A vueltas con el vintage

Los que saben de eso tan difuso que son las tendencias dicen que el ‘vintage’ está  terminal.  Pero en la irreductible aldea gala que suele ser Zaragoza en cuanto a modas, la ropa recuperada y la de segunda mano viven momentos dulces.
«Igual que los pitillos se pusieron de moda y siguen de moda, creo que el ‘vintage’ y la segunda mano han venido para quedarse. Eso sí, en su justa medida». Ángel Elipe remacha con gestos la última frase. En su tienda, Shuave Shop (San Jorge, 9),  un pequeño apartado ‘vintage’ convive en las perchas con la más rabiosa tendencia. «No concibo ir vestido de ‘vintage’ o de segunda mano de la cabeza a los pies. Además, no le queda bien a todo el mundo. Y tampoco es eso lo que nos dice la moda, que va por derroteros futuristas, galácticos y de tejidos técnicos», opina Ángel. Para él, el ‘vintage’ es «una cosa más» de su tienda, porque es «un reflejo de lo que la gente demanda». Pone como ejemplo a gigantes del textil como Asos o Urban Outfitters, que han incorporado a su oferta fija secciones ‘vintage’.
Ernesto Ibor es escéptico ante este aparente renacer del ‘vintage’. Él, junto a su compañera Sara Gabasa, fue pionero de la corriente en Zaragoza con la tienda Cool Hunter. Ocho años después , la boutique de la calle Refugio pervive sin rastro de ropa antigua, que ha sido sustituida por un interesante abanico de marcas emergentes. «En Zaragoza no hay público para el ‘vintage’», dice Ernesto categórico. «Y hay mucha confusión con la segunda mano, lo cual, por otro lado, es normal». A su parecer, «la gente no está dispuesta a pagar por determinadas piezas, dicen que qué bonito, le hacen una foto, y ya…».
«En Zaragoza nadie va entero de ‘vintage», coincide Carmen Cerdán. Ella abrió hace unos meses la tienda 19 Contamina, un particular espacio, fiel reflejo del gusto de su propietaria. Piezas de arte, perfumes de autor y mueble ‘vintage’ se mezclan con ropa de segunda mano. Su definición del vintage es ajustada: «’Vintage’ viene de los años 20, luego para mí es ropa antigua, que responde a los patrones de una época. Aquí tengo ‘vintage’, que son los muebles, con piezas muy buenas de los 50 o los 60. Pero la ropa es de segunda mano. La elijo porque me gusta, sin atender a épocas ni estilos. Si no me gusta, no se cuelga. Puedo tener una prenda que me parece divertida y ser, por ejemplo, de Sfera». Para Carmen, el atractivo de una tienda como la suya está en combinar precios muy interesantes («la segunda mano tiene un tope de precio, no se revaloriza, como el vintage») con la posibilidad de encontrar prendas diferentes. «Aquí no tengo básicos. La gente viene a mirar en general y se enamora de algo».

«19 Contamina es la tienda es lo que a mí me gustaría encontrar cuando voy a una ciudad», explica Carmen Cerdán, para quien «la actitud a la hora de venir a este tipo de espacios (en la calle Contamina, 19) ha de ser diferente. Aquí no puedes venir a por un básico, sino a ver lo que encuentras. Y si lo haces, y te llevas una prenda de Burberry por 20 euros, pues te vas la mar de contenta». Prendas ya usadas, aunque en excelente estado, de Zara, se mezclan con Gallianos o Cavallis. Foto: Oliver Duch

«19 Contamina es la tienda es lo que a mí me gustaría encontrar cuando voy a una ciudad», explica Carmen Cerdán, para quien «la actitud a la hora de venir a este tipo de espacios (en la calle Contamina, 19) ha de ser diferente. Aquí no puedes venir a por un básico, sino a ver lo que encuentras. Y si lo haces, y te llevas una prenda de Burberry por 20 euros, pues te vas la mar de contenta». Prendas ya usadas, aunque en excelente estado, de Zara, se mezclan con Gallianos o Cavallis. Foto: Oliver Duch

Muy conscientes de las ventajas y desventajas del negocio de lo retro son Pili Méndez y Patri Castañeira, que mañana mismo inauguran una tienda ‘vintage’ llamada Blue Velvet en el número 8 de la calle de La Cadena. Con experiencia en el mundo del comercio de ropa y tras testar a la clientela en mercadillos, se han decidido a dar el salto. Y atención porque su oferta no es simplemente rebuscar y colgar en la percha: «Queremos ofrecer un vintage que llegue a la gente, que sea asequible», cuentan. Su fórmula consiste en buenos precios (por ejemplo, ‘shorts’ vaqueros customizados por 12 euros) y cierta adaptación de la ropa a las hechuras actuales: «Cortamos algunas faldas o retocamos las mangas para que se ajusten más a los gustos generales». Además, customizan algunas de las prendas para darles valor añadido. «Ropa barata, la hay de primera mano, nosotras, además de eso, queremos ofrecer algo diferente», dicen.

Forjadas en internet y en los mercadillos, Pili Méndez y Patri Castañeira dan un paso al frente con la tienda Blue Velvet, situada en el número 8 de la calle La Cadena. Vintage seleccionado y ropa y complementos de segunda mano conforman la columna vertebral de la oferta, eso sí, con retoques de costura o estilo que adaptan las prendas a las necesidades actuales. También hayropa customizada. La inauguración del local es mañana, con un vermú abierto al público de 12.00 a 15.00.

SAVIA NUEVA: Forjadas en internet y en los mercadillos, Pili Méndez y Patri Castañeira dan un paso al frente con la tienda Blue Velvet, situada en el número 8 de la calle La Cadena. Vintage seleccionado y ropa y complementos de segunda mano conforman la columna vertebral de la oferta, eso sí, con retoques de costura o estilo que adaptan las prendas a las necesidades actuales. También hay ropa customizada. La inauguración del local es hoy mismo, con un vermú abierto al público de 12.00 a 15.00. Foto: José Miguel Marco

Internet y los mercadillos han ido de la mano en el florecimiento de la semilla ‘vintage’ en Zaragoza. Es el caso de Paula Durán, que regenta con su hermana Natalia el blog Puro Vintage. Ahora, la página en Internet tiene un reflejo tangible en la peluquería que Paula acaba de abrir  en la calle San Lorenzo con un armario en el que se puede elegir entre prendas recuperadas y customizadas.

PURO VINTAGE: Pocos sectores como el de la moda conocen de primera manera el poderío de un 'blogger'. El panorama inflaccionado aún da para iniciativas interesantes, como la de las hermanas Natalia y Paula Durán, que han abierto un rincón 'off line' de su blog, que sirve de gancho en la peluquería que la segunda acaba de abrir en la calle San Lorenzo. En él, junto a secadores y lavacabezas, se pueden encontrar complementos de piel, prendas 'outlet', de segunda mano o customizadas. Foto: Asier Alcorta

PURO VINTAGE: Pocos sectores como el de la moda conocen de primera manera el poderío de un ‘blogger’. El panorama inflaccionado aún da para iniciativas interesantes, como la de las hermanas Natalia y Paula Durán, que han abierto un rincón ‘off line’ de su blog, que sirve de gancho en la peluquería que la segunda acaba de abrir en la calle San Lorenzo. En él, junto a secadores y lavacabezas, se pueden encontrar complementos de piel, prendas ‘outlet’, de segunda mano o customizadas. Foto: Asier Alcorta

También Mónica Moreno y Carlos Cubero son habituales de los mercadillos. ¡Vístase señora! es el nombre bajo el que Mónica selecciona prendas vintage. Un criterio que ha ido adaptando con el tiempo al gusto de la ciudad y que puede verse en citas como La Placica Vintage, el Market Re-Place y mercadillos como los de los bares Desafinado, Bu! o Umalas. Cubero hace lo propio en La Vintagería, con objetos y complementos, como gafas de sol. A su juicio, el fenómeno del vintage «no desaparecerá nunca». Y añade: «La crisis ha hecho romper barreras en Zaragoza», como el rechazo a la segunda mano.

EN INTERNET: Como el que va a un bar por el DJ, los selectores vintage de los mercadillos también tienen sus seguidores. Mónica Moreno ya es una habitual con su propuesta, ¡Vístase señora!, de citas mercadilleras como la Placica Vintage (pionera en la ciudad en el patio de Las Armas) o el Market Replace. Como Carlos Cubero, de La Vintagería,  tiene Internet como otra de sus plataformas. Internet y mercadillos van de la mano como impulsores del fenómeno.

EN INTERNET: Como el que va a un bar por el DJ, los selectores vintage de los mercadillos también tienen sus seguidores. Mónica Moreno ya es una habitual con su propuesta, ¡Vístase señora!, de citas mercadilleras como la Placica Vintage (pionera en la ciudad en el patio de Las Armas) o el Market Replace. Como Carlos Cubero, de La Vintagería, tiene Internet como otra de sus plataformas. Internet y mercadillos van de la mano como impulsores del fenómeno. Foto: Asier Alcorta

Todos coinciden en que la fiebre mercadillera ha prendido con fuerza en la ciudad… Tanto, que piden un respiro. «Quizá tendría que haber menos mercadillos, mejor promocionados y más coherentes temáticamente», apunta Ángel Elipe. Patri y Pili, de Blue Velvet, abundan: «Hay una saturación, hemos pasado de no tener nada a que un domingo haya dos o tres mercadillos a la vez, algunos de ellos sin mucho sentido, mezclando conceptos». «Están bien, pero puede que se esté quemando la iniciativa. Además, la gente todo lo ve caro después», añade Ernesto.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a A vueltas con el vintage

  1. midnaelia dijo:

    No conozco al resto pero desde luego Ernesto y Sara son un amor y tienen un gusto estupendo, yo tengo un montón de cositas de Cool hunter, las parkas de chico que traen tb son maravillosas, recuerdo las verdes de este invierno pasado

  2. Miss cosicas dijo:

    Yo de momento sigo subida al carro del vintage, me divierte y me encuentro cómoda con ese estilo, asi q no puedo estar más contenta con la apertura de las nuevas propuestas, a ver saco ratos está semana y me acerco a cotillear!

  3. ana dijo:

    ole, ole!!! Ernesto y Sara son los mejores! Todos a Cool Hunter a comprar! porque es imposible entrar alli y salir sin nada. Las demas no las conozco, pero todo se andara, este sábado intento hacer la rutilla.

  4. Elena-Z dijo:

    Bueno… cuando Ana publicó esta entrada, empecé a escribir un comentario superlargo que acabé borrando… voy a procurar ser más escueta.

    Bueno, yo creo que Zaragoza no es una ciudad con demasiado futuro para tiendas de este estilo. Ojalá me equivoque porque a mí personalmente me gusta, pero no lo veo. Buena prueba de ello, que Cool Hunter, única tienda de la que se hace comentario maravilloso en dos de los tres anteriores comentarios … resulta que sí, no he leido mal, ha dejado el vintaje aparcado. Por otro lado, peligroso peligrosisimo… el riesgo de confundir vintaje con viejo, anticuado, o de segunda mano. Y si lo primero puede cosechar miradas de reojo, lo último, por experiencia propia, a los ojos de según quien, parece el peor de los pecados. Yo llevo un tiempo un tiempo comprando y vendiendo algunas cosas (ropa, libros, muebles, y cosas de casa… ) de segunda mano, no como negocio, sino como forma de dar vida a cosas que ya no necesito, y como forma de conseguir otras que sí necesito, a mejor precio que nuevas. Y no hay “peor pecado” que comentar: “pues he comprado tal ropa de segunda mano” o “pues he vendido tal cosa que no usaba de segunda mano”. Pareces el colmo de la cutrez. Te miran como si dijeras: llevo dos años sin ducharme.
    Yo sé que en otros paises, en la tele nos cansamos de verlo, pero es que es verdad… la gente abre sus trasteros y vende las cosas más variopintas. Y otros las compran, claro. Y mucha gente hace de ello su negocio, su forma de vida.
    Aqui sin embargo eso está mal visto.
    Sé que no es exactamente el objetivo o finalidad de las tiendas de las que habla Ana pero… es lo que me viene a la cabeza.

    Por cierto… impresionante el tatuaje de la chica pelirroja… me había parecido que iba con manga larga hasta que lo he visto mejor…

  5. la piba dijo:

    Los mercados de pulgas o “mercadillos” y este tipo de tiendas sirven para reciclar y tener la idea de algo nuevo-viejo. Es amable con la ecología, permite ser original y no tener que caer en las cadenas explotadoras de mano de obra.
    Yo compro mucho para mi hijo de segunda mano. Y no me avergüenzo ni me parece “cutre”. Si a alguien le parece más cool algo de H&M o de Mango, allá cada uno con sus pensamientos…
    Por cierto, Elena-Z, según Vivienne Westwood, lo próximo deseable -en haras de la ecología -sería lavar menos la ropa…

    • Elena-Z dijo:

      La Piba: ¿dónde compras ropa para tu hijo de segunda mano? YO a mi hija le compro, pero siempre por internet, aqui en Zaragoza no sé de ningún sitio.

      • la piba dijo:

        Elena, vivo en Alemania. Como ya comentaba, aquí los negocios de ropa usada para niños abundan. También hay muchos mercadillos que se organizan en parques, jardines de infantes, etc. Por lo general, cada persona que quiere vender se anota con antelación -organización germana- paga 5 euros por una mesa, y se lleva torta y café para compartir con los asistentes (algunos más sofisticados los venden en stand ad hoc). Son un éxito. Los animo a organizar uno!

    • Jesús dijo:

      Leo y no lo creo. Lavar menos la ropa. Volvemos a los tiempos de la sarna, la tiña y las pomadas con azufre… Sr Ariel, Sr Colon, pongan orden.

  6. Elena-Z dijo:

    Ya decía yo…

    Alemania me pilla pelin lejos… creo que aún no llega el tranvía… 😉

  7. woodyalle dijo:

    ¿Vuelta a las andadas, Ana Usieto? Entiendo que este blog ha muerto, al menos para mí.

    • Jesús dijo:

      Con los estilismos de verano que se ven ( short tejano cortado hasta la raya de los bolsillos y camiseta de tirantes) seguro que Miss Usieto no tiene nada decente que echarse al objetivo de su cámara. Y al hilo de los shorts, Teruel presumirá de jamones, pero los perniles de las zaragozanas portadoras de esos minipantalones dan fe de largas horas de gimnasio o muchos kilómetros de carrera y entreno.

      • ana dijo:

        Hombre, algo habrá, poco, pero algo. Estoy de acuerdo con Woodyalle, postura poco seria Ana Ubieto, todos andamos liados, incluso los sufridos lectores/comentadores de este blog.

  8. Hans dijo:

    Se te ha olvidado mencionar Zsa Zsa Zsú, que fue la primera tienda en Zaragotham en que se propuso la ropa de segunda mano de calidad y las piezas vintage no zarriosas. Laura y Almudena llevan haciéndolo muy bien mucho tiempo en Calle Ponzano, casi detrás de Capitanía General.

  9. X dijo:

    HA DESAPARECIDO EL BLOG? QUE DIGA ALGO ALGUIEN RESPONSABLE, POR FAVOR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *