Atapuerca de juguete

Eudald Carbonell, con su bigote, su chaleco y su salacot, se ha reencarnado en playmobil.

A pie de un yacimiento de bolsillo reproducido con todo detalle, atiende a unos periodistas de juguete junto a los otros codirectores de Atapuerca, José María Bermúdez de Castro y Juan Luis Arsuaga. Las excavaciones de la sierra burgalesa aparecen representadas en la exposición que hoy se ha inaugurado en el  Museo de la Evolución Humana (MEH) de Burgos. ‘PlayEvolución. Atapuerca y el MEH en paisaje playmobil’, que se puede ver en la zona de talleres del museo hasta el 20 de septiembre de forma gratuita.

 

La primera parte de esta instalación de juguete recrea la vida prehistórica en la Sierra de Atapuerca: con la cavidad de la Sima de los Huesos convertida en una trampa natural para animales y seres humanos, nuestros antepasados tallando herramientas de piedra, construyendo cabañas de madera o cazando y recolectando. El diorama está habitado por ejemplares de la fauna prehistórica que habitó la Sierra como rinocerontes, mamuts, osos o tigres dientes de sable.

También el propio museo está incluido en este mundo liliputiense. La maqueta del Museo de la Evolución Humana incluye la parte que recrea los ecosistemas fundamentales de la sierra y que contienen los fósiles originales; el cerebro realizado por el artista Daniel Canogar, el Beagle de Darwin o el audiovisual del fuego son algunos de los elementos reconocibles. En la Galería de la Evolución Humana hay algunos infiltrados…

Museo de la Evolución Humana

Paseo Sierra de Atapuerca s/n, Burgos

Horario: julio y agosto, de 10.00 a 20.00

 

Esta entrada fue publicada en Antropología, Museos de la ciencia, Paleontología, Turismo científico. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *