivo es que los parques y jardines de los municipios no tengan ya solo la función ornamental, sino que también aporten un beneficio. Además, esos espacios pueden estar mantenidos por personas discapacitadas, con el fin de facilitar su integración laboral. «Yla integración va más allá, porque los parques han de ser un lugar de encuentro social, un espacio común de diversión. Quizá en el centro de la ciudad eso sea difícil, pero en la periferia los parques y jardines no pueden ser solo ornamentales. Si personas enfermas o discapacitadas están allí para ser atendidos en terapias, se cumplirá una función integradora:podremos ver a afectados por alzheimer, por ejemplo, en un contexto positivo y activo. Porque ahora solo se ofrecen imágenes negativas».

IDEAS. Bancales elevados para jardineros en silla de ruedas o con problemas de movilidad. Olores y objetos ayudan a evocar recuerdos en las terapias.

Palmlöf ya ha realizado el proyecto de cuatro patios en el centro de actividades ambulatorias en el Hospital 12 de Octubre de Madrid, un proyecto de jardín para el departamento de psiquiatría infantil del hospital del Niño Jesús de Madrid, y otro diseño para el Centro Estatal de Referencia Nacional de Alzheimer, para un jardín terapéutico. Suele trabajar con módulos, unos de cuidado y mantenimiento de plantas para gente mayor;otro, de intervención global, que combina la horticultura con espacios de relajación;un tercero está dirigido a personas con pérdida de orientación, para que puedan moverse libremente dentro del jardín sin la preocupación de desorientarse, y un cuarto módulo se dirige a terapias reminiscentes, donde objetos de la vida cotidiana, olores y sabores que se encuentran en el jardín ayuden a evocar recuerdos del pasado.

Esta entrada fue publicada en Reportaje de la semana y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *