Era Trump

Ya estamos en la era Trump. Una semana haciendo tontadas. Lo que define esta época es que no se entiende nada, todo es confuso y contradictorio.

La desorientación y la pérdida de referencias es tan amplia que ni siquiera sabemos si ha llegado al tope o seguirá aumentando. Hasta dónde se puede perder el sentido, cuánto falta para algo, lo que sea. Cuánto falta para entender un poco de lo que ocurre.

Todos los datos son provisionales, todo está sujeto a revisión. Este era el modelo científico. O lo sigue siendo. Quizá. La la land. Oh la land.

Nos acercamos a que la vida sea física cuántica, con sus huecos y sus relaciones insondables. Siempre lo fue, pero no lo sabíamos. Ahora tenemos algunos indicios, pero sospechamos que solo es otra pantalla, otra capa, de ese conocimiento efímero.

La IA proveerá. En sus manos estamos. Pronto sabremos algo. Cuando la IA deje de imitar al cerebro y salte a otro sistema de pensamiento o de procesamiento, quizá nos cuente qué está pasando.

De momento seguimos en el absurdo vaivén cósmico.

Trump solo es un moñaco digital engendrado por nuestras pesadillas. Solo a fuerza de sueños podremos disolverlo.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *