Au revoir Renoir

Fachada de los cines Renoir. P. Z. D.

Se apagan las luces para siempre en los cines Renoir. De nuevo, otra sala emblemática que desaparece en la capital aragonesa. El cine español nació en Zaragoza hace más de un siglo y, sin embargo, resulta paradójico que sea también un escenario donde muere a cámara lenta.

En las dos últimas décadas, varias salas han corrido la misma suerte: Fleta, Mola, Buñuel, Aragón, Goya… cines donde muchos vimos películas inolvidables. La última vez que estuve en los Buñuel, en 2007, fui el único espectador de la última sesión. A la salida, la taquillera y el acomodador me esperaban para cerrar el cine que, meses después, clausuró para siempre sus salas.

Aquella imagen me reveló que el auténtico drama al que se enfrenta la exhibición cinematográfica en la ciudad no es que no se proyecten buenas películas. Lo realmente importante es que se deja sin empleo a personas. Ahora, el cierre de los Renoir significa el despido de ocho trabajadores. Uno de ellos, Sergio Casado, es quien me puso el acertado mote de ‘Zapatrés’, porque en muchas ocasiones, en las críticas de cine, ponía tres ‘bolos’ en la valoración de las películas.

Los Renoir también fueron sede de uno de los mejores festivales de cine que tuvo la ciudad, y que desapareció para siempre: Cinefrancia. En una de sus últimas sesiones se proyectó, en versión original subtitulada, ‘Le grand Bleu’, de Luc Besson. Lo cierto es que en los Renoir se exhibieron muchas obras maestras que jamás habrían tenido cabida en otras pantallas.

La desaparición de estas salas no se debe a que en sus inicios apostara por la versión original o por el cine de autor. De hecho, en los últimos tiempos se había adaptado a las exigencias de la cartelera con algunos títulos más o menos exitosos comercialmente. Pese a sus intentos por salir a flote, los Renoir se extinguen del mismo modo que lo hace la cultura en este momento.

Vivimos un periodo de ‘recortadura’ en el que se pierden empleos, derechos laborales y se desprecia la cultura. La película se ha acabado, se han encendido las luces y nos hemos quedado dormidos en la butaca. No despertamos de esta pesadilla.

¿Cuándo cambiaremos la muletilla ‘con la que está cayendo’ por ‘hasta aquí llegaron las aguas’? El Titanic vuelve a hundirse en el cine, ahora en 3D, y la orquesta sigue tocando mientras sucede el naufragio, como si nada.

En el sector cinematográfico, igual que en el resto, cada día más profesionales pierden su trabajo mientras caemos en un profundo sueño, como en ‘La invasión de los ladrones de cuerpos’. Y no nos enteramos de qué va la vaina.

El próximo día 10 de mayo tendrá lugar la última sesión. No servirá de nada, pero sería un bonito gesto organizar una quedada entre las gentes del cine y la cultura, y asistir al último pase de los Renoir, donde tanto hemos soñado y aprendido.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Au revoir Renoir

  1. Eva Marie Saint dijo:

    Yo sí iré a esa última sesión. Quiero despedirme como es debido. Hasta los créditos. Triste noticia, otra más, para esta ciudad.

  2. fernando dijo:

    El día 10 estaré, D.m., fuera de Zaragoza, pero desde luego pienso ir la semana que viene, si puede ser a ver la de Ken Loach que ponen los jueves. Igual se me atraganta cuando me emocione saludando a los amigos que allí hay.
    …Y optábamos a capital de la cultura…

  3. mª ELENA PEREZ GRACIA dijo:

    YO TAMBIEN IRE A SU DESPEDIDA, ME HA HECHO PASAR RATOS FELICES, POR ELLO ESTARE CON EL…..

  4. juan dijo:

    Me gustaría ir, pero estaré en Filmo proyectando, al menos hasta que nos pasen la tijera también…

  5. Lapilara dijo:

    El lunes iré a despedirme porque el jueves no sé si podré ir. Me daba pena estar en el cine algunos viernes prácticamente sola, pero eran tan acogedores…
    ¿Dónde veremos esas películas que sólo allí se atrevían a estrenar?.

  6. Celebes dijo:

    Lo triste, cuando se cierra el telón, es perder la ilusión de que vuelva a reabrirse algún día.

  7. Sole dijo:

    Allí estaré.
    Saludos.

  8. Gloria dijo:

    Viví muchos años en Zaragoza y los Renoir fueron uno de mis lugares predilectos en la ciudad. Hoy vuelvo de Colombia y me entero de esta triste noticia: no puede ser que esta crisis económica nos quite tantas cosas. La cultura está seriamente amenaza; hay que defenderla para salir de esta encrucijada

  9. Pingback: Zaragoza se queda en blanco | Aragon Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *