Jathilan: la danza de los poseídos. La fe en Java 1.

Hechicero con su máscara, amuleto espiritual en Java. DIEGO ZAPATERO

“SURA DIRA JAYANINGRAT LEBUR DENING PANGASTUTI”

(“Los sentimientos de furia, lucha y destrucción serán derrotados por la la paz y la pureza de corazón”)
R Ngabehi Ranggawarsita (1802-1873)

Con estas palabras, procedentes del idioma javanés antiguo, un hechicero llama a los espíritus inaugurando un ritual llamado Jathilan o Jaranan. Las hipótesis apuntan a que esta danza se creó como preparación para el combate por los seguidores del príncipe Diponegoro, que luchaban contra el general Hendrik Merkus de Kock en la llamada Guerra de Java (1825-1830), acontecida durante el periodo colonial holandés en Yogyakarta.

El jathilan

Participantes de la danza en el momento de la caída, inicio de las posesiones. DIEGO ZAPATERO

El Jathilan es un rito que se celebra en zonas rurales, donde se organizan compañías que realizan actuaciones esporádicamente. En ellas, un grupo de artistas montados en caballos de bambú experimentan un estado de trance durante el transcurso del baile. Se dibujan una serie de combates en los que los participantes se golpean mutuamente con sus espadas de madera hasta que caen al suelo. En ese instante de caos, se dice que los seres sobrenaturales o “roh halus” entran en los cuerpos de los intérpretes, provocando intensas sudoraciones, tensión muscular, miradas sin destino y dominio de los actos de sus víctimas.

Bailarín durante el transcurso de su trance. DIEGO ZAPATERO

El pawang es el guía del Jathilan, que controla el rendimiento de la ceremonia con su poder mágico, haciendo que los endemoniados recuperen la conciencia. Un masaje hace que los intérpretes se recuperen de su trance provocando la expulsión de las entidades que han tomado el control del individuo.

Masaje del pawang, cuyo objetivo es el exorcismo. DIEGO ZAPATERO

La función se extiende hasta que el último bailarín es liberado de su posesión por el pawang, que normalmente toma alrededor de una hora.

La posesión de espíritus

El término posesión se definiría como el control intermitente o permanente, por parte de un espíritu, de las acciones del cuerpo de un ser humano. Entidades incorpóreas, entes inmateriales que, después de la muerte del cuerpo físico que los albergaba, no se marcharon hacia su destino, sino que se quedaron ‘pegados’ al plano terrestre y material. Por cualquiera de las muchas y diversas razones existentes, decidieron quedarse en el mundo de los vivos, y para poder hacerlo, tienen una necesidad imperiosa: la de poseer a los seres vivos, a las personas.

Posíedo atendido por el hechicero y sus ayudantes. DIEGO ZAPATERO

La supuesta posesión por espíritus es un fenómeno presente en la actualidad en muchas culturas del mundo. Aunque esta creencia se asemeja en muchos aspectos a la religión vudú, también podemos encontrar similitudes en otras civilizaciones, como la figura del “Jinn” en la cultura islámica, los “E`irim” y los “Shedim” en la hebrea, y los “Oni” en la japonesa. La medicina y la antropología han enmarcado tradicionalmente las llamadas posesiones dentro del “trastorno disociativo de la histeria”, denominado desorden de trance o posesión. Comúnmente se le denomina «demoniopatía» y se describe como la creencia del paciente de estar poseído por una divinidad o demonio, y de obrar bajo su control.

La posición ante la creencia de seres sobrenaturales

Lejos del positivismo, la ciencia y la tecnología que dominan la sociedad occidental moderna, la creencia espiritual mantiene su influencia sobre los pobladores. Con un dhukun o hechicero como mediador, se cree que los espíritus poseen la capacidad de ayudar a resolver sus problemas, tales como la curación de enfermedades que no pueden ser tratadas por los médicos, la selección de alguien para un puesto vacante, o el aumento de la riqueza.

Víctima de la posesión en su momento más crítico. DIEGO ZAPATERO

En definitiva, el Jathilan ha fortalecido la identidad tradicional de los seres sobrenaturales, ayudándoles a resistir el ataque de los reformistas, constituyendo todavía una parte fundamental en la vida del pueblo javanés.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Jathilan: la danza de los poseídos. La fe en Java 1.

  1. maria dijo:

    increíble! es impresionante el reportaje!! gracias!

  2. Luis Rabanaque dijo:

    Fantástico, Diego!

  3. Carlos Bielsa dijo:

    Gran reportaje Diego. Las fotos son muy impactantes.

  4. Muy bueno Diego, me encanta como vas dejando los blancos y negros. Y el tema está genial, reportaje del bueno, bueno. Sigue así campeón.

  5. Txabi dijo:

    Absolutamente captado el dramatismo en toda su dimensión. Consigues impactar y poner los pelos de punta.

  6. Marisol dijo:

    Me ha par Egido precioso y me gustaria presenciar uno de estos ritos.
    Sigue contándonos cosas como estas, que nos hacen conocer más la cultura indonesia
    Un abrazo. Marisol
    .

  7. Pablo Sádaba Menaut dijo:

    impresionante en su mayor de las expresiones, enhorabuena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *