Unos escritores fantásticos

15 Junio, 2009 por Sergio del Molino

perturbaciones-media

Perturbaciones. Antología del relato fantástico español actual. Edición y prólogo de Juan Jacinto Muñoz Rengel. Editorial Salto de Página.

Me dicen algunas vocecillas que este blog es demasiado elevado, que hay que ver qué estupendo me pongo a veces. Así que empezaré el artículo de hoy aclarando el ‘conceto’, en atención a aquellas meninges que todavía no hayan sido activadas por la cafeína. Esta vez, la cosa va de literatura fantástica, pero vaya por delante que la literatura fantástica que se antologa en Perturbaciones nada tiene que ver con la que en las grandes cadenas de librerías viene etiquetada como tal. Aquí no hay runas élficas, ni enanos con hachas ni brujas malvadas. Lo fantástico aquí es lo que rompe las normas de la lógica. Como si te llamaras Gregor Samsa y te despertaras siendo un insecto. O como si encontrases, en un sótano de Buenos Aires, un aleph. O como si fueras paseando por la Gallerie Vivienne de París y aparecieses al segundo siguiente en el Pasaje Güemes, también en Buenos Aires.

En fin, no sé si me vais siguiendo.

Voy a dar por hecho que sí. Asumiré el riesgo.

La cosa va de quiebros, de perturbaciones. Tú estás tan pancho, creyendo que las cosas son como te las han explicado en la escuela: sabiendo que si tiras una tiza al suelo, esta, simplemente, caerá al embaldosado por la acción de la gravedad sin transformarse en luciérnaga ni en una puerta que da al ayuntamiento de Bruselas en 1753. El cuento fantástico, para serlo, necesita un quiebre irracional y sin explicación. Y no importa que no la tenga: el protagonista, el narrador y el lector no se sienten perturbados por lo absurdo e ilógico de lo que sucede en la historia, no tratan de comprender el misterio,  sino que tiemblan por las consecuencias de ese quiebro, que suele suponer -o, al menos, lo intenta-, un cuestionamiento radical del mundo burgués en el que vivimos aborregados. Esa es la perturbación que persigue el relato fantástico, que nos den ganas de despedirnos del trabajo y de divorciarnos para vagabundear por ahí. Lo diré con palabras de Cortázar: “Solo viviendo absurdamente se podrá romper alguna vez este absurdo infinito” (paréntesis para rezagados: el absurdo infinito es la vida de mierda que vivimos, pero dicho en plan bonito. Fin del paréntesis). Es decir, que, si se hace bien, tirando la casa por la ventana, el relato fantástico tiene que horrorizar por igual a tu jefe, a tu suegra y a los amigos del alma que solo buscan lo mejor para ti.

Los escritores españoles han cultivado poco el género fantástico. Bueno, en realidad, han cultivado poco el cuento en general. Sigue habiendo pocos cuentistas por estos lares. Y, entre los cuentistas, hay pocos militantes de lo fantástico. Abunda la gente como yo, que admira y lee a autores fantásticos, pero que cuando se pone a escribir ficciones se maneja en el realismo y prefiere remover las miasmas de la cotidianeidad. Por eso los autores que Juan Jacinto Muñoz -a quienes muchos conocerán por sus intervenciones en ‘El ojo crítico’ de Radio Nacional- antologa pertenecen a un grupo de resistentes altamente concienciado de su misión y de su lugar en el panorama literario, y que está dispuesto a defender sus presupuestos estéticos hasta más allá de la dentellada.

Se nota en el prólogo, donde Muñoz saca su mejor arsenal teórico para intentar acotar y definir el resbaladizo e inaprehensible -por naturaleza- territorio de la fantasía. Lo hace por oposición a regiones fronterizas: la literatura de terror, la ciencia-ficción, la fantasía a lo ‘Dragones y mazmorras’ y el realismo mágico. No entraré en honduras -leed el prólogo, que es muy interesante y sugestivo-. Solo citaré esta frase de Muñoz: “El escritor fantástico es un francotirador epistemológico”.

Creo intuir que, a los efectos de estas Perturbaciones, lo que distingue lo fantástico de todo lo demás es la actitud: la literatura de terror puede parecer fantástica, pero como lo que busca es darme miedo y no perturbarme intelectualmente, no tiene cabida en lo fantástico. Yo no tengo las cosas tan claras. La perturbación es un sentimiento subjetivo que tiene que sentir el lector, y una novelita gótica puede perturbarme intelectualmente más que todo Kafka. No todo aquel que ansía ser profundo lo consigue, y a veces quien persigue el leve entretenimiento da en la diana sin querer. Hay francotiradores miopes y con muy mala puntería que solo consiguen dormirnos o darnos vergüenza ajena.

Por suerte, Juan Jacinto Muñoz no es tan radical a la hora de antologar, porque si fuera estrictamente consecuente con sus planteamientos estéticos no habría incluido en la nómina a algunos autores, como Ignacio Martínez de Pisón o Luis García Jambrina, pero es que una antología es necesariamente subjetiva y rabiosamente personal, por más que aspire a ser de acatamiento universal. A mí me gustan las antologías donde el antologuista quiere ser fiel a sí mismo y a su sensibilidad, antes que demostrar una tesis, y creo que Muñoz lo consigue.

Es de agradecer, además, que no aparezcan por aquí “los de siempre”. Es refrescante encontrarse con algunos outsiders, como el argentino afincado en España Norberto Luis Romero (a quien tuve la suerte de saludar en la pasada Feria del Libro zaragozana, cuando vino a presentar Emma Roulotte, es usted, que le ha editado el incansable Nacho Escuín en su cada vez más interesante editorial Eclipsados). La nómina es valiente y tiene su punto de riesgo. Como escribo desde Aragón, estoy obligado a destacar los cuatro nombres de la tierra que aparecen: Carlos Castán, con el que para mí es uno de sus mejores cuentos, ‘El andén de nieve’; Ignacio Martínez de Pisón, con un nostálgico recordatorio de sus primeros tiempos, donde se nota que tenía unas preocupaciones muy distintas a las de ahora; Patricia Esteban Erlés, que es una de las grandes esperanzas blancas del género fantástico y lleva camino de convertirse en su abanderada indiscutible en Aragón -su relato, ‘Cantalobos’, se puede leer en esta misma entrada, cortesía de la editorial-, y mi buen amigo Óscar Sipán, cuya adscripción fantástica -en los términos definidos para esta antología- me permito poner un poco en duda, ya que creo que sus universos y ciudades inventadas tienen mucho de real y poco de absurdo.

Para zambullirse y darse un garbeo por los vericuetos de una literatura tan plural como difícil de encasillar, Perturbaciones cumple de sobra. Es un libro necesario, que ayudará al lector que quiera empezar a vadear estos terrenos, y que tiene la virtud de remitir a otros libros, como los amigos llevan a otros amigos.

Perturbaciones se presenta el martes 16 de junio en la librería Cálamo de Zaragoza, a las 20.00. En el acto estarán el antologuista, Juan Jacinto Muñoz, el editor, Pablo Mazo, y los autores aragoneses Carlos Castán, Patricia Esteban Erlés y Óscar Sipán.

LEE EL RELATO ‘CANTALOBOS’, DE PATRICIA ESTEBAN ERLÉS (en formato PDF)

En la categoría Literatura aragonesa, Literatura española, Novedades

2 Responses

  1. Recomiendo este libro « P. I. USAL

    […] Recomiendo este libro Recomiendo la lectura de un libro de literatura fantástica, Perturbaciones, que viene en el blog literario del Heraldo de Aragón. […]

  2. luz

    oa quiero sobre un escritor

Di lo que quieras

Normas de uso
· Esta es la opinión de los internautas, no de Heraldo.es.
· No está permitido escribir comentarios injuriantes.
· Nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
· Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

Sobre este blog

Si los amigos no se dan consejos, tampoco deberían recomendarse libros. Por eso aquí no se recomienda nada. Solo se lee, compulsivamente, con bulimia, con atragantamiento, y se comenta a vuelapluma lo que se lee. Esto es un cuaderno de lecturas que abre trecho en la espesura de las novedades editoriales. Un blog para lectores que buscan de reojo sin saber lo que buscan y que acaban encontrando lo que no se esperaban. Sin protocolos ni academicismos. Pasen sin llamar.