Terapias en el jardín

Si quieres puedes leer esta entrada en inglés

Desde Suecia llega un nuevo paisajismo que se centra en el bienestar y la integración

Nos contaba ayer un amigo que en Bulgaria, hasta hace pocos años, siempre había un agricultor que cantaba mientras los demás segaban el trigo, araban el campo o preparaban la cosecha. Dicen los expertos que ese canto, esa entonación tan concreta que tienen las misteriosas voces búlgaras, ayudaba a soportar el duro trabajo físico y las largas horas bajo el sol. «Se creaba una conexión entre la persona y la naturaleza, un estado mental que mejoraba la salud en general».

JUNTOS. La horticultura permite el trabajo en equipo y el descanso en comunidad. Propone crear jardines donde haya ejercicio y, también, integración.

Jardines, huertas, terrazas o balcones pueden ser terapéuticos. «Espacios de actividades para el envejecimiento activo, para enfermos crónicos, personas que sufren depresión o que atraviesan algún momento crítico en su vida. Un jardín adaptado y preparado será beneficioso para su salud física y mental», resume Karin Palmlöf, ingeniero agrónomo de Uppsala (Suecia), quien, desde hace apenas un año y medio, ha aterrizado en España para crear paisajes con su empresa Jardines Terapéuticos.

La idea del jardín como terapia no es nueva, pero esta última década se ha convertido en una revolución en los países nórdicos. Porque mejoran la calidad de vida, el estado de ánimo, el ciclo del sueño y del apetito… «Consiste en adaptar el espacio a las necesidades de esas personas. Un jardín no solo ha de ser para ver y descansar, también para realizar ejercicio físico. Puede ser mediante la horticultura, pero también para hacer yoga o taichí, estiramientos o mindfulness–enumera Palmlöf–. Incluso podemos convertir nuestro propio jardín o terraza en un rincón que nos ayude a relajarnos y sentirnos mejor. Podemos crear un rincón donde realizar una actividad que nos llene. Lo ideal es que sea un espacio donde tengamos intimidad, ya sea con setos o plantas, y donde podamos sentirnos relajados». Bancales elevados ayudarán disfrutar de la horticultura a las personas de edad más avanzada que ya no pueden arrodillarse como antes, o para las personas con discapacidad».

APOYO. Los jardines tienen espacio para personas con movilidad reducidad. La visibilidad de todos los colectivos es fundamental en una ciudad.

El objetivo es que los parques y jardines de los municipios no tengan ya solo la función ornamental, sino que también aporten un beneficio. Además, esos espacios pueden estar mantenidos por personas discapacitadas, con el fin de facilitar su integración laboral. «Yla integración va más allá, porque los parques han de ser un lugar de encuentro social, un espacio común de diversión. Quizá en el centro de la ciudad eso sea difícil, pero en la periferia los parques y jardines no pueden ser solo ornamentales. Si personas enfermas o discapacitadas están allí para ser atendidos en terapias, se cumplirá una función integradora:podremos ver a afectados por alzheimer, por ejemplo, en un contexto positivo y activo. Porque ahora solo se ofrecen imágenes negativas».

IDEAS. Bancales elevados para jardineros en silla de ruedas o con problemas de movilidad. Olores y objetos ayudan a evocar recuerdos en las terapias.

Palmlöf ya ha realizado el proyecto de cuatro patios en el centro de actividades ambulatorias en el Hospital 12 de Octubre de Madrid, un proyecto de jardín para el departamento de psiquiatría infantil del hospital del Niño Jesús de Madrid, y otro diseño para el Centro Estatal de Referencia Nacional de Alzheimer, para un jardín terapéutico. Suele trabajar con módulos, unos de cuidado y mantenimiento de plantas para gente mayor;otro, de intervención global, que combina la horticultura con espacios de relajación;un tercero está dirigido a personas con pérdida de orientación, para que puedan moverse libremente dentro del jardín sin la preocupación de desorientarse, y un cuarto módulo se dirige a terapias reminiscentes, donde objetos de la vida cotidiana, olores y sabores que se encuentran en el jardín ayuden a evocar recuerdos del pasado.

Publicado en Reportaje de la semana | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

El secreto de la felicidad

Si quieres puedes leer esta entrada en inglés

No buscar la perfección. Solo así se podrá disfrutar de las cosas. Ningún jardín, terraza o balcón, ningún mueble decapado, serán perfectos. Y eso es lo bonito

A veces el placer está en el proceso. Y demasiado cuidado, demasiado miedo a hacerlo mal, quita toda la gracia. Un amigo está este año desquiciado porque tiene la hiedra hasta arriba de pulgón. Ha probado de todo: tratamientos ecológicos, no ecológicos, veneno para hormigas (la verdadera causa del pulgón, ya que lo ponen ellas)… Ha probado de todo, excepto lo más lógico: dejarlo estar. Porque siempre habrá pulgón, es inevitable, y la hiedra es una planta muy fuerte y soporta eso y más. «Si tienes pulgón en la hiedra, se librarán la adelfa y los crisantemos», le recomendé. Pero no hizo ni caso. Para variar.
El secreto de la felicidad es aceptar que nuestra vida no es un anuncio. Que las fotos son mentira y que tendremos mil y un fallos cuando hagamos un proyecto. Solo los muy profesionales tendrán acabados finos, nosotros solo somos simples aficionados. Y unas plantas tendrán plagas, otra se habrá colocado en el sitio equivocado y, seguramente, alguna se nos morirá. En vez de creer que somos un desastre, es mejor aprender del error y ya está.
Pasa lo mismo con los trabajos manuales. No es tan difícil seguir un tutorial y probar a pintar un mueble, decapar, hacer decoupage o tránsfer… Lo complicado es que no quede exactamente tal y como queríamos. Lo mejor es dejarse llevar y disfrutar del proceso. Una vez tengamos claro qué queremos, ir haciendo los pasos e improvisar sobre la marcha. ¿Hemos colocado mal el papel y ahora está lleno de arrugas? Pues pasamos la lijadora para darle un aspecto envejecido. ¿Hemos colocado listones y han quedado mal encajados? Pues nos convencemos de que queríamos un aspecto rústico. Una cosa es ser conformistas y otra neuróticos.
Todas las fotografías que acompañan a esta página son nuestras, excepto ese balcón tan curioso. La hemos elegido porque resume perfectamente la filosofía que nos dará tranquilidad: asumir que no vivimos en un ático neoyorquino, que nuestros pisos son pequeñitos, sencillos y con pocas pretensiones. Y que podemos, aún así, disfrutar del lugar. Unas plantitas para verlas cada día crecer, unas luces de colores que nos den alegría en verano, una fuente que dé el runrún del agua y el cubo con juguetes.

 

Publicado en Reportaje de la semana | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Sin miedo al color

Si quieres puedes leer esta entrada en inglés

¿Por qué ser tímido en el hogar cuando se pueden crear conjuntos impactantes? Solo hay que elegir la combinación

 

Hay una tendencia en redes como Instagram de mostrar casas de paredes blanquísimas y muebles blanquísimos, donde el toque de color lo pone un marco de madera (natural, claro) y las únicas flores posibles son margaritas o lirios (blancos). Casi todos son ‘instagrammers’ nórdicos, un estilo sereno y bonito, la verdad.
El problema de las redes, y en eso Instagram se lleva la palma, es que alimentan el complejo de inseguridad. Si esos profesionales del diseño con miles y miles de ‘me gusta’ tienen la casa blanca, ¿a dónde voy yo pintándola de naranja melocotón?
Nunca hay que frenar nuestro propio estilo de decoración. Por cada bloguero nórdico que pregona las bondades del blanco, habrá otro aficionado que disfrutará de esos ‘boho chic’ o ‘gypsy chic’, estancias bohemias de colores llamativos. Es lo bueno de Internet:siempre hay alguien que corrobora tu opinión. Y para llenar la casa de color, nada mejor que aprender sobre combinaciones.

Puedes ampliar la imagen aquí 

Publicado en Reportaje de la semana | Etiquetado , , , , , , | 1 comentario

¿Qué plantas aguantarán el calor?

Hay plantas que soportan más de 40 grados y sol continuo. ¿Por qué complicarse la vida, si se puede disfrutar de una terraza colorida sin apenas cuidados?

De todas las frases irritantes que puede escuchar un jardinero, la que se lleva la palma es esta:«Amí se me abrasa todo, en mi terraza/balcón/ventana hace mucho calor». ¿Resultará que hay microclimas localizados en un portal concreto, en una calle concreta? Para nada, lo que hay es mucho cabezota que no se deja aconsejar. Hay todo tipo de plantas adaptadas al verano aragonés, que soportan más de 40 grados y disfrutan con ello, que aguantan una insolación continua y que solo requieren un riego cada dos días. Pero claro, los que dicen que en su casa hace demasiado calor resulta que son incapaces de adaptarse y lo que quieren es plantar hortensias, diplademias y rododendros…, en lugar de disfrutar de las adelfas, hibiscus, gazanias, petunias, felicias, dimorfotecas, geranios, ipomeas, campsis, jazmín, madreselva, uña de gato… La lista es larga y variada, y dedicaremos más páginas estas próximas semanas para conocer estas compañeras tan agradecidas y floridas.
El principal error de los principiantes a la jardinería es querer que la naturaleza se adapte a ellos. Recuerdan el olor de una flor en su infancia, en la montaña o incluso en otro país, y quieren tener esa planta en un ático zaragozano, donde el clima es, sencillamente, extremo. Lejos de desesperarse o echar la culpa al clima, ¿por qué no escuchar al experto desde el principio?

Publicado en Ideas y consejos, Terrazas y azoteas | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

¿Por qué no me crece nada en mi huerto urbano?

El cultivo en el hogar es una aventura que demasiadas veces lleva a la frustración. Leemos reportajes de hoteles y restaurantes que disfrutan de sus verduras en la azotea, y nosotros ni cogemos dos tomates en todo un verano. ¿Tan mala mano tenemos para la jardinería?

LUZ

DE 12 A 14 HORAS. Tomás Rodrigo, asesor de Hortals, en Zaragoza, afirma que «si lo que queremos es cultivar tomates, pimientos o berenjenas, necesitamos de 12 a 14 horas de sol directo, para florecer y fructificar con garantías. Sin esa luz, crecerán mucho en altura, pero no florecerán. Hojas verdes y raíces no necesitan tanta luz: se dan mejor lechugas, rúcula, acelga, espinacas, brotes tiernos, zanahorias, chirivías o rabanitos. O culinarias, como cebollino, hierbabuena, orégano, perejil, cilantro…».

ABONO

MÁS ALIMENTO. Según Tomás, «el sustrato es otro factor fundamental, se debe utilizar mantillo o compost orgánico mezclado con el sustrato universal (que tiene menos materia orgánica). Cada nueva temporada se debe reponer el 50% de la tierra de los contenedores y retirar las raíces de cultivos anteriores. Las hortalizas necesitan nutrientes para fructificar y dar generosas cosechas, y no es suficiente con el sustrato. Una vez al mes deberemos abonar en las cantidades y dosis adecuadas.

VIENTO

MUY FUERTE. El hortelano recuerda que «si tenemos el huerto urbano en una zona tan ventosa como es el valle del Ebro tendremos que proteger los cultivos mediante mallas antiviento o setos, debido a que en terrazas en altura o azoteas la fuerza del viento (cierzo) es muy fuerte y muy seco, provocando deshidratación y roturas si los cultivos no están convenientemente regados y protegidos». También puede influir ese viento en la polinización: los insectos se quedarán en zonas más bajas.

MACETAS

MÁS GRANDES. Desde Hortals recomiendan «macetas grandes: para hortalizas es necesario al menos 25 cm de profundidad. Pero lo más importante es que respetemos las distancias en las jardineras, si los tomates o berenjenas se separan en el huerto 60 cm, no podemos plantar en una jardinera de 40 cm de largo tres tomateras. Sí podremos plantar una tomatera y varias lechugas, un perejil y una albahaca. Las lechugas se desarrollarán más rápido y se podrán recoger mientras el tomate crece».

RIEGO

CUIDADO. Tomás incide en que «no todos los cultivos necesitan la misma cantidad de agua, debemos aplicar las dosis adecuadas a las especies y tamaños. Un plantero de tomate en maceta en las primeras semanas necesita agua en pequeñas cantidades todos los días, una vez arraigado y crecido se pueden alternar riegos cada dos días. O una lechuga necesita mucho más agua que una espinaca que no necesita tanta. Las zonas de sombra requerirán menos agua. La aplicación del agua de riego debe ser a la base de la maceta y no en las hojas, regando a primera hora de la mañana o última del día, preferentemente. En terrazas o áticos soleados, durante el verano se requiere riego cada dos días».

Publicado en El huerto urbano | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Macetas con imaginación

¿Por qué conformarse con los clásicos recipientes? Crasas, cactus o semillas abren la puerta a la creatividad

Quizá la maceta sea el elemento más aburrido del jardín o la terraza. Marrones, de terracota o resina… Pero siempre se puede probar con otros recipientes, sobre todo en el caso de plantas que requieren poca agua y apenas precisan de drenaje. Así son las crasas, los cactus o las semillas recién germinadas, que pueden prosperar en coloridos botes de café o de conservas, en tazas, teteras o incluso metidas en una cáscara de huevo.
No es fácil elegir una maceta. Las buenas son caras, las baratas se rompen pronto… Las de madera se pudren al exterior, y las de piedra pesan demasiado. Y todas son siempre marrones o, a lo sumo, blancas. En estas páginas ya hemos explicado lo fácil que es pintar una maceta con imprimación o bien directamente con ‘chalk paint’, y aún más curioso resulta elegir el recipiente más inesperado.Si la planta requiere riego, habrá que hacer dos o tres agujeros en el fondo con un taladro. Se puede proteger además el metal por dentro con un plástico fuerte. Así no se oxidará.


SUCULENTAS. Se adaptan a cualquier rendija y eso las hace ideales para prosperar en botes, a los que apenas hay que regar. El resultado es precioso.


CACTUS. Son la planta de moda, y cultivarlos en botes llamativos queda todavía mejor. Al requerir muy poca agua no es necesario ni siquiera hacer agujeros al fondo de la lata, solo pulverizar con agua.

DIMINUTO. Este pequeñín disfruta de su nueva vida en un mini jarrón de barro. Así de monos pueden ser los recipientes.


UN HUEVO. Hay plantas que pueden llegar a prosperar incluso en una cáscara de huevo.

BROTES. Germinar brotes de soja es una práctica culinaria ya habitual. Las semillas pueden crecer en lugares divertidos.

 

Publicado en Ideas y consejos | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

¡Y llegó el color!

Si quieres puedes leer esta entrada en inglés

El invento de la pintura industrial revolucionó los hogares del XIX. Surgió así la moda de elegir colores según la habitación y pintar de rosa la de las niñas

Sabemos cada vez más de decoración, la democratización del diseño (con muebles asequibles para todos los bolsillos) ha transformado los hogares. Pero se trata de un invento reciente, más allá de 1830 solo las élites podían permitirse los costosísimos pigmentos para paredes, los muebles de artesanos ebanistas o los tejidos bordados. Tuvo que llegar la revolución industrial para crear productos en serie, tintes artificiales y otorgar el derecho a rodearse de confort también a las clases medias y bajas.


El color se ha obtenido desde hace miles de años a través de tintes naturales. Algunos tan curiosos como el rojo, logrado de insectos como la cochinilla algodonosa, un proceso tan costoso que solo podían permitirse reyes o papas (de ahí que el manto rojo sea sinónimo de alto rango político y religioso). Los hogares modestos se limitaban a encalar las paredes y el estaban condenados al blanco, hasta que a principios del siglo XIXse crearon los primeros tintes químicos, que bajaron dramáticamente los precios. Las clases acomodadas empezaron a experimentar con el color y se extendió la idea de crear un ambiente diferente a cada estancia según su uso. «El color de las habitaciones debe reflejar quién las ocupa. Si es una biblioteca (masculina), deberá tener tonos sobrios, rojizos y marrones. El salón (femenino), colores alegres y luminosos», aconsejaba John Claudius Loudon en el almanaque ‘Enciclopedia del hogar’ en 1833.
La personalidad femenina o masculina de cada color surgió entonces, en esas primeras décadas del XIX. Si los verdes oscuros, rojos, marrones, azul añil y demás tonos discretos se relacionaban con el hombre, a la mujer le correspondían los colores alegres, los malvas, el amarillo, el verde claro… Para los niños se añadía aún más luz, por lo que el malva, convertido en rosa, pasó a ser femenino, mientras que el añil, transformado en azul cielo, era cosa de niños. Los dormitorios tenían un poco de todo, ni muy femenino ni muy masculino, aunque en el hogar, territorio al que la mujer estaba limitada, era ella quien mandaba, por lo que los colores masculinos solían quedarse solo en bibliotecas.
Más colores
Si el tinte sintético fue un antes y un después en la introducción del color en los hogares, otro invento supondría la revolución total:la lata de pintura. A partir de 1866, ya no era necesario que un maestro pintor hiciera las mezclas:el ciudadano podía ir a una tienda, elegir el color, llegar a casa y transformar lo que quisiera. La primera lata se vendió en Estados Unidos, con el color ‘verde francés’, ese 1866, y ya en 1870 era popular la pintura en lata en la mayoría de ciudades europeas, a un precio todavía más bajo. Las latas, además, incluían todavía más colores, ya que la industria de tintes evolucionaba a pasos agigantados, y surgieron todo tipo de tonalidades, mezclas, tonos y acabados.
Ni qué decir tiene que pintar se puso de moda. Ante el horror de los expertos decoradores, la creatividad se impuso a los cánones y las mezclas no siempre fueron afortunadas. Las revistas de la época daban consejos, recordaban la importancia de no mezclar colores primarios, se popularizaron las tablas de combinaciones (el amarillo con el lila, el rojo con el verde, el azul con el gris…).
Y, por su puesto, el blanco era el color más demodé. Tras siglos y siglos condenados a la cal, no se quería ver el blanco, y nunca mejor dicho, ni en pintura. Ni siquiera en los techos, que a finales del XIXincluso se pintaban de diversas tonalidades. Hubo que esperar décadas hasta que el clásico blanco regresara a las paredes. Todo regresó a su justa medida, en realidad. Pero el espíritu de cada color se mantuvo, y todavía en nuestros días elegimos verde para el salón, ocre para la biblioteca y rosa para las niñas.

Publicado en Hogar | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

¡Malas noticias para los veganos! Las plantas también sienten

Si quieres puedes leer esta entrada en inglés

¿Cuántos sentidos tiene una planta? Según el neurobiólogo Stefano Mancuso, hasta 20 muy diferentes. Los vegetales pueden sentir, ayudarse entre sí, defenderse… Y, sí, también ven, oyen, gustan y sienten. 


VISTA. Es el único sentido que les otorgábamos: la capacidad de dirigirse hacia la luz. Pero también ven la luz ‘roja’ de la luna: las lleva a germinar.

OÍDO. Científicos han demostrado que una grabación de una oruga comiendo hojas llevaba a la planta a plegar las suyas para defenderse.

OLFATO. Las plantas pueden oler que otras compañeras ya han madurado sus frutos. Detectan el etileno, que les anima a madurar los suyos.

TACTO. La mimosa sensitiva cierra sus hojas cuando se las roza. Las plantas carnívoras detectan cuando un insecto se posa y cierran la trampa.

GUSTO. La planta puede detectar nutrientes o la falta de ellos. También distinguir compuestos químicos que alertan de que hay un peligro.

Se mueven y responden a estímulos. Defienden a sus compañeras y atacan a los invasores. Incluso muestran empatía, ya que ayudan a plantas de otra especie. Darwin ya advirtió de que las raíces de la planta actuaban como el cerebro en los organismos inferiores, pero la neurobiología es quien ha abierto la puerta a lo desconocido al afirmar que los vegetales no solo tienen nuestros cinco sentidos, sino otros quince más.

Stefano Mancuso, director del Laboratorio de Neurobiología de Florencia enumera que «pueden medir la humedad, detectar la gravedad, sentir campos electromagnéticos, reconocer sustancias químicas en el aire, distinguir elementos de la tierra». Incluso adoptan decisiones, cuidan de sus vástagos… Una semilla que cae en un bosque muy cerrado germinará, pero no tendrá acceso a la luz hasta pasados varios años. Hasta entonces, sobrevivirá gracias al alimento que sus compañeras le mandarán a través de las raíces. Científicos han estudiado árboles que han estado un siglo entero sin hacer la fotosíntesis, alimentados por las raíces de sus congéneres.
¿Tienen las plantas derechos?Según Mancuso, estamos al inicio de una nueva era, «existe excepticismo, nos conviene pensar que las plantas son inferiores, pero llegará un momento en que al fin las conozcamos. Que aceptemos que tienen su propio lenguaje, pero en lugar de palabras utilizan compuestos químicos. Pero es eficaz, pueden mandar información a metros de distancia. Como los animales. Nuestra percepción tiene que cambiar».

Publicado en Naturaleza | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

¿No hay espacio? Balcones pequeños y cómo decorarlos

El balcón más diminuto puede ser aprovechado para crear rincones acogedores donde disfrutar de veladas con amigos

Digamos ‘no’ a los balcones convertidos en trasteros, donde abulta más el armario de resina que otra cosa. ¿Tantos objetos hay en casa que hemos de ocupar el único rincón donde disfrutar de la brisa fresca?Es mejor hacer limpieza, tirar eso que ya sobra y convertir el balcón en una pieza funcional dentro del hogar. Y no es tan difícil:cada vez hay más soluciones que se adaptan a todos los tamaños, no es necesario tener una gran terraza para estar cómodo e incluso reunir a un grupo de amigos en una velada.

Para estar a gusto hacen falta dos o tres sillas, una mesita, que no falta el toque natural de flores, y si es posible contar con cojines y textiles para poder sentarse cómodamente. Respecto a las sillas, no hay que complicarse mucho:si hay poco espacio, tendrán que ser plegables. Y es cierto que no todas son muy cómodas. Por eso lo mejor es encontrar un pequeño sofá que se adapte a la anchura del balcón, lo ideal sería que cupiesen en él dos personas. Así, tras una mesa de centro, podrían sentarse en el suelo otros dos o tres amigos y así contar con un rincón íntimo.

Es cierto que no siempre cabe un sofá, por lo que habrá que elegir bien las sillas. Si tenemos dentro de casa asientos cómodos, pueden sacarse al balcón para la velada. Así ahorraremos espacio y dinero. En caso de sillas plegables, los cojines y mullidos pueden ayudar.

Abundan en Instagram y otras redes sociales fotografías muy bucólicas (como las que ilustran esta página) con textiles, mantas, alfombras… Todo muy ‘boho’ y todo muy ‘chic’, pero nada práctico. Ni siquiera en una ciudad como Zaragoza, donde llueve menos que en el Sáhara, se podría tener esa decoración. Las noches son, además, húmedas, y se estropearía todo. Si queremos crear ese conjunto para una velada, lo mejor es sacarlo solo para la ocasión, y guardarlo después, antes de que se moje.

Publicado en balcones, Terrazas y azoteas | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Ingenio floral

Flores secas, ramas, raíces, musgo…, los restos pueden aprovecharse para crear una corona floral

MATERIALES. La florista e interiorista Sara Araus, del Centro de Jardinería de Gardeniers, en Zaragoza, explica que una corona cuesta en materiales unos 20 euros, y hasta una hora poder realizarla. Hace falta mosi o esponja floral, musgo, alambre, rafia y sería práctica una pistoa de silocona para pegar piezas. Si se quiere ahorrar dinero se puede elaboral con raíces o ramas y poner adornos campestres.

LA BASE. Sobre el mosi se colocan trozos de alambre (horquillas) que servirán después para sujetar el musgo. Nunca se debe coger del campo el musgo: está prohibido y siempre ha de comprarse en tienda, donde se vende todo el año. Una vez se ha colocado el musgo y sujetado con los alambres, se ata con cinta del color que se desee. Es buena idea colocar ya una rafia como colgador, para que nos sirva de referencia.

DECORAR. La rafia nos marca dónde estará la parte superior de la corona. Una manera de ahorrar dinero es colocar adornos solo en la parte inferior y dejar que el propio musgo sirva de decoración. Sara Araus recomienda dejarse llevar por la creatividad y adornarla según los gustos. “No hay nada feo, cada uno decide cómo decorar su casa. Una corona puede tener flores, pero también campanas o incluso llaves y objetos».

Publicado en Hazlo tú mismo | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario