United Letters Of Benetton

28 Julio, 2010 por Sergio del Molino

Todos los veranos, la elitista y superexquisita revista The New Yorker publica veinte relatos cortos de otros tantos escritores estadounidenses de menos de 40 años, bajo el título 20 under 40. Se trata de ofrecer al lector un panorama selectivo y amplio a la vez de los talentos que van a dominar la narrativa de Estados Unidos en los próximos tiempos.

new-yorker

Hay varias cosas que llaman la atención en esta ambiciosa y siempre polémica antología -porque es muy arriesgado quedarse solo con veinte nombres de un país donde los escritores se crían mejor que las patatas en Galicia y donde el ambiente fuertemente competitivo les empuja a todos a publicar muy pronto, con lo que, en contra de lo que ocurre en Europa, donde se considera casi de mal gusto descollar antes de los 30, hay bastantes jóvenes consagrados o semiconsagrados que no han llegado a la cuarentena-. Pero habría que destacar una: el fin de la hegemonía Wasp en las letras estadounidenses.

Ese escritor blanco -anglosajón o judío o nieto de emigrantes, pero lo bastante asimilado en la cultura blanca dominante como para que eso no influya en su obra ni en su vida-, residente en Nueva York y amante de ambientes urbanos (y, en no pocas ocasiones, clasistas) se ha acabado. La literatura estadounidense del siglo XXI tiene muchos colores.

El dato es apabullante: de los 20 autores seleccionados por The New Yorker, nueve no han nacido en Estados Unidos. Casi la mitad. Entre ellos hay dos canadienses, que casi no cuentan como extranjeros, pero el resto de países de procedencia son Nigeria, Perú, Letonia, China, Etiopía, Serbia y Rusia. Algunos de ellos no han roto los lazos con sus tierras de origen, aunque escriban en inglés (todos escriben en inglés, que quede claro: son escritores anglosajones sin peros ni matices) y sean ciudadanos estadounidenses, e incluso procuran pasar una temporada del año en sus países.

De los once que sí han nacido en Estados Unidos, ocho viven en Nueva York, y de los nueve extranjeros, cuatro residen en la Gran Manzana. En total, 12 de los 20 son neoyorkinos, de nacimiento o adopción.

¿Qué quiere decir esto? Que, siempre según The New Yorker, aunque se ha roto la hegemonía Wasp, no lo ha hecho la hegemonía neoyorkina. La Gran Manzana sigue siendo la capital de la literatura estadounidense, el lugar donde los escritores se pelean por triunfar. La industria así lo confirma: las principales editoriales de habla inglesa tienen su sede central en Manhattan.

Aunque también pudiera ser que The New Yorker estuviera ofuscada por el nombre de su cabecera. Al fin y al cabo, es una revista vocacionalmente neoyorkina, que presupone que Nueva York es la mejor ciudad de Estados Unidos, la más culta y la más molona. Por lo que podría suceder que no le hubieran prestado la debida atención a los autores que viven fuera de ella. No sería la primera vez que acusan a la revista de nuevayorkcentrismo.

Pero hasta las polémicas parecen dar la razón a The New Yorker. Una tradición de décadas y un gusto exquisito para detectar talentos literarios precoces la avalan. Pese a los reparos, esta selección se acepta como buena en el mundillo literario de Estados Unidos, y el tiempo tiende a confirmarla.

Así que, tomen nota: cambian las voces y los acentos, pero no cambia la ciudad donde fermenta la mejor literatura. Para que luego digan que escribir es un oficio solitario. Al contrario: es un oficio que requiere del contacto, la polución y la competencia con otros escritores. Por eso, las ciudades con tradición literaria y con muchos autores en su guía de teléfonos suelen parir la mejor literatura posible.

MÁS LITERATURA Y COSAS NECESARIAS, AQUÍ

En la categoría Literatura internacional

One Response

  1. Jesús Garrido

    Hola, perdona, llegué por accidente, estaba hablando con mi amiga cuando un mosquito se ha parado en la pantalla de mi móvil, echaré un vistazo a tu blog, [el mosquito ha muerto, lo he chafado]

Di lo que quieras

Normas de uso
· Esta es la opinión de los internautas, no de Heraldo.es.
· No está permitido escribir comentarios injuriantes.
· Nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
· Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

Sobre este blog

Si los amigos no se dan consejos, tampoco deberían recomendarse libros. Por eso aquí no se recomienda nada. Solo se lee, compulsivamente, con bulimia, con atragantamiento, y se comenta a vuelapluma lo que se lee. Esto es un cuaderno de lecturas que abre trecho en la espesura de las novedades editoriales. Un blog para lectores que buscan de reojo sin saber lo que buscan y que acaban encontrando lo que no se esperaban. Sin protocolos ni academicismos. Pasen sin llamar.