‘La encrucijada de Ángel Sanz Briz’, un documental que hará historia

José Alejandro González Baztán y Carlos Navarro

José Alejandro González Baztán y Carlos Navarro

En 1944, Ángel Sanz Briz, entonces encargado de negocios de la legación española en Budapest, salvó la vida de más de 5.000 judíos húngaros. Se le ha llamdo el ‘Schindler’ aragonés aunque salvo a muchas más personas que el industrial alemán Oskar Schindler .

El director José Álejandro González Baztán y el operador de cámara Carlos Navarro acaban de regresar de Budapest, donde durante nueve días han rodado parte del documental ‘La encrucijada de Ángel Sanz Briz’, que narra la historia del diplomático zaragozano a través de testimonios de varios supervivientes.

La primera parte del rodaje ha concluido, “la más dura y emotiva”, afirma González Baztán. El filme aún está en fase de producción y en breve el equipo concluirá en Madrid, Zaragoza y Jerusalén la segunda parte del rodaje.

En marzo de 1944, Adolf Eichmann llegó a Budapest con la orden de empezar la solución final en Hungría. Desde abril, y en solo 56 días, se deportaron 437.000 judíos a Auschwitz-Birkenau, a los campos de concentración y exterminio. “Hay un episodio en el que Ángel San Briz ya no puede más”, señala González Baztan, en alusión a las primeros asesinatos y masacres en el Danubio y transportes hacia los guetos.

“Sanz Briz, como hábil diplomático que era toma una decisión consensuada con las autoridades húngaras: logra extender 200 visados nominativos para poder acoger a judíos sefardíes -explica el director- Consiguió que esos visados individuales se convirtiesen en familiares”. “Así pudo salvar a unos 6.000 judíos, aunque es muy probable que fuesen más”, apunta.

‘La encrucijada de Ángel Sanz Briz’ 
aporta el valor de varios testimonios de los pocos supervivientes de aquel horror. Uno de ellos es Jaime Vandor, ensayista, poeta y profesor de la Universidad de Barcelona durante 45 años. Vandor vivió con quince años el asedio nazi en Budapest junto a su madre y su hermano. Salvó la vida gracias a la carta de protección de Sanz Briz. La historia de Vandor “es un eje fundamental del documental”, añade González Baztán.

Danubio rojo

Durante el sitio de Budapest fueron especialmente crueles los asesinatos a orillas del Danubio, donde murieron alrededor de 60.000 personas.”Formaban columnas, los ataban por parejas y a uno de los dos le pegaban un tiro en la sien, se desplomaba y caía muerto al río arrastrando a la otra persona”, explica el director.

El equipo de rodaje se ha reducido al máximo: cámara y director. “Necesitábamos un equipo muy operativo para movernos mejor y gestionar los permisos de rodaje de forma más práctica”, cuenta González Baztán. En esta labor no han estado solos: “Ha sido fundamental la colaboración de la productora I Film, que se enamoró del proyecto. Nos han ayudado con la gestión, la logística, nos han puesto chófer, traductor, dos ayudantes de producción, material, equipo de luces… sin ellos no habría sido posible”, afirma..

La trama principal parte del libro del periodista Diego Carcedo ‘Un español frente al holocausto’, que se completa con la la trama de los supervivientes y sus testimonios. El documental “es una homenaje de la ciudad de Zaragoza a Ángel Sanz Briz y a los supervivientes”. A González Baztán le interesa todo los relacionado con la Segunda Guerra Mundial. “Llegó a mis manos el libro de Carcedo, nos conocimos personalmente, le comenté la idea y dijo que sí”..

El director también se puso en contacto con la familia del diplomático zaragozano: “Ya se habían realizado un par de documentales y la familia quería saber cómo lo íbamos a enfocar. Coincidimos y luego todo han sido facilidades”. También hemos contado con la colaboración de una experta en este tema, Erzsébet Dobos, autora del libro ‘Se salvaron’; el catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Zaragoza Julián Casanova. La Casa Sefarad-Israel y el Museo del Holocausto de Israel.

Justo entre las Naciones

En 1966, durante la dictadura española, Ángel Sanz Briz fue reconocido comoJusto entre las Naciones, la máxima distinción otorgada por el estado de Israel por haber salvado a más de 5.000 judíos. Todavía era embajador en activo. Pidió permiso al Ministerio de Asuntos Exteriores pero se le recomendó no aceptarlo. Entonces, no existían relaciones diplomáticas con Israel. Y España tenía más intereses con los países árabes.

Sanz Briz tuvo que salir de Budapest, se dirigió hacia Berna (Suiza). El italiano Giorgio Perlasca ocupó su lugar aunque no era diplomático. “Sanz Briz dejó firmados salvoconductos y Perlasca se queda allí continuando la laobr del diplomático zaragozano. De ahí que le conozcan como el ‘Impostore” Se creó una leyenda en torno a Perlasca que ensombreció el nombre de Ángel Sanz Briz. En Hungría es más conocido. Por eso queremos relazar su figura -señala- San Briz nunca buscó notoriedad. Lo hizo por humanidad”.

Entre mayo y junio de 2014 concluirá la posproducción y el documental estará listo para su estreno en Madrid y Zaragoza. La televisión húngara también ha mostrado interés por este filme, que cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Zaragoza y la Diputación Provincial de Zaragoza. 

Esta entrada fue publicada en Cine, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *