Mira el eclipse

José Luis Trisán, del Grupo Astronómico Silos, acaba de mandarnos estas estupendas fotos del eclipse parcial de Sol que ha tenido lugar esta mañana. Han sido tomadas desde Torrecilla de Valmadrid (Zaragoza).

Eclipse2003151018

A las 10.18, poco después del máximo, el cielo se ha cubierto y, en esta imagen realizada sin filtro, el eclipse lucía así de bello a través de la nubes.
EclipsePrensa2015OK

Aquí vemos la progresión del eclipse, en tres tomas hechas con un filtro solar especial de los llamados cerámicos. La diferencia de color es debida a que el Sol estaba cubierto de una ligera capa de nubes.

El martes pasado, Trisán explicaba en un artículo publicado en el suplemento Tercer Milenio que un eclipse solar no se ve igual según dónde nos encontremos. El de hoy, día 20 de marzo, ha sido total en el norte de Europa, pero desde España lo hemos visto como parcial. Además, en cada lugar varía el grado de ocultación: en Aragón, la Luna ha cubierto casi un 70% de la superficie de Sol.

En el eclipse de este viernes -curiosamente el mismo día que comienza la primavera- la franja de totalidad pasa cerca de las islas Feroe, al sur de Islandia, para continuar más allá de las islas Svalbard, cerca del Polo Norte.

En su texto, José Luis Trisán explicaba que:

“Los eclipses de Sol totales o anulares tan solo se pueden observar en una estrecha y larga franja que cruza parte de un hemisferio terrestre, por eso es muy difícil ver uno. Sin embargo, los eclipses parciales se ven en una zona mucho más extensa y es fácil que contemplemos varios en nuestra vida. Por suerte, el próximo eclipse total de Sol visible en Aragón tendrá lugar dentro de apenas 11 años: el 12 de agosto de 2026″.

Y explicaba a los lectores de Tercer Milenio en qué consiste un eclipse de Sol:

UNA CASUALIDAD PLANETARIA

“Un eclipse solar se produce gracias a una extraordinaria casualidad planetaria. La Luna está unas 400 veces más cerca de nosotros que el Sol, pero resulta ser unas 400 veces más pequeña que nuestra estrella. Así pues, para nosotros, ambos tienen el mismo tamaño aparente.

Si la Luna estuviera más cerca, cada Luna nueva tendríamos un eclipse solar y cada Luna llena, un eclipse de Luna. Pero si la Luna estuviera más lejos, nunca habría eclipses totales y los pocos parciales que hubiera serían fenómenos muy extraños.

El plano de la órbita de la Luna tiene una inclinación de 5 grados con respecto al plano orbital terrestre o plano de la eclíptica, provocando que haya un eclipse solar solo cuando la Luna nueva se interpone entre nuestro planeta y el astro rey y, además, se encuentra cruzando el punto de intersección de los planos orbitales de la Tierra y la Luna, llamado nodo.

Si la Luna, en el momento del eclipse , se encuentra en su apogeo -máxima distancia a la Tierra-, tiene lugar un eclipse anular de Sol, ya que el disco solar no cubre en su totalidad la Luna, quedando alrededor un anillo luminoso.

Cada año puede haber, como mínimo, dos eclipses y, como máximo, siete, con una media de cuatro. Dependiendo del lugar desde el que lo observemos, un eclipse solar puede ser total -como el de este viernes en el norte de Europa-, anular o parcial -como el de este viernes desde España-“.

 

 

Esta entrada fue publicada en Astronomía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *