Rusidah: la satisfacción de lograr un sueño.

Rusidah fotografiando con su vieja cámara. DIEGO ZAPATERO

“Siguiendo las convicciones más honestas y manteniéndose firme, haciendo del optimismo una realidad, superándose día a día como proyecto de vida; cambiando, mejorando; porque el simple deseo no basta. No es suficiente imaginar, porque toda persona es capaz de conquistar lo que quiere, sabiendo que hay algo que nunca desaparecerá: la satisfacción de lograr un sueño”.

Rusidah limpiando el arroz en su cocina. DIEGO ZAPATERO

Rusidah Badawi, indonesia, de 45 años de edad, madre, perdió sus dos brazos en un trágico accidente cuando era sólo una niña, viéndose obligada a aceptar el hecho de que debería prescindir de sus manos el resto de sus días. Este incidente cambió su vida y en ella nació su pasión por la fotografía.

Rusidah peina a su hijo antes de que salga a la escuela. DIEGO ZAPATERO

Rusidah siguió luchando cuando todo parecía perdido, decidiéndose a crear su propio destino. Tras concluir su escuela secundaria, ingresó en un centro de rehabilitación profesional para personas discapacitadas en la ciudad de Solo, donde tomó clases de costura y fotografía. Gracias a los cursos, ella persiguió su sueño, el de convertirse en fotógrafa. En la actualidad, trabaja fotodocumentando eventos y es dueña de un pequeño estudio.

Rusidah se maquilla en su estudio preparándose para su jornada laboral. DIEGO ZAPATERO

La fotógrafa reconoce que si no hubiera perdido sus antebrazos, su vida podría haber sido muy diferente. Su marido espera que su esposa pueda inspirar a otras personas con discapacidad para no renunciar a vivir la vida al máximo. “Espero que las actividades de mi mujer sean un ejemplo, y motiven a los demás, a los que están en la misma condición que ella, a no ser pesimistas “, dijo Suradi.

Rusidah en una de sus sesiones fotográficas. DIEGO ZAPATERO

“Me cuesta cinco veces más esfuerzo hacer lo que la gente normal hace, pero no voy a renunciar a alcanzar mis metas y seguiré trabajando duro. Quiero mostrar a la gente que los discapacitados pueden hacer algo”, dijo la fotógrafa.

Rusidah junto a su familia en su pequeño estudio. DIEGO ZAPATERO

Rusidah Badawi desafía a la vida en sí misma, escalando una cima a la que no se llega superando a los demás, sino superándose a ella misma”.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Rusidah: la satisfacción de lograr un sueño.

  1. Txabi dijo:

    No nos pueden hacer desistir de alcanzar nuestros sueños. Todo un ejemplo de superación. Tus fotografías captan ese esfuerzo, ese no darse por vencida. ¡Nos vemos pronto!.

  2. OcDiego dijo:

    Excelente entrada la que nos regalas Diego, con unas fotos estupendas.
    Es evidente que con fuerza de voluntad se puede conseguir todo lo que se desee.
    El otro día veía esta otra noticia:
    Tommy Carroll un joven ciego desde los 2 años que quería practicar SkateBoard.
    http://youtu.be/Ncq27mZq6b4

    Simplemente sorprendente todas estas personas me dejan sin palabras, para mi son los super heroes de la vida real.

    Saludos

  3. Marisol Alconchel Pina dijo:

    Puedo pensar en lo que le ha costado a Rusidah conseguir su sueño, pero creo que aún habrá sido más difícil, teniendo en cuenta el ambiente que la rodea.
    Gente como esta es la que nos da mensajes de confianza, de esperanza, de que cuando quieres algo lo puedes conseguir por muchas dificultades que se crucen en tu camino.
    Es bueno que en la prensa salgan estas noticias esperanzadoras que nos hagan ver que todo no está perdido, que hay mucha gente que lucha por salir adelante y por conseguir un futuro mejor.
    Rusidah me hace recordar una de las poesías de Rudyard Kipling, que para terminar dice:
    “La batalla de la vida no siempre la gana
    la persona más fuerte o ligera,
    porque tarde o temprano, la persona que gana,
    es aquella que cree que puede hacerlo.”
    Diego, sigue adelante con tu sueño y nosotros seguiremos disfrutando de tu trabajo. Marisol

  4. fernando limachi dijo:

    El esfuerzo es el costo del éxito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *