“Papá, ¿cómo pueden estar los Reyes en todas las cabalgatas a la vez?”

Mamá, Guillermo dice que los Reyes son los padres”. “¿Cómo puede ser que Melchor esté en una tienda y en la cabalgata a la vez?”. “A ese Papa Noel se le cae la barba, ¿es el de verdad?”. “¿Cómo saben los Reyes si me he portado bien o mal, ¿os chiváis?”.

Son solo algunas de las preguntas a las que nos enfrentamos los padres en estas fechas, aunque tampoco faltan ocasiones durante el año, como cuando viene  el Ratoncito Pérez. ¿Qué hacemos? ¿Confesamos o seguimos sosteniendo la ilusión sea como sea? ¿Y cuando sospechamos que ellos lo saben pero que no lo quieren decir… seguimos el juego o no?

Pues como no sabíamos qué hacer, hemos consultado con Reyes Blázquez Ferrero, psicóloga infantil y especialista en psicología clínica.

“Lo normal es que entre los 8 y los 9 años los niños descubran la realidad por sí mismos o porque se lo ha dicho otro niño, algunos los pueden plantear antes y otros después. Si con 11 años todavía no sabe quiénes son los Reyes Magos sería conveniente decírselo, porque sus compañeros de clase se reirán de él. Aunque hay que aclarar que puede no haber dicho nada y saberlo ya”.

“Esto ocurre así, porque entre los 6 y los 8 años su capacidad de razonamiento lógico abstracto es todavía incipiente, empieza a desarrollarse en esta etapa”.

fotonoticia_20140103182541_644

“Los niños pequeños no distinguen entre fantasía y realidad y su pensamiento es mágico: se atribuyen a los seres animados o inanimados características humanas, hablan y actúan como las personas. Es la edad de los cuentos, de las series de dibujos animados (¡aún recuerdo el disgusto de un niño cuando le tuvimos que explicar que Bob Esponja no era real!). Creen en fantasmas, hadas, duendes, gnomos, monstruos, brujas, etc. Pero esto no es malo, al revés, es muy sano para su desarrollo psicológico. La imaginación y la fantasía son fundamentales en la infancia”, apunta la psicóloga.

Con todo, muchos padres nos preocupamos ante la reacción que los niños puedan tener. Según explica Reyes Blázquez, “los niños tienen una gran capacidad de adaptación y como ya tienen más desarrollado el razonamiento lógico lo entienden perfectamente y lo asimilan sin problemas. No hay que negarles la ilusión de los Reyes Magos, de Papá Noel o del Ratoncito Pérez, por pensar que se les está mintiendo. A nadie se le ha ocurrido pensar que se les engaña al hablarles de hadas por ejemplo”.

 

_11346211_7d463a95

-Todos recordamos el momento en que nos enteramos de quiénes eran los Reyes, a veces de manera no muy afortunada, ¿cómo hay que gestionarlo?, ¿es mejor adelantarse o hay que esperar a que ellos pregunten?

-Yo recuerdo el momento en que se lo pregunté a mi madre, han pasado muchos años y todavía visualizo en mi mente la escena… Hay padres que prefieren decírselo ellos mismos, otros prefieren esperar a que su hijo o hija pregunte. Las dos opciones son válidas. Lo que sí es importante es estar preparados para saber qué contestar ese día.

Cuando empiezan a pensar y razonar hay un momento en que se dan cuenta de que algo falla en la historia y que es imposible, entonces preguntan. O algún compañero de clase ha hecho algún comentario. Al principio no se lo creen y dudan o hacen razonamientos alternativos, como el comentario de una niña de 7 años que me dijo: “En mi clase han dicho que Papá Noel son los padres y yo les he explicado que mis padres no van por ahí repartiendo juguetes a todos los niños del mundo, eso es imposible”.

Muchas veces los niños van sospechando…, por ejemplo descubren los regalos debajo de la cama antes de Navidad, ven a muchas personas cargadas con montones de regalos por la calle o en el centro comercial, hay cabalgata de Reyes en muchos sitios a la vez, Papá Noel está en todos lados, etc. Y a veces ellos solos sacan conclusiones.

_valdespartera2_e6d2e3a2

-Una vez conocida la verdad, ¿qué hay que contarles?, ¿cómo mantener cierta magia para ellos en estas fechas? O quizá es contraproducente…

-La explicación debe ser clara y sencilla, en ella se deben incluir las creencias familiares y las tradiciones culturales que se quieran trasmitir. Es bueno insistir en que es algo que se ha hecho siempre desde el cariño. Circulan varias cartas que pueden ser de ayuda si los padres lo consideran oportuno.

Lo normal es que después de la sorpresa -quizás sientan algo de pena- que se llevan al conocer la realidad, se vuelvan a ilusionar pensado que como ya son mayores les toca a ellos seguir con la tradición. Ahora son cómplices de Papá Noel y de los Reyes Magos. ¡Y disimulan y actúan muy bien!

Es triste ver cómo en algunas familias, cuando los niños crecen, se pierde la magia y se convierte ese momento en algo consumista. Es normal encontrarse con adolescentes que tienen su regalo por adelantado o más tarde para aprovechar las rebajas.

Cuando mis hijos fueron mayores acordamos que ahora participábamos todos, los Reyes Magos somos todos. Así, la noche de Reyes, cada uno se levanta cuando quiere y deja debajo del árbol de Navidad sus regalos para los demás. Por la mañana, nos levantamos temprano para reunirnos y abrir nuestros regalos, que son sorpresa. Porque los Reyes Magos que son muy sabios y nos quieren mucho han elegido para cada uno algo especial.

-¿Qué aportan a los niños este tipo de tradiciones?

-A los niños les proporciona ilusión, cariño, felicidad, también nervios… Son nuestras tradiciones y son parte de nuestra cultura, en la que también viven ellos.  Y en esa noche mágica, no sé quién tiene más ilusión, si los niños dejando sus zapatos y preparando el agua para el camello o los Reyes Magos cuando se levantan por la noche a colocar los regalos.

zapatos-reyes

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Educación, Familia y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a “Papá, ¿cómo pueden estar los Reyes en todas las cabalgatas a la vez?”

  1. Esther dijo:

    Mi hija tiene 8 años y es muy inteligente. De siempre ha sabido que el mundo imaginario de los cuentos, los títeres, el teatro o las películas son parte de la fantasía opuesta a la realidad. Sin embargo, jamás ha querido renunciar a ello, se permite el lujo de disfrutar sin más. Sobre los Reyes Magos hace dos años averiguó que los que ve van disfrazados (en uno descubrió la peluca) y en su “tozuda” lógica de salvaguardar su imaginario ha pensado que los Reyes que vienen a casa no son los de verdad, sin embargo, entran en casa por la ventana y le traen muchos regalos. Cualquier día sabrá que los papis les echamos una mano pero tendrá que seguir esperando hasta el día 6 de enero ¡espero!

    • ALBERTO dijo:

      Me pasaba lo mismo. Yo iba a las cabalgatas y luego volvía a casa y por TVE estaban dando una cabalgata mucho más pomposa en Madrid o Barcelona, en la que los Reyes llegaban en barco o alguna extravagancia.

      Siempre pensé que los que había en Zaragoza, eran falsos o “representantes” y los que salían en TVE a todo lujo, eran los de verdad.

      Eso sí, el Rey negro de Zaragoza, era el de verdad, el de Madrid era siempre de mentira.

      Aquí el que no se ilusiona es porque no quiere o no le dejan.

  2. jesús dijo:

    Yo me enteré con unos 7-8 años. Me levanté a hacer pis de noche ya, y vi a mis padres zarceando con una bola del mundo iluminada, no me vieron pasar.
    Cuando a la mañana siguiente de reyes vi la misma bola en mis regalos, até cabos…

  3. quimeta dijo:

    Hay que mantener la ilusión todo lo que se pueda. Espero que no se le ocurra a ninguna lumbrera fastidiar la ilusion a determinada edad en el colegio, que hasta ahí podiamos llegar.
    Aunque con tanto progrerio, me espero cualquier cosa.

    • Elena dijo:

      No suele ser cuestión de progrerio. En el cole de mi hija hay niños que nunca les han contado la historia de los reyes, pero al mismo tiempo les han enseñado a ser respetuoso con la ilusión de sus amigos. Mi hija tiene casi 9 años, habla con estos niños y es alucinante cómo participan de su conversación, siendo que ellos nunca han vivido esa ilusión.
      Peores suelen ser los que ya lo saben porque se acaban de enterar, y lo sueltan a los que no, como una forma de manifestar su ¿superioridad?¿chulería? porque la noticia suele ir acompañada de cierto retintin.
      Pero bueno… a todos nos ha pasado… y sobrevivimos. No pasa nada.

      • ALBERTO dijo:

        Yo me enteré porque un compañero de clase, vino con resquemor y claramente enfadado porque se acababa de enterar y nos quiso hacer a todos cómplices de su desilusión, diciendo que era todo “una farsa”. Muchos nos revolvíamos ante tan tajante evidencia y aguanté estoicamente hasta que me lo confirmaron mis padres en tono de “pobrecico, que no lo sabe aún”.

        Y luego la responsabilidad de mantener el secreto con mi hermano. Ahí creces como 2 o 3 años de golpe.

  4. latro dijo:

    En Semana Santa sale Jesús moribundo por todos lados a la vez y nadie se plantea nada…

  5. Juani dijo:

    Mi hija de 10 años me pregunto hace unas semanas si los reyes eramos los padres, porque se lo habian dicho sus amigas, y como aun no lo sabe se rien de ella. Una tarde la llame a su habitacion y le dije q le iba a contar una cosa, pero q no se lo tenia que decir a su hermano de 5 años, se imagino algo y empezo a llorar desconsoladamente y me dijo q no lo queria oir, asique le dije simplemente, q los papas ayudamos a los Reyes Magos porque nosotros les conocemos mas y q si sus amigas vuelven a hablar del tema ella las ignore y siga creyendo en su magia. Asi sigue de feliz y a sus 10 años sigue pidiendose a Nancy y vestidos para jugar. Espero q aun tarde en crecer en todos los sentidos porque la realidad es muy cruel y aun le queda mucho q sufrir. Gracias.

  6. Teresa dijo:

    Cuando en un hogar hay niños, la magia y el nerviosismo de la noche de Reyes y de la Noche Buena con la llegada de Papá Noel, se transmite a todos los que viven allí. Los adultos volvemos a ser niños y volvemos a revivir nuestra infancia. Es algo que nunca debería cambiar.
    A mi hijo mayor le tuve que decir yo toda la verdad, y espero no tener que pasar por lo mismo con la pequeña.
    Feliz Navidad a todos.

    • Elena dijo:

      ¡Qué razón tienes! Yo soy la persona más seria y aburrida del mundo… pero llega el dia de la cabalgata y cuando pasan los reyes me desgañito a gritar: “que he sido muy buenaaaaa” “acordaros de mi cartaaaaaa”… algún año he visto después la cara de algún padre pensando quizá que me falta una tuerca… pero esa emoción tan especial sólo la vivimos los que tenemos niños en casa que aún creen un poquito en la magia.

  7. Marta dijo:

    Yo estoy deseando que mi peque sea un poco más grande para disfrutar de verdad de la Cabalgata y del día de Reyes (Ahora solo tiene un año!).
    Tengo que decir que antes de que nacieran él y mi sobrino, ibamos mi marido y yo a ver la Cabalgata. No puedo evitarlo… me trae muchos recuerdos y me encanta ver las caras ilusionadas de los niños!
    Elena… yo también les grito!!! Es lo mejor!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *