Se ruega espiar con cuidado

A Obama le picotean los socios que no tienen gran cosa con que rellenar sus agendas, ipads y los papiros babilónicos donde engarzan sus días ociosos. En vez de hacer unas elecciones generales y un gobierno europeo, los comisarios se revuelven en sus peceras, siempre pensando en el año 2022, 2023… es agotador.

A Obama se le nota el fastidio de los socios, que solo se ocupan de fruslerías. Cuando su admin ha estado a punto de cerrar, quebrar, defaultar… a este lado del océano, en plena antigüedad, llamamos a los embajadores. Mejor haberles mandado sendos guasaps: espíen menos o espíen mejor.

Espiar es una práctica comercial, quizá la única. Aparte de invadir y sobornar, no hay más. A Obama ya no le han dejado invadir. Ni siquiera bombardear desde lejos los suburbios de Siria. ¿Qué le queda?

No nos dejan invadir. Por lo que sea, esta temporada no está bien visto. No pretenderán que renunciemos a la ventaja tecnológica, que nuestro esfuerzo nos ha costado, y dejemos de espiar. Los embajadores, obligados a afeitarse, se han limitado a acudir a hacerse las fotos.

Es una cuestión de formas. Europa viene a decir que la espíen con cuidado, no a lo bestia. Y que no se filtre nada.

En vez de poner el roaming y conectarse de verdad, a protestar.

Seguro que al final de cada reunión, los respectivos ministros de exteriores han pedido a los embajadores USA el pendrive con lo más interesante de las escuchas, ya filtradico y ordenado por temas, por índice alfabético, etc.

Mañana los gobiernos tendrán algo que filtrar sobre sí mismos.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *